Oct 18, 2021 Last Updated 1:55 AM, Oct 18, 2021


Escribe Rubén “Pollo” Sobrero, secretario general de la Seccional Oeste de la Unión Ferroviaria y candidato a senador provincial, por Izquierda Socialista/FIT Unidad

En estas elecciones a millones de trabajadores se les presenta una gran contradicción. Diariamente vamos a trabajar y tenemos que enfrentarnos a los ajustes de las patronales, que se niegan a dar aumentos salariales, que quieren que trabajemos más y más rápido, que no quieren respetar los convenios colectivos de trabajo, toman personal en negro y contratado sin pagar aportes patronales ni jubilatorios, muchas veces nos maltratan -sobre todo a las compañeras- y, cuando les conviene o cuando quieren amedrentarnos, despiden a cualquiera sin ningún motivo.

Ante estas políticas de la patronal, millones se encuentran desamparados porque los sindicatos están dirigidos, en su mayoría, por una burocracia sindical traidora que siempre encuentra excusas para defender a la patronal. Le dice a los trabajadores que hay que tener “comprensión” con los patrones, que la culpa es de “la crisis económica”, que nos conviene aceptar y no hacer nada porque no hay trabajo, etcétera. Y muchas veces son directamente ellos los cómplices que denuncian ante la patronal a los trabajadores que quieren luchar por sus derechos.

No es casual que en las elecciones los burócratas sindicales y muchos empresarios apoyen y hasta vayan como candidatos en las listas del Frente de Todos. Es que esa burocracia de la CGT y las CTA defiende a este gobierno y su política de ajuste, de salarios a la baja, inflación, desocupación y jubilaciones de pobreza. A cambio, el gobierno les garantiza millones sin control en las obras sociales, que son utilizados para mantener sus privilegios. Por eso se parecen más a los empresarios ricos mientras nosotros tenemos salarios de miseria. Este lunes 30, Fernández les entregó 7.000 millones de pesos y antes de fin de año les dará 4.000 millones de pesos más.

No puede ser que reclamemos diariamente, que repudiemos a estos burócratas traidores y, en el momento de las elecciones, darles el voto al gobierno y a esos dirigentes sindicales.
Contra ellos, miles de trabajadores estamos construyendo un sindicalismo combativo y democrático. Luchamos por nuestros derechos, siempre apoyamos los reclamos obreros y enfrentamos a la burocracia sindical peronista. Este nuevo sindicalismo, donde muchos nos organizamos en el Plenario del Sindicalismo Combativo, apoya e integra las listas del Frente de Izquierda Unidad. Por eso, para darle continuidad a nuestros reclamos y nuestras luchas, para fortalecernos para seguir enfrentando a la burocracia sindical, es que los llamamos a votar al FIT Unidad lista 1A.


Escribe Mercedes Trimarchi, candidata a legisladora por CABA, Izquierda Socialista/FIT Unidad

Se acercan las PASO y es importante que los votos se concentren en la única propuesta unitaria de la izquierda, la lista 1 A del FIT-Unidad. Como activistas feministas hemos aprendido en estos años que la lucha es colectiva y no individual. Así conquistamos con la marea verde y en las calles el derecho al aborto el año pasado. Además, en nuestro frente electoral no tenemos posiciones ambiguas en relación con los derechos de las mujeres y disidencias. Así como luchamos por el aborto legal y nuestras bancas votaron a favor sin fisuras, también sostenemos que la educación sexual (ESI) debe ser laica, científica y con perspectiva de género y para ello exigimos la inmediata separación de la iglesia del Estado.

La iglesia católica y los otros cultos siempre se han pronunciado en contra de los derechos de las mujeres y disidencias. Lo hicieron con el derecho al aborto, con el matrimonio igualitario, la identidad de género y hasta con la ley de divorcio. Su postura es altamente reaccionaria y, lo que es peor, se entrometen en los asuntos del Estado para condenar con su dogmatismo nuestra vida. El peronismo del Frente de Todos y los radicales y PRO, de Juntos, que ya gobernaron, lo hicieron siempre de la mano de la iglesia, conservando sus negocios y privilegios, que muchos vienen de la última dictadura, como el pago de los sueldos a los obispos y sus jubilaciones de privilegio. Por eso, candidatas y candidatos de CABA del FIT Unidad hicimos un acto frente a la Catedral de Buenos Aires para denunciar el sostenimiento económico y las exenciones impositivas que recibe la iglesia católica por parte de Alberto Fernández y de Horacio Rodríguez Larreta. No hay grieta cuando se trata de sostener a la iglesia católica.

Tanto peronistas como radicales, kirchneristas o macristas son los responsables de que la educación sexual en las escuelas sea pésima o directamente no exista. En parte porque en quince años desde que se sancionó la ley (ESI) no se encargaron de la aplicación y ni siquiera implementaron capacitaciones con perspectiva de género para el conjunto de la docencia. La trampa está en que la propia redacción de la ley le dio vía libre a las iglesias para que enseñen cualquier cosa en sus escuelas y así, por ejemplo, se habilita la voz a quienes están en contra del uso del preservativo, como la iglesia católica. Desde el Frente de Izquierda Unidad exigimos que la educación sexual sea laica, científica y con perspectiva de género. Para fortalecer esta pelea te invitamos a que el 12 de septiembre elijas la boleta de la Lista 1 A en todo el país para así darle un voto a quienes peleamos para que la iglesia y el Estado sean asuntos separados.


Escribe Graciela Calderón, secretaria adjunta de Suteba La Matanza y candidata a diputada provincial, Izquierda Socialista/FIT Unidad
 
Sin dudas, el video de una profesora exaltada polemizando con sus alumnos sobre la política de los gobiernos de Cristina, Macri y Alberto da muchos temas para analizar. Como la docente defendía a su gobierno y a Cristina, Alberto Fernández lo pudo considerar “un sano debate que abre la cabeza de los alumnos”. Pero los docentes sabemos que ella tuvo una actitud antipedagógica, que no fue “un sano debate” como los que tenemos regularmente con nuestros alumnos. El video muestra un estado de saturación y desborde emocional de la docente como el que sufrimos miles en todo el país. Antes de la pandemia el estrés laboral en el gremio docente era el más alto entre los trabajadores, obligados a trabajar dos y tres turnos, en muchas escuelas, corriendo de un lado para otro, con aulas superpobladas y escuelas en pésimo estado y sin los materiales didácticos necesarios. Esto se potenció con la pandemia, trabajando sin límites horarios y de manera virtual y presencial. Todo con salarios por debajo de la línea de pobreza. ¿Quién puede sostener esto?

Al contrario, los sinvergüenzas de Juntos por el Cambio Vidal, Finocchiaro y Acuña salieron en coro a denunciar que los docentes “adoctrinamos” y que hay que terminar con eso. ¡Caraduras! Son los mismos que apoyaron a Macri cuando, aprovechando el acto de la jura de la bandera con miles de niños de 4° grado en Rosario, les hizo gritar a coro “¡sí se puede!”, la consigna del macrismo. Y frente a alumnos de primaria dedicó un discurso contra el sindicato de camioneros, “la mafia de los Moyano”, les dijo. Y Acuña y Finocchiaro no dudaron en utilizar alumnos y escuelas públicas para hacer sus spots de campaña y actos proselitistas. Todos ellos defienden a sus próceres genocidas contra los pueblos originarios, como Roca, Avellaneda y la “campaña del desierto”. Eso es adoctrinar.

Los docentes reivindicamos el intercambio de opiniones con nuestros alumnos, respetuosamente, para incentivarlos a cuestionar todos los “discursos oficiales” de la historia y del presente y para que investiguen. Rechazamos los discursos únicos y hegemónicos. Y repudiamos a aquellos que se rasgan las vestiduras hipócritamente con ataques o falsas defensas a la docencia pero se niegan a invertir en salarios, edificios y presupuesto para la escuela pública mientras subsidian el negocio de la educación privada y usan el dinero para pagar la deuda externa. Por eso, para defender a la escuela pública en las elecciones, llamamos a votar al FIT Unidad lista 1A.
 

El martes 31 de agosto los diputados Mónica Schlotthauer y Juan Carlos Giordano, del bloque de Izquierda Socialista en el FIT Unidad, presentaron un proyecto de ley para utilizar los fondos que el gobierno de Fernández destina a deuda externa y el FMI en la creación de un plan de obras de emergencia.

“La implementación, en forma inmediata, de un plan para la construcción de 500.000 viviendas populares atacará el déficit habitacional crónico de nuestro país y generará dos millones de puestos de trabajo genuinos. Es una medida que venimos reclamando, el gobierno nacional prioriza los pagos de la ilegítima y fraudulenta deuda externa antes que los sectores de trabajadores y populares”, declaró Giordano.

Por su parte, Mónica Schlotthauer agregó: “El déficit habitacional alcanza a casi cuatro millones de familias, un tercio de la población. Se necesitan por lo menos 1,5 millones de nuevas viviendas y existen muchas en condiciones de precariedad absoluta y alquileres por las nubes. Decimos plata para vivienda y trabajo, no para el FMI”.



Escribe José Castillo, candidato a diputado nacional CABA, por Izquierda Socialista/FIT Unidad

“Zurdos”, “comunistas”, “socialistas”, en tono de insulto Milei se la pasa etiquetando así a todo el mundo. Para contraponerlo con la supuesta “libertad” que dice defender. Ni el “socialismo” del que habla Milei es tal, ni su libertad tiene nada que ver con aquella a la que aspiran los jóvenes, las mujeres, las disidencias y el pueblo trabajador en general.

El colmo llegó el fin de semana pasado. “Zurdo de mierda” terminó llamando Milei al jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. El tema daría para reírse si no fuera por la peligrosidad de que el discurso ultraderechista de Milei convenza a un sector juvenil, harto con razón de los partidos tradicionales que siempre nos gobernaron.

¿El gobierno de Alberto Fernández y Cristina es de izquierda?

Tildar de “zurdo” a Rodríguez Larreta es tan ridículo que no cabe ni responderle. Pero sí nos interesa analizar otro de los epítetos de Milei: que el actual gobierno del Frente de Todos sería “socialista”. Porque encontramos simpatizantes del kirchnerismo que consideran que se trata de una fuerza política no diríamos “socialista”, pero sí al menos progresista.

Nosotros somos contundentes: no hay nada de esto en el actual gobierno, ni en Alberto Fernández ni en Cristina. Gobiernan para los acreedores externos y el FMI, los salarios se pulverizan y caen las jubilaciones. Milei se aprovecha de la bronca creciente y endilga a todo eso el mote de “socialista”. Pero no es otra cosa que capitalismo, y del peor, prebendario, corrupto y semicolonizado por el imperialismo.

Milei argumenta que el gobierno tiene relaciones de amistad con Cuba o Venezuela. Que, para el candidato libertario serían los grandes “ejemplos” de qué es el socialismo. Nuevamente: eso no tiene nada que ver con el socialismo. Son dictaduras capitalistas, que hambrean a sus pueblos, los reprimen y, algo que no dice Milei, permiten el saqueo de sus riquezas por las grandes multinacionales, las mismas que el candidato de Avanza Libertad admira. Amalgamar eso con el socialismo es una curiosa coincidencia de Milei con Maduro o los dirigentes castristas.

El socialismo y la libertad

El verdadero socialismo, el que pregonamos desde el Frente de Izquierda Unidad no tiene nada que ver con lo que dice Milei. Nuestro socialismo plantea que gobiernen los trabajadores, que el pueblo pague menos impuestos (y los empresarios más), que los salarios y jubilaciones crezcan, que haya salud y educación de calidad. Que las empresas privatizadas se reestaticen, pero no para que las maneje un burócrata, sino para que las gestionen los propios trabajadores. Que cada jóven, cada mujer, sea libre de construir su propio proyecto de vida, y no se vea frustrado por la superexplotación, el desempleo o la miseria.

Nada de esto tiene el proyecto de Milei. Su “libertad” es para los empresarios, para que ellos puedan ganar más, despedir a gusto y no paguen impuestos. Para el pueblo trabajador la única libertad que les ofrece Milei es la de morirse de hambre.

Para Milei el calentamiento global y la crisis ambiental es un invento de los “comunistas”. Lo mismo la lucha contra el machismo, la violencia de género y la misoginia. Su “libertad” se acaba cuando se le plantea el derecho de las mujeres a disponer de su propio cuerpo. Ahí sí Milei exige la presencia del “Estado” para que reprima ese derecho. Milei es machista, misógino, homofóbico, negador de la crisis climática y pro-dictadura. Declara que su “modelo” es el de Menem y Cavallo. Su proyecto es fascista, de ultraderecha. Sólo puede imponerse por medio de una feroz represión. Por eso lleva entre sus candidatos a confesos admiradores de los genocidas de la dictadura.

No podemos dejar que haya jóvenes que, odiando a los partidos tradicionales, opten por Avanza Libertad. Porque además es un fraude: cuando llegue el momento de votar el acuerdo con el FMI, Milei lo hará junto con los políticos del Frente de Todos y Juntos por el Cambio, a los que hoy denosta.

El Frente de Izquierda Unidad te dice que la “libertad”, a la que todos aspiramos, sólo será realidad cuando gobernemos los trabajadores, cuando comencemos a construir el socialismo. ¡Nosotros defendemos la libertad para el pueblo trabajador, para las mujeres, para las disidencias, para los jóvenes! El único y verdadero voto de ruptura no puede ir a los ultrarreaccionarios: la salida es el Frente de Izquierda Unidad, lista 1A.

Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
Coronavirus y debacle social - La peor crisis del capitalismo en su historia / Correspondencia Internacional Nº 45 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
El Partido y la Revolución - Nahuel Moreno - 1973
Memorándum para la respuesta del PST(A) al SU (1975)
Nuestras diferencias sobre Key Issues (1975)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa