El glorioso PST antes y después del golpe

(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

Apenas instalada en la Casa Rosada con uno de sus primeros decretos la junta militar prohibió la existencia del PST. Hubo que pasar por varios años a la clandestinidad total. En marzo de 1976 el Partido Socialista de los Trabajadores (PST)* se había convertido en uno de los partidos trotskistas más grandes del mundo. Bajo la dictadura y desde la más completa clandestinidad, siguió activando en los lugares de trabajo, estudio y en los barrios.

Desde su fundación en 1972, el PST se fue transformando en una fuerza importante entre los delegados, activistas y dirigentes obreros que enfrentaban a los gobiernos de Lanusse primero, y del peronismo después. En las elecciones de septiembre de 1973 (cuando Perón ganó con siete millones de votos) su fórmula presidencial, integrada por Juan Carlos Coral y José F. Páez, sacó más de 200.000 votos.

Tenía un peso importante en gremios como metalúrgicos, Smata, bancarios y docentes. En marzo de 1975 volcó sus mayores esfuerzos en el apoyo a la huelga metalúrgica de Villa Constitución. En junio, sus dirigentes obreros cumplieron un papel de vanguardia impulsando la movilización y la coordinación de las fábricas de la zona Norte del Gran Buenos Aires, que detonaron el Rodrigazo y provocaron la caída del ‘Brujo’ López Rega y de Rodrigo.

Esa presencia en los sectores más combativos de los trabajadores dio lugar a que la represión se ensañara con el PST desde 1974. Ese año cayeron asesinados siete compañeros, entre ellos el Negro César Robles, de la dirección nacional. En 1975 parte de la actividad partidaria ya se desarrollaba en la semiclandestinidad. Ese año fueron asesinados ocho compañeros más, durante las tareas de solidaridad con la huelga de Petroquímica de La Plata. En enero de 1976 cayó el militante Carlitos Scafide y otro trabajador de Propulsora Siderúrgica de La Plata, junto con un activista del Astillero Río Santiago. Scafide integraba el cuerpo de delegados provisorio. Bajo la dictadura, los presos y desaparecidos del PST llegaron a ser casi cien.
En 1976 la lucha de la clase obrera argentina acorralaba al gobierno peronista de Isabel Martínez y su ministro de Economía, Mondelli, quienes insistían en los intentos de aplicar el plan de ajuste y entrega que exigía el FMI. El PST estaba en primera fila impulsando los conflictos y el plan de lucha para derrotarlos. Al mismo tiempo denunciaba el peligro golpista, que iba tomando cuerpo a medida que Isabel mostraba su impotencia para derrotar a los trabajadores. Las acciones cada vez más aisladas e irresponsables de la guerrilla llevaban agua al molino represivo.

La dictadura proscribe al PST

Apenas instalada en la Casa Rosada con uno de sus primeros decretos la junta militar prohibió la existencia del PST. Hubo que pasar por varios años a la clandestinidad total. A pesar de la represión, la actividad militante se siguió desarrollando en esas extremas condiciones. Se retomó la publicación del periódico (con distintos nombres: La Yesca, Opción y Palabra Socialista) que se difundía en las empresas y en los barrios con todo tipo de recaudos.

En reuniones breves, a veces de unos minutos, en bares o lugares de movimiento de gente, con suma puntualidad, los militantes se encontraban, intercambiaban materiales (camuflados en paquetes de cigarrillos y otros envases), informes políticos y las novedades y orientación para la militancia en los distintos frentes.

En los tempranos conflictos que empezaron a golpear a la dictadura, entre los portuarios, en los subterráneos y trenes, allí estaban los militantes del PST. Al mismo tiempo se hacía en el extranjero, con los exiliados y partidos trotskistas hermanos, una importante campaña de denuncia del genocidio, exigiendo la libertad de todos los presos y que cesaran las “desapariciones”. En las difíciles condiciones de la tortura y la prisión, los militantes del PST mantuvieron consecuentemente su moral y política revolucionarias.

La pelea por el socialismo sigue vigente

La resistencia contra la dictadura fue ganando fuerzas. Finalmente, los genocidas fueron echados por la movilización obrera y popular en 1982. Hubo que seguir la tarea de construir el partido revolucionario. A fines de los ’80, luego del fallecimiento de Nahuel Moreno, hubo un largo período de crisis en las filas de nuestra corriente. Actualmente seguimos la trayectoria del PST construyendo Izquierda Socialista. La pelea por un gobierno de los trabajadores contra el capitalismo, por el socialismo en Argentina y el mundo siguen más vigentes que nunca. Ese es el mejor homenaje que podemos hacer a la clase obrera y a nuestros mártires este 24 de marzo.


 

* El PST surgió de la fusión del PRT (La Verdad), que dirigía Nahuel Moreno, con un sector del viejo Partido Socialista encabezado por Juan Carlos Coral.

Juan Carlos Giordano - Diputado Nacional por la provincia de Buenos Aires

Ezequiel Peressini - Legislador Provincial de Córdoba

Anisa Favoretti - Legisladora Provincial de Santiago del Estero

Rubén "Pollo" Sobrero - Secretario General de la Unión Ferroviaria Seccional Oeste

Liliana Olivero - Candidata a Diputada Nacional por Córdoba

Laura Marrone - Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires

Mónica Schlotthauer - Legisladora de la Provincia de Buenos Aires

Angélica Lagunas - Legisladora Provincial de Neuquén

José Castillo - Economista del FIT y dirigente nacional de Izquierda Socialista

Lecciones de Octubre - Ya a la venta

 

tapa revista internacional n 39

A 40 años del golpe de estado genocida de 1976 homenaje al PST

La agrupación Mundanas ha enviado por las redes un comunicado cargado de mentiras que confirma lo que venimos denunciando desde hace meses; que existe una campaña de calumnias contra nuestra organización que afirma que "defendemos a pedófilos".