Feb 22, 2024 Last Updated 7:48 PM, Feb 22, 2024

Escribe Miguel Lamas, dirigente de la UIT-CI

Es muy significativo y golpean fuertemente al discurso sionista, las manifestaciones de organizaciones de judíos en solidaridad con Palestina. Estas fueron masivas en Nueva York y Washington, y también en Londres, con la consigna “no en nuestro nombre”. Los manifestantes expresaron plena solidaridad con los palestinos y repudian al Estado de Israel.
                      

Escribe Miguel Lamas, dirigente de la UIT-CI

En 1977, la Asamblea General de las Naciones Unidas pidió que se observara anualmente el 29 de noviembre como Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, resolución 32/40, en conmemoración del día en el que, en 1947, la Asamblea había aprobado la resolución 181 (II) sobre la partición de Palestina.

Cada año ese día se hace una llamada de atención sobre el hecho de que la cuestión de Palestina no se ha resuelto y que los palestinos aún no han obtenido los derechos inalienables reconocidos por la Asamblea General, como el derecho a la libre determinación sin injerencia externa, el derecho a la independencia y la soberanía nacionales, y el derecho a regresar a sus hogares, de donde fueron desplazados, y a que se les restituyan sus bienes.

Pero estos derechos no vendrán jamás mientras exista el dominio del Estado sionista colonialista y genocida. Por eso hoy la lucha de fondo sigue siendo la lucha histórica Palestina por terminar con el estado sionista de Israel y por una Palestina única, laica, democrática y no racista en todo su territorio histórico.

Este 29 de noviembre será un día internacional para reforzar las grandes movilizaciones que se dan en el mundo en solidaridad con el pueblo palestino, contra el genocidio en Gaza.    
           

Por Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores – Cuarta Internacional

El 25 de noviembre de 1960, las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal fueron brutalmente asesinadas en República Dominicana, por ser mujeres y por atreverse a enfrentar a la dictadura de Trujillo. En esta fecha las mujeres del mundo conmemoramos su lucha y salimos a pelear contra la violencia patriarcal y capitalista que nos asedia y nos mata en todo el mundo.

Hace un año, las mujeres del Irán nos marcaron el camino con su grito de “mujer, vida y libertad” con una movilización histórica en respuesta al asesinato de la joven Amini y contra el régimen dictatorial. Más recientemente, las mujeres de México consiguieron la despenalización del aborto en todo el país, siguiendo el camino de la Marea Verde de la Argentina. Las mujeres en el Estado Español se movilizaron masivamente en defensa de la jugadora de la selección de fútbol Jenni Hermoso para denunciar la agresión y el abuso de poder de parte del presidente de la Federación de Fútbol Luis Rubiales. En Nicaragua las compañeras siguen enfrentando a la dictadura de Daniel Ortega que ha encarcelado y exiliado a decenas de luchadores sociales. Semanas atrás las mujeres sirias protagonizaron jornadas de protestas contra la crisis económica y retomando el grito de libertad y dignidad. El pasado 24 de octubre el movimiento feminista de Islandia convocaba una huelga laboral contra la violencia machista y la brecha de género. En Turquía, las mujeres y disidencias se están organizando contra el plan del gobierno de cambiar la constitución y las políticas de fortalecimiento de la familia que ignoran nuestros derechos y libertades. Sin dudas, y a pesar de la respuesta reaccionaria y  retrógrada que recorre el mundo, el movimiento feminista sigue en pie de la lucha.

Este 25N dirigimos nuestra mirada hacia Palestina, para denunciar la ocupación y el genocidio que sufre el pueblo palestino desde hace más de 75 años por parte del Estado sionista de Israel. Denunciamos particularmente la complicidad y el apoyo del imperialismo yanqui y europeo que financian y apoyan a Israel como instrumento de intervención en Medio Oriente. Rechazamos cualquier intento de presentar a Israel como “la única democracia de medio oriente” mientras  aplica un régimen de apartheid contra todo un pueblo. Desde el 7 de octubre, Israel ha asesinado a más de 11 mil personas, además de las miles de heridas y desaparecidas, de las cuales el 70% son mujeres e infancias. Desde el movimiento feminista, como movimiento que lucha contra la opresión, expresamos nuestro apoyo a la lucha y resistencia del pueblo palestino contra el colonizador. Estamos y estaremos siempre del lado de las oprimidas en su lucha por la liberación. Más que nunca rescatamos el carácter internacionalista de nuestra lucha y levantamos un grito de solidaridad, en particular con las mujeres, niños y niñas de Gaza, aún más vulneradas.

Hoy 25N también nos movilizamos contra la impunidad y encubrimiento de los gobiernos que han provocado el recrudecimiento de la violencia feminicida. Denunciamos que han preferido destinar mayores presupuestos a las fuerzas armadas y al pago de las deudas externas, en vez de a la salud, educación y a programas públicos que atiendan a víctimas de la violencia de género. Las mujeres y disidencias somos las personas más precarizadas, las primeras despedidas en contextos de crisis y sobre nosotras recae mayormente el ajuste que todos los gobiernos aplican contra la clase trabajadora. Estamos a cargo de los hogares más humildes y nos vemos en la obligación de  migrar de nuestros territorios con nuestras hijas e hijos, y a veces teniendo que alejarnos de nuestras familias.

Pero también, estamos a la vanguardia de las luchas contra los despidos, el ajuste, el saqueo de los recursos naturales y la contaminación ambiental. Como sucede en Panamá en donde las mujeres son parte activa de las movilizaciones contra una minera transnacional que pretende saquear los recursos naturales del país, devastando y empobreciendo a la población.

Con la movilización en las calles y la organización independiente hay que fortalecer la lucha en todo el mundo por nuestros derechos: por aquellos que nos falta conquistar, pero también contra la agresión de los gobiernos y los sectores conservadores que buscan arrebatarnos los derechos adquiridos desde hace décadas. Tal es el caso de Estados Unidos y su ataque al derecho al aborto o ante la amenaza que significa el ultraderechista Milei en Argentina.

Por todo ello desde la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores – Cuarta Internacional (UIT-CI) llamamos a organizar acciones contra todos los gobiernos que legitiman la violencia patriarcal del sistema capitalista-imperialista que nos golpea mayormente a las mujeres y disidencias. Salgamos a conquistar cada uno de nuestros derechos mientras seguimos peleando por una sociedad sin opresión y sin explotación, por la liberación de los pueblos oprimidos del mundo, por una sociedad en donde, como decía Rosa Luxemburgo, seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.

Exigimos presupuesto urgente para combatir la violencia machista y patriarcal.

Ni un paso atrás. Contra la reacción conservadora seguimos en las calles luchando por nuestros derechos.

Paremos el genocidio contra el pueblo palestino. Los gobiernos del mundo son cómplices y responsables. Ruptura de relaciones con el Estado sionista de Israel. Por una Palestina libre, laica y democrática y en todo el territorio histórico.

Por un movimiento feminista independiente de los gobiernos, de lucha con la clase trabajadora, internacionalista y socialista.

A continuación reproducimos un extracto de la declaración de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI). Se puede ver completa en uit-ci.org y en izquierdasocialista.org.ar

En este momento Israel está ejecutando, con el respaldo incondicional del imperialismo norteamericano y de la Unión Europea, un genocidio brutal contra el pueblo palestino concentrado en Gaza, la cárcel a cielo abierto más grande del mundo. Al momento de escribir esta declaración ya habían sido asesinadas 8.525 personas de las cuales 3.542 son niños y niñas y 2.187 mujeres, es decir que un 68% de los asesinados son menores y mujeres, 21.500 heridos […]

Estos números aumentan constantemente con la intensificación de los bombardeos y el ingreso por tierra del ejército sionista a la franja. Mientras que en Cisjordania ocupada, el ejército israelí intensificó la represión, asesinando a 180 palestinos, tras la huelga general masiva del 1 de noviembre exigiendo el cese de la masacre en Gaza.

Más de 2 millones de habitantes de la franja están siendo bombardeados por cielo, mar y aire. Violando todas las leyes internacionales, Israel cortó el suministro de agua, electricidad, combustible y alimentos, sometiendo al pueblo gazatí a un suplicio inimaginable. Incluso bombardeó el paso fronterizo de Rafah con Egipto, por donde a duras penas ingresan camiones con comida e insumos médicos. Previamente Israel había cortado las comunicaciones telefónicas y de internet, aislando a la franja del mundo exterior.

Después de cuatro intentos fallidos, el pasado viernes la ONU con el voto de 120 países, salió de la inacción que la caracteriza, y aprobó el alto el fuego para permitir el ingreso de ayuda humanitaria a Gaza, así como para exigirle a Israel que anule su orden de evacuar el norte de la franja, y el traslado de la población al sur. No obstante, Estados Unidos vetó la decisión adoptada.

El director de la Oficina de Nueva York del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Craig Mokhiber renunció a su cargo en protesta por la incapacidad de la organización de frenar el genocidio en Gaza.

Las contradicciones en el seno de la ONU reflejan la gran crisis que se produce al interior de las instituciones del capitalismo-imperialista mundial, las cuales se agudizan en la medida que se muestran en los medios de comunicación y en las redes sociales la salvaje matanza que ejecuta el ejército sionista en Gaza, lo que a su vez está incentivando las protestas masivas en todo el mundo.

Expresiones de la crisis que se desarrolla en las instituciones del capitalismo mundial son las declaraciones de Philippe Lazzarini, director de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos, (UNRWA), quien acusó a Israel de aplicar un “castigo colectivo” contra los palestinos. Otras organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional, el Consejo Noruego de Refugiados, Human Rights Watch y Médicos Sin Fronteras han denunciado que Israel comete crímenes de guerra.

Cada vez queda más en evidencia que Israel está llevando adelante un genocidio con intenciones de profundizar la limpieza étnica que ejecuta desde hace 75 años. Está avanzando en una nueva Nakba (catástrofe), como conocen los palestinos la matanza y desplazamiento de casi un millón de personas de sus tierras en 1947-48, previo al establecimiento del Estado de Israel.

Desde la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI) decimos: ¡Alto a los bombardeos criminales a Gaza! ¡Basta de cerco genocida! Damos nuestro respaldo a la resistencia palestina pero sin darle apoyo político a Hamás, quien hoy encabeza la lucha contra el ocupante sionista, pero con quien tenemos grandes diferencias políticas en la medida que es una organización burguesa-islámica, procapitalista, que quiere reemplazar el estado de apartheid sionista por un estado teocrático islámico. La UIT-CI lucha por un estado único palestino, laico, no racista y democrático, en el territorio histórico de Palestina, a donde puedan regresar los refugiados a sus tierras, y convivan árabes, judíos, cristianos y otras religiones, o no religiosos. Asimismo denunciamos la traición de la Autoridad Nacional Palestina, dirigida por Al Fatah-OLP y Mahmoud Abbas, que ejerce labores de policía y control sobre los palestinos en Cisjordania ocupada, en acuerdo con Israel.

Para derrotar la agresión sionista apoyada por el imperialismo, hay que seguir profundizando la movilización de los pueblos del mundo. Y en esa tarea pone toda su energía la UIT-CI, en los países donde tenemos presencia. Exigiendo a todos los gobiernos la ruptura de relaciones diplomáticas, económicas, comerciales y culturales con Israel. Ya el gobierno boliviano rompió relaciones con la entidad sionista; el gobierno chileno y el de Colombia llamaron a consultas a sus embajadores, ¡los pueblos de ambos países deben exigir que rompan relaciones! Que cese el envío de armas y ayuda financiera de Estados Unidos a la entidad sionista. Hay que seguir el ejemplo de los sindicatos de Bélgica que bloquearán el envío de armamento a Israel; que se retire la flota norteamericana del medio oriente.

¡Alto ya a los bombardeos criminales a Gaza! ¡Basta de cerco genocida!
¡Ruptura de relaciones con Israel!
¡Liberación de las y los presos palestinos!
¡Fuera el ejército sionista de la franja de Gaza
¡Todo el apoyo a la resistencia palestina!
 
1 de noviembre de 2023

Las movilizaciones populares de solidaridad con Palestina se están haciendo cada vez más masivas en muchos países. En los últimos días dos millones de personas se concentraron en Yakarta, Indonesia, y 300.000 en Washington, Estados Unidos el 4 de noviembre.  

También se hicieron grandes actos en Turquía y en todos los países árabes, como Jordania, Egipto, Yemen, Marruecos, en casi todos los países asiáticos y en Sudáfrica.

En las principales ciudades europeas: decenas de miles se han manifestado en Londres, Madrid, Barcelona, Roma, incluso en Alemania y Francia, países en los que miles de personas desafían la prohibición de manifestarse a favor de los palestinos.

Grandes movilizaciones en Canadá y Estados Unidos en las principales ciudades. En New York, ya hubo grandes marchas la semana pasada y más de 200 judíos antisionistas tomaron la emblemática estación central exigiendo el alto al fuego y con la consigna “no en nuestro nombre”.

También en Latinoamérica: San Pablo, Buenos Aires, Santiago de Chile, Caracas, La Paz, México, Bogotá, Lima, Guayaquil, Quito, Montevideo y otras ciudades latinoamericanas hubo marchas en solidaridad con el pueblo palestino.

En Tel Aviv las protestas son diarias. Familiares de los rehenes en poder de Hamás, cuestionan duramente al gobierno de Netanyahu, lo responsabilizan de la situación y exigen el retorno de los rehenes. Incluso en Jerusalén se han movilizado judíos ortodoxos que se oponen al sionismo con banderas palestinas, siendo reprimidos por la policía israelí.

Desde la UIT-CI llamamos a continuar con estas movilizaciones solidarias con Palestina para detener el genocidio, exigiendo a todos los gobiernos la ruptura de relaciones con Israel, como lo exigimos desde Izquierda Socialista en Argentina. Y en el caso de Estados Unidos y Europa que cese de inmediato el envío de armas a Israel.


Estados Unidos- Nueva York


INDONESIA - Yakarta


México-D.F.


FRANCIA-París


AUSTRALIA-Melbourne


Sri Lanka


Estado Español-Madrid


ESTADOS UNIDOS-Washington D.C.


JORDANIA

 

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa