Sep 19, 2021 Last Updated 6:39 PM, Sep 18, 2021


Escribe Malena Lenta, candidata a Legisladora CABA por Izquierda Socialista/FIT Unidad

El pasado 24 de agosto, en la ciudad de Tartagal, Salta, los familiares de una joven que había accedido a una interrupción legal del embarazo a las 22 semanas de gestación, en el marco de la ley 27.610, denunciaron a la médica Mariana Ruiz quién terminó detenida por cuatro horas y fue liberada luego de la movilización nacional en su defensa.

Ruiz es parte de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto y es la única profesional que garantiza el derecho al aborto en la zona, ya que la mayoría son objetores de conciencia.

Cabe aclarar que el procedimiento que llevó adelante Ruiz fue parte de la evaluación de un equipo interdisciplinario que determinó la realización de un aborto por causales ante el pedido de la joven. Asimismo la interrupción fue medicamentosa mediante pastillas de misoprostol que la paciente se autoadministró vía oral. Por lo cual, toda la campaña de los sectores antiderechos contra la médica, incluida las denuncias falsas que la concejala Claudia Subelza (PJ) realizada en los medios y en el Concejo Deliberante de Salvador Mazza, no son más que difamaciones para frenar la gran conquista de la marea verde en 2020. Asimismo, queda también claro que sigue siendo fundamental la movilización permanente del movimiento feminista para lograr garantizar la ley de interrupción voluntaria de embarazo. Mientras no se garantice la inmediata separación de la iglesia y el Estado, los sectores reaccionarios seguirán presionando a los equipos de salud y a las personas gestantes para frenar el derecho a decidir. Sigamos en las calles y exijamos el inmediato cierre de la causa contra la médica Mariana Ruiz.



Escribe Malena Lenta, candidata a Legisladora CABA por Izquierda Socialista/FIT Unidad

El pasado 7 de septiembre la Corte Suprema de Justicia de la Nación llevó a cabo una histórica sesión en la que despenalizó el aborto para todo el territorio mexicano. La resolución se tomó en función de la declaración de inconstitucionalidad del código penal del estado de Coahuila que penalizaba con 3 años de cárcel a las mujeres que lo practicaran. Al ser una votación con mayoría calificada se ha convertido en jurisprudencia  que indica a los jueces del resto de los estados asumir dicha determinación.

El fallo de la Corte significa un gran avance ya que actualmente se calcula que se realizan en México entre 750 mil y 1 millón de abortos clandestinos anuales, siendo la cuarta causa de muerte personas gestantes. Además, las organizaciones feministas y de derechos humanos calculan que hay más de 750 mujeres presas por abortar, muchas de ellas condenadas con el agregado de homicidio agravado por vínculo, por lo que purgan condenas de hasta 30 años.

Pero esta resolución de la Corte no cayó del cielo. Es parte de una histórica lucha que el movimiento feminista mexicano y las organizaciones de izquierda revolucionaria vienen desarrollando desde hace décadas y que permitió en 2007 lograr la legalización del aborto voluntario en la Ciudad de México. Y, más recientemente, de la mano de la marea verde que se extiende por las calles del mundo, ya obtuvo la despenalización del aborto en Oaxaca (2019), Hidalgo (2021) y Veracruz (2021).

En el marco de este importante hecho, las feministas mexicanas saben que es necesario luchar por más. La declaración de nuestra organización hermana MAS-Mujeres, afirma en este sentido que “si las mujeres queremos contar con nuestro derecho pleno a decidir sobre nuestro cuerpo, es importante alcanzar la Interrupción Legal del Embarazo, que significa la adición de nuevos ordenamientos legales y presupuestales en el sector salud que garanticen la atención especializada, respetuosa, segura, gratuita e inmediata en hospitales públicos para toda aquella mujer que no desee ser madre. El Estado tiene la obligación de garantizarlo. De no ser así, el aborto seguirá siendo un problema de salud pública e injusticia social, ya que serán las mujeres pobres las que tendrán que recurrir a clínicas precarias, clandestinas e inseguras para practicarse un aborto, poniendo aún en riesgo su salud y su vida”.

Las mexicanas saben además que con el presidente López Obrador no hay garantía de que este derecho se vaya a respetar. Son conocidas sus alianzas con sectores religiosos y, hasta el momento, no se pronunció ante el fallo. Asimismo, tendrán que estar alertas ante la reacción de sectores conservadores que intentarán arrebatar este derecho con diferentes maniobras ya conocidas como lo es la objeción de conciencia. Y tampoco podrán confiar en que la Corte Suprema sea consecuente con su propia resolución.

Por eso es fundamental que el movimiento feminista siga en las calles exigiendo al gobierno de López Obrador ¡Aborto Legal, Seguro y Gratuito en cada hospital público! ¡Libertad inmediata a todas las mujeres presas por abortar! ¡Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir!


Escribe Mercedes Trimarchi, candidata a legisladora por CABA, Izquierda Socialista/FIT Unidad

Se acercan las PASO y es importante que los votos se concentren en la única propuesta unitaria de la izquierda, la lista 1 A del FIT-Unidad. Como activistas feministas hemos aprendido en estos años que la lucha es colectiva y no individual. Así conquistamos con la marea verde y en las calles el derecho al aborto el año pasado. Además, en nuestro frente electoral no tenemos posiciones ambiguas en relación con los derechos de las mujeres y disidencias. Así como luchamos por el aborto legal y nuestras bancas votaron a favor sin fisuras, también sostenemos que la educación sexual (ESI) debe ser laica, científica y con perspectiva de género y para ello exigimos la inmediata separación de la iglesia del Estado.

La iglesia católica y los otros cultos siempre se han pronunciado en contra de los derechos de las mujeres y disidencias. Lo hicieron con el derecho al aborto, con el matrimonio igualitario, la identidad de género y hasta con la ley de divorcio. Su postura es altamente reaccionaria y, lo que es peor, se entrometen en los asuntos del Estado para condenar con su dogmatismo nuestra vida. El peronismo del Frente de Todos y los radicales y PRO, de Juntos, que ya gobernaron, lo hicieron siempre de la mano de la iglesia, conservando sus negocios y privilegios, que muchos vienen de la última dictadura, como el pago de los sueldos a los obispos y sus jubilaciones de privilegio. Por eso, candidatas y candidatos de CABA del FIT Unidad hicimos un acto frente a la Catedral de Buenos Aires para denunciar el sostenimiento económico y las exenciones impositivas que recibe la iglesia católica por parte de Alberto Fernández y de Horacio Rodríguez Larreta. No hay grieta cuando se trata de sostener a la iglesia católica.

Tanto peronistas como radicales, kirchneristas o macristas son los responsables de que la educación sexual en las escuelas sea pésima o directamente no exista. En parte porque en quince años desde que se sancionó la ley (ESI) no se encargaron de la aplicación y ni siquiera implementaron capacitaciones con perspectiva de género para el conjunto de la docencia. La trampa está en que la propia redacción de la ley le dio vía libre a las iglesias para que enseñen cualquier cosa en sus escuelas y así, por ejemplo, se habilita la voz a quienes están en contra del uso del preservativo, como la iglesia católica. Desde el Frente de Izquierda Unidad exigimos que la educación sexual sea laica, científica y con perspectiva de género. Para fortalecer esta pelea te invitamos a que el 12 de septiembre elijas la boleta de la Lista 1 A en todo el país para así darle un voto a quienes peleamos para que la iglesia y el Estado sean asuntos separados.

El diputado macrista Fernando Iglesias es un conocido provocador. Esta vez, en el programa “Solo una vuelta más”, de TN, se refirió a tres actrices que habían ingresado a la Quinta de Olivos diciendo: “Una cosa es tu vida privada, pero la residencia presidencial es la residencia presidencial. Me permito decir que estos escándalos sexuales han habido con Juan Domingo Perón, Carlos Saúl Menem y ahora Alberto Fernández”. Estos comentarios por parte del diputado de Juntos por el Cambio reflejan su carácter profundamente machista, misógino y violento, por lo que merecen todo nuestro repudio.


Escribe Mercedes Trimarchi, candidata a legisladora CABA, por Izquierda Socialista/FIT Unidad

Distintos representantes de actrices y actores de nuestro país se reunieron en la Quinta de Olivos frente a la difícil situación económica que atravesaron (y siguen atravesando) por la falta de trabajo. Estaban, además de las actrices, los productores televisivos Adrián Suar y Marcelo Tinelli. Sobre ellos, Iglesias no emitió una sola palabra. Su descarga fue directamente contra las actrices mujeres y eso es lo que define que sus comentarios sean además de violentos, misóginos. Desde Isadora e Izquierda Socialista/FIT Unidad nos solidarizamos con las actrices y repudiamos los comentarios del diputado de Juntos por el Cambio Iglesias, que reflejan su posición privilegiada de macho violento.

La misoginia de Iglesias es evidente como también la de muchos otros diputados que, por más que “se hayan capacitado” con la Ley Micaela, no renuncian a sus privilegios de clase y de género. Tenemos muy presente lo que hizo el diputado salteño del Frente de Todos Juan Ameri el año pasado, quien en plena sesión virtual de la Cámara de Diputados se mostró protagonizando una práctica sexual con una mujer, lo que lo obligó a renunciar producto de la presión social.

Tampoco olvidamos que el senador del Frente de Todos y ex gobernador peronista de Tucumán José Alperovich fue salvado por oficialistas y opositores, quienes lo beneficiaron con una licencia mientras mantiene sus fueros políticos y evita ir a la Justicia. Recordemos que Alperovich fue denunciado por abuso sexual en los tribunales de Tucumán y en la ciudad de Buenos Aires, los dos lugares donde ocurrieron los hechos, mientras la denunciante se desempeñaba como secretaria. En 2019, nuestra compañera de Isadora y diputada de Izquierda Socialista, Mónica Schlotthauer, presentó un proyecto en el Congreso para quitarle los fueros al senador tucumano y que vaya a la Justicia (Expte. 5.248/19), pero radicales, peronistas, kirchneristas y macristas no acompañaron el proyecto. Todos juntos eligieron salvarlo y le otorgaron la licencia, que mantiene hasta hoy, para conservar sus fueros y, por lo tanto, la impunidad.

Desde Isadora e Izquierda Socialista/FIT Unidad sostenemos que la violencia de género hay que erradicarla en todos los ámbitos porque el patriarcado no terminó, como dijo Alberto Fernández en febrero de este año. Desde nuestro feminismo socialista peleamos contra toda forma de opresión y explotación que nos condena a las mujeres y disidencias a ser víctimas de todo tipo de violencias, abusos y violaciones. Para lograrlo, la movilización y organización independiente del gobierno y de los partidos patronales es clave, tal como lo venimos haciendo por #NiUnaMenos. Para potenciar esta pelea te invitamos a que te sumes a Isadora y que nos acompañes durante la campaña electoral en las distintas actividades para fortalecer la unidad de la izquierda con la lista 1 A, del FIT-Unidad.

Este viernes 2 a las 18, podrás ver la presentación de la revista en las redes de Isadora.
Participarán de la charla compañeras de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores - Cuarta Internacional (UIT-CI) de países como: Turquía, Estado Español, México, Panamá, República Dominicana y Argentina.

Isadora

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa