Sep 19, 2021 Last Updated 6:39 PM, Sep 18, 2021

El 16 de septiembre de 1976, en la ciudad de La Plata, fueron secuestrades, torturades y desaparecides, a manos de la policía bonaerense, 6 jóvenes secundaries, que  un año antes habían sido protagonistas de la conquista por el boleto educativo contra el gobierno de Isabel Peron. “Tomala vos, damela a mí, por el boleto estudiantil”, eran los cánticos que coreaban les platenses en las marchas de septiembre de 1975.
Ya con la dictadura en el gobierno, en agosto de 1976 se suspendió el boleto educativo. Les secundaries platenses se organizaron clandestinamente. Fue entonces que Ramón Camps, ordenó a Etchecolatz, terminar con los accionares “subversivos” en las escuelas.  Así, "La noche de los Lápices"  fue el nombre del expediente de la policía, que explicaba el trabajo de inteligencia para desaparecer a les secundaries platenses que fueron protagonistas de la lucha educativa. El 16 de septiembre será una fecha emblemática de lucha y memoria  para el movimiento estudiantil secundario que resiste a los ajustes de los gobiernos en defensa de la educación pública.

Su lucha sigue vigente

El 16 de septiembre es una fecha para recordar la memoria de les jóvenes secundaries, y también para seguir luchando por los mismos derechos que nos faltan como movimiento estudiantil. La pelea por un boleto educativo en todo el país sigue siendo un deuda pendiente, y un puntapié de organización de un derecho que ningún gobierno garantizo. El movimiento estudiantil secundario ha resistido y se ha organizado contra todos los ataques a la educación publica, como la secundaria del futuro. Les secundaries fuimos parte y lo somos del movimiento feminista y ambiental. También es una deuda pendiente con nosotres que se cumpla la ESI,  laica, científica y con perspectiva de género.

Desde el comienzo de la pandemia, fuimos de los sectores más vulnerables. Ya que el gobierno de Alberto Fernandezn no garantizo presupuesto educativo para que tengamos acceso a datos moviles y conectividad, mientras seguian pagando la deuda externa.
Fuimos también a quienes primero expusieron al regreso a la presencialidad, mientras las condiciones no estaban garantizadas.
Y en el pandemia también siguió avanzando el procesamiento de les estudiantes de la UNC y UNRN que fueron parte de la lucha educativa del 2018.

Ante esta situacion de brutal ajuste y represión para nosotres, desde la Juventud de Izquierda Socialista, Papel Secundario, en el Frente de Izquierda creemos que la salida es que se deje de pagar la deuda externa y que toda esa plata vaya para educación. Exigimos la absolución de les estudiantes. Seguiremos luchando en las calles por la conquista de todo lo que nos falta, contra los ajustes de los gobiernos. Súmate con nosotres.

Ante la discusión de las elecciones,Alberto Fernandez y Juntos no son opción para nosotres. Pero tampoco lo son los sectores reaccionarios de Milei, que nos hablan de “libertad”, pero fueron parte y reivindican la dictadura militar. Para esos sectores, no hay ni olvido ni perdón. El movimiento estudiantil no puede quedarse sin memoria. Hay que seguir organizándose y luchando por nuestros derechos. Es fundamental apostar por la unidad de la izquierda, apostando a que el FITU pueda conseguir una bancada en noviembre para seguir impulsando todas las peleas que vienen

Juventud de Izquierda Socialista

Los abajo firmantes, artistas, profesores y docentes universitarios, científicos, trabajadores de la cultura, periodistas, escritores e intelectuales, nos pronunciamos por el apoyo a la gran unidad de la izquierda que hemos conquistado expresada en la lista 1A del FIT-U que lleva como candidatos/as a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires a Nicolás Del Caño, Romina Del Plá, Néstor Pitrola, Juan Carlos Giordano y Mónica Schlottahuer. Y, en Ciudad de Buenos Aires, a Myriam Bregman como primer diputada y a Gabriel Solano, Alejandrina Barry y Mercedes Trimarchi como legisladores, presentando también listas en 22 provincias de todo el país.

Lo hacemos como forma de aportar a transformar a la izquierda en una alternativa frente a los responsables de la catástrofe económica y social que sufre nuestro pueblo desde hace décadas. Mientras unos hundieron al país en un ciclo de endeudamiento, los otros honran la deuda con los bonistas y el FMI con un nuevo (y mayor) ajuste contra el pueblo, basado en un enorme ataque al salario, las jubilaciones, la educación, la salud y la investigación científica. Una de las medidas que votará el próximo Congreso será el pacto del Gobierno con el FMI, que traerá más ajuste y dependencia y que llamamos a repudiar desde ahora.

Por eso apostamos a una opción electoral y a la organización independiente de les trabajadores, enfrentando a los candidatos de los partidos del sistema. Apoyamos las listas del FIT-U porque sus integrantes son protagonistas en la lucha contra la burocracia sindical entregadora, en la defensa de los derechos de mujeres y diversidades, en la movilización callejera y legislativa para la conquista del aborto legal, seguro y gratuito, así como su continuidad para su efectiva aplicación y por la separación de la Iglesia y el Estado. Lo mismo por la pelea en la defensa del ambiente y contra la megaminería y las secuelas del saqueo contaminante para el lucro capitalista en todo el planeta.

Consideramos el voto a la unidad de la izquierda como una necesidad, más que nunca, frente al avance de la derecha llamada “liberal” que lleva en sus listas defensores de genocidas, que hace demagogia frente a la casta política mientras defiende abiertamente al menemismo y es enemiga de la lucha de las mujeres y diversidades. La gestión de la pandemia privilegió la preservación de las patentes de los laboratorios con el consecuente retraso en el plan de vacunación y la exposición de millones de trabajadores al contagio. El costo económico de la pandemia recayó fundamentalmente sobre la espalda de los trabajadores, con pérdida de centenares de miles de puestos de trabajo y profundización de la caída del salario real. Las jubilaciones, además, sufrieron sucesivos recortes de manos de los gobiernos del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio.

Tanto el gobierno nacional como los gobiernos provinciales son los responsables por no dar respuestas a las necesidades de miles de trabajadores del arte y de la cultura a quienes les negaron la asistencia necesaria. La continuidad de la universidad pública fue sostenida por el esfuerzo descomunal de sus docentes que fue “recompensado” con paritarias a la baja y sin contemplar gastos de conectividad. Los trabajadores de prensa siguieron retrocediendo en sus condiciones salariales y laborales mientras las grandes patronales de medios fueron recompensadas con ATP, subsidios, pauta y contrataciones especiales.

Llamamos a votar la LISTA 1A Unidad de la Izquierda en el FIT-U porque reúne a la inmensa mayoría de la izquierda de nuestro país, plantea la necesidad de golpear con un solo puño a los candidatos del sistema, responsables del hambre y la miseria obrera y popular y llama a fortalecer una alternativa política de los trabajadores, las mujeres y la juventud con la izquierda que se une para afrontar los próximos desafíos.

 

Firmá aquí

Escribe Pili Barbas, candidata a legisladora porteña por Izquierda Socialista /FIT Unidad

El día 12 de agosto del 2021 se cumplió el bicentenario de la Universidad de Buenos Aires. Como parte de la misma queremos resaltar cuáles son los cimientos en los cuales se forma, que al día de hoy, ante tantos intentos de avance y ajuste de todos los gobiernos de turno, sigue siendo una de las universidades más importantes de Latinoamérica

El lema “200 años formando futuro”, con el cual celebran las autoridades con el rector Barbieri a la cabeza, parece simplista si pensamos que ellos no reconocen las luchas que se dieron en tantos años de historia para que la Universidad de Buenos Aires sea hoy lo que es. Y sobre todo, carece de perspectivas de los desafíos que tenemos, para defender y  para construir una universidad verdaderamente democrática que esté al servicio del pueblo trabajador.

La gratuidad en la universidad y el cogobierno universitario (con representación de docentes, graduadxs y estudiantes) en el consejo superior y consejos directivos, fueron conquistas que se dieron en el marco de movilizaciones y grandes peleas que dio el movimiento estudiantil junto a muchos docentes.

Varias de ellas, también coincidieron con el ascenso y fueron dadas en conjunto con las movilizaciones del movimiento obrero, como lo fue en la Reforma Universitaria de 1918 en Córdoba, que traería para la Universidad de Buenos Aires, unos años después, un aire de luchas que permitieron la autonomía y el cogobierno universitario.

Los grandes  logros pedagógicos, culturales y científicos que se pueden reconocer en nuestra universidad junto a las conquistas democráticas estuvieron llenas de contradicciones y conflictos. La UBA en todos estos años, en lo educativo y cultural fue una caja de resonancia de las luchas de nuestro país.

Los años más oscuros y trágicos tuvieron su peso en nuestra universidad, con cientos de estudiantes y docentes desaparecidxs por la dictadura genocida. Años antes, la Noche de los Bastones Largos, había provocado no sólo la represión, sino también el desmantelamiento de numerosos grupos de investigación y la pérdida para el país de más de mil docentes.

Más acá en el tiempo, con el gobierno de Menem se dio el puntapié de uno de los cambios de orientación más significativos en la historia de la UBA. En sintonía con la política imperialista impulsada por el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio se promulgó la Ley de Educación Superior (LES), resistida por toda la comunidad educativa,  que al dia de hoy ningún gobierno, ni el Kirchnerismo, ni Macri, ni Alberto Fernandez dieron vuelta atras. Y donde grandes multinacionales se empezaron a involucrar en los planes de estudios y posgrados.

En su bicentenario podemos decir entonces que nuestra universidad, se sostiene por años de luchas y resistencias. Que sigue de pie, ante un ahogo presupuestario que se profundiza año tras año, que se ve reflejado en los miles de docentes ad honorem, en los edificios que se caen a pedazos, en la gran deserción estudiantil por no otorgar dispositivos para estudiar durante la pandemia, en el recorte de becas y en históricamente incumplido derecho de un boleto educativo.

Como parte de la Universidad de Buenos Aires tenemos grandes desafíos. Este aniversario  debe celebrarse sin olvidarse del pasado, conscientes de que las conquistas logradas fueron el fruto de luchas, y que esa es la perspectiva para conquistar una universidad democrática, gratuita y de calidad para todxs.

Será una pelea del próximo período poder recuperar la FUBA, hoy en manos de la Franja Morada, y la conducción de los centros de estudiantes, para poder tener las herramientas que permitan organizar al movimiento estudiantil ante todos estos desafíos.






Escribe Pili Barbas, candidata a legisladora porteña

El gobierno peronista de Alberto Fernández sigue anunciando medidas cosméticas para la juventud, que no resuelven en absoluto las acuciantes necesidades de trabajo digno y educación para que podamos forjarnos un futuro.

El lunes 10 de agosto, durante  un acto en Tecnópolis, el presidente Alberto Fernandez, como inicio de la semana de las Juventudes, lanzó el segundo volumen del “Plan Programar” que apunta a dar capacitación a unxs 60.000 jóvenes. Esta campaña del gobierno no es para nada casual, se enmarca en un contexto donde tiene que dar respuesta a miles de jóvenes que tuvieron expectativas en sus promesas. Este plan pide como requisitos para inscribirse tener acceso a internet y dispositivos móviles. Una hipocresía total, si pensamos  que miles de jóvenes están hace un año sin esos recursos para poder continuar cursando sus estudios. El propio gobierno reconoció que en el 2020 más de 6 millones de pibxs tuvieron problemas de conectividad. Entonces es obvio que no serán “la mayoría” quienes puedan acceder al plan, sino todo lo contrario.

Hace unas semanas, con la misma intención de dar alguna respuesta mediática para la situación de precarización y ajuste que se vive entre la juventud, el gobierno había lanzado el plan “Te sumo” para insertar en la vida laboral a lxs jóvenes de entre 18 a 24 años. Según este programa, supuestamente se crearán 50.000 puestos de trabajo, donde el Estado pagará el 70% del salario a las empresas que lxs contratan, a un mísero sueldo de 25.000. ¡Salarios de miseria, y encima subsidiados por el Estado! ¡Esa es el famoso plan para dar oportunidades a lxs jóvenes! Sin dudas las medidas de este gobierno están lejos de estar a la altura de las soluciones que necesita la juventud.
Es cierto que venimos de años de ajuste sobre nosotrxs por parte del gobierno macrista, pero la realidad es que este gobierno solo ha profundizado el desempleo y la precarización laboral.

En este año 2021 se estima que 6 de cada 10 menores de 18 años son pobres, y que 7 de cada 10 menores de 25 tienen trabajos precarizados. A esto hay que sumarle  lxs miles de jóvenes que no pudieron continuar sus estudios, porque el gobierno nunca destinó presupuesto para conectividad y por el brutal recorte que se implementó este año en las becas Progresar. Mientras tanto, y como contrapartida, el gobierno nacional siguió pagando rigurosamente los vencimientos de deuda externa.

Ante esta cruda realidad que vivimos como juventud y las  expectativas incumplidas del gobierno nacional, es importante discutir qué alternativa queremos para nuestro futuro como  jóvenes.
Ni Alberto Fernandez es opción, ni Juntos por el Cambio, ni los espacios que aparecen como “nuevos” como Milei y Espert. Que utilizan en sus discursos la palabra “libertad”, pero ocultan que son los mismos que apoyaron la dictadura militar, que formaron parte y apoyaron el menemismo, y que su salida es avanzar con más ajuste, privatizaciones y flexibilización laboral.

Para nosotrxs, la salida para toda esta crisis pasa por dejar de pagar la deuda externa y que esa plata vaya para crear trabajo genuino, IFE, y presupuesto educativo para becas y conectividad para poder estudiar.
Ante lxs candidatxs patronales que ya gobernaron, apostamos a la unidad de la izquierda, que sale a luchar y que ahora está representada en la lista  1A del Frente de Izquierda Unidad. La única alternativa unitaria que plantea una salida de fondo para la juventud.



Escribe Alexis Ubalde, consejero escolar Vicente López por Izquierda Socialista/FIT Unidad

Matías Kulfas, ministro de Desarrollo, lanzó el programa Te Sumo como parte de su campaña electoral. Dice que es para crear 50.000 puestos de trabajo para la juventud, cuando hay más de 1.2 millones de jóvenes desocupados. En realidad, el Estado le va a pagar 70% del salario a los empresarios que se inscriban. Los primeros tres meses serán “becados” para que “aprendan”, después recibirán una miseria salarial de 25.000 pesos.

Ninguno (Frente de Todos y Juntos por el Cambio) da respuesta a la grave situación de la juventud. Conseguir laburo es casi imposible, cuando toman piden cantidad de años de experiencias previas. Se trabaja en condiciones precarias, con salarios de miseria, sin derechos laborales, obra social ni ART. Muchos deben armar emprendimientos, como venta de comida o de ropa usada, imposibles de sostener.

Los laburos de comidas rápidas se pensaban transitorios, pero terminan siendo de años, pedaleando horas por día porque no hay otra cosa. Caés en un call center en negro, vendiendo planes de ahorro, sin salario fijo y por comisiones. Y para ganar algo hay que trabajar muchas horas. Encima te dan discursos motivacionales para hacer más ventas. En muchos call centers, por la pandemia trabajamos desde casa con nuestras computadoras. Toda esta situación genera un estado de estrés que está atacando la salud mental de muchos jóvenes.

La educación secundaria tampoco garantiza el trabajo, y si sos de familia trabajadora es muy difícil terminar un  terciario o ingresar en la universidad. Con la pandemia el gobierno peronista ni siquiera garantiza la conectividad y las computadoras para sostener el derecho a la educación.

Con estos gobiernos no hay una perspectiva de futuro. Solo desde el Frente de Izquierda planteamos una salida de fondo, que la plata que se va a la deuda externa y que se llevan las multinacionales vaya para la generación de millones de empleos dignos. Hay terminar ya con la precarización laboral, repartir las horas de trabajo y recuperar el derecho a la educación pública y gratuita.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa