Jul 02, 2022 Last Updated 10:15 PM, Jul 2, 2022

La cuestión ucraniana y la actitud marxista revolucionaria

Por Muhittin Karkin, dirigente del Partido de la Democracia Obrera (IDP), sección de la UIT-CI en Turquía.

27/02/2022. El problema de Ucrania, que ha entrado con toda su gravedad en la agenda de la opinión pública mundial con la invasión de Rusia, ha vuelto a funcionar como tornasol en la política mundial y principalmente en los sectores de izquierda. Si bien existe un pueblo sometido a la opresión y explotación desde hace siglos, los llamados expertos y semimarxistas que se consideran líderes de opinión de la izquierda, así como los pesos pesados de la diplomacia y los pedantes comentaristas de las pantallas, se atribuyen la autoridad de reducir el problema a la pregunta «¿Quién tiene la razón?» Eso sí, acompañado de imágenes del metro de Kiev y manifestaciones pacifistas apretujadas.

Algunos comentaristas liberales y pacifistas, acompañados de imágenes de destrucción y muerte causadas por los misiles y tanques rusos, atribuyen la causa de la guerra a la autocracia de Putin y sus ambiciones expansionistas cercanas a la locura. Dicen que las sanciones económicas y diplomáticas anunciadas por la alianza Occidente/OTAN liderada por Biden no serán suficientes para detener esta guerra unilateral, que en realidad es una invasión. Estas alegaciones, que no son del todo injustas, no pasan de ser explicaciones superficiales. Los dueños de estos reclamos, por supuesto, evitan explicar por qué la situación de indefensión en la que el imperialismo occidental arrastra al pueblo trabajador de Ucrania crea un ambiente de guerra inevitable.

Los que atribuyen la invasión de Ucrania a la inteligencia y previsión de Putin, y no a su locura, piensan que el líder ruso está demostrando una reacción justificada a la OTAN imperialista que quiere cercar Rusia. Al ver los objetivos expansionistas del régimen oligárquico en Rusia como un problema secundario, esta sección de «izquierda» afirma, basando en la teoría del «enemigo principal», que la «autodefensa» de Rusia contra el imperialismo estadounidense es un planteamiento justo. Para los partidarios de estas opiniones, el tema principal es que Rusia está refutando la amenaza del imperialismo con un bombardeo militar en Ucrania, y que Putin está «poniendo de rodillas a los chacales imperialistas. También, con una ceguera similar al de los liberales, pero esta vez al revés, hacen vista gorda al carácter de clase de la oligarquía y el régimen rusos. Para ellos, las estrategias diplomáticas y militares de los estados burgueses son más determinantes que el análisis de clase marxista.

Enfoque marxista revolucionario

El carácter de los estados y las alianzas internacionales es, por supuesto, importante. A partir de esta caracterización, los marxistas internacionalistas han pasado de muchas pruebas y adquirieron experiencia sobre las posiciones que hay que tomar y qué políticas hay que seguir en los conflictos entre países.

La principal de ellas son las guerras entre los países imperialistas. En el conflicto internacional más importante de la era imperialista, la Primera Guerra Mundial, los líderes revolucionarios internacionalistas, con Lenin, Trotsky y Rosa Luxemburgo a la cabeza, rompieron con la actitud chovinista de los partidos socialdemócratas que apoyaban a los gobiernos burgueses de sus propios países, y llamaron los obreros y campesinos que fueron conducidos a los frentes en uniformes de soldados, girar sus armas hacía sus propios generales y gobiernos. Y la política principal fue convertir la guerra imperialista en una guerra civil y una revolución socialista dentro de los países imperialistas. Fue esta política la que preparó la gran Revolución Rusa de 1917.

Mientras el gobierno turco, confundido de cómo se debe implementar el tratado de Montreux sobre el estrecho de Estambul, analiza si el conflicto en curso en Ucrania es una guerra o no, lo que se trata en realidad es que permanece un estado de guerra no declarado por ambas partes (Rusia y Ucrania) con la única diferencia de que los combates comenzaron cuando las tropas rusas entraron en territorio ucraniano sin previo aviso. Se trata una operación de invasión abierta. Pongámoslo más claro: la situación a la que nos enfrentamos es la invasión de un país semicolonial (Ucrania) por un país imperialista (Rusia). En este punto, la actitud de los internacionalistas revolucionarios es apoyar al país semicolonial/dependiente contra la agresión imperialista, independientemente de su régimen . Quienes se apartan de este principio son descritos abiertamente en la literatura marxista como contrarrevolucionarios.

Frente a esto, se puede plantear la tesis de que Rusia no es un país imperialista sino semicolonial/dependiente. Pero esto no cambia la actitud a tomar. Los revolucionarios internacionalistas siempre se posicionan contra el agresor en los conflictos entre países dependientes. Y el agresor en Ucrania, ya sea considerada imperialista o semicolonial, es Rusia.

Factor EE. UU./UE/OTAN

Los que afirman que en realidad se trata de una guerra imperialista en Ucrania entre OTAN y Rusia, solo para poder cerrar los ojos a las luchas de los ucranianos desde hace decenas de años por su derecho a autodeterminación, basan sus argumentos sobre la realidad de que el gobierno es pro occidentalista. Sin embargo, no hay tropas o bases de la OTAN en el suelo ucraniano, ni el presidente estadounidense Biden afirma que entrarán en un conflicto armado con Rusia en Ucrania. Por el contrario, los gobiernos imperialistas occidentales están anunciando que se contentarán con sanciones económicas contra Rusia, y el presidente de Ucrania, Zelensky , se queja en las grabaciones de video con una expresión triste en su cara de que el Occidente los ha dejado solos.

Supongamos por un momento que el imperialismo occidental está manipulando al ejército ucraniano en esta guerra y ha iniciado la guerra imperialista a través de él o está expuesto a tal guerra. ¿Cómo podemos imaginar que los países imperialistas occidentales permitirían la inevitable derrota de las fuerzas armadas ucranianas, que debían contentarse casi con solo construir un muro de carne contra las inmensamente poderosas tropas rusas? ¿Qué potencia imperialista puede aceptar la derrota sin utilizar todas sus capacidades militares?

Hay más: ¿Por qué los llamados marxistas que declararon la invasión de Ucrania como una guerra imperialista no llaman a los soldados de ambas partes a volver las armas contra su propio gobierno? Por supuesto, esta agitación contra las tropas rusas y dentro de la propia Rusia es necesaria, pero ¿es posible ahora mismo llamar a los soldados ucranianos, que están llamados a defender su país contra la ocupación imperialista, a levantarse contra su propio gobierno? Lo que hace esto es Putin, invitando al ejército ucraniano a dar un golpe contra Zelensky. Es posible y necesario pedir a los soldados ucranianos que derroquen a su propio gobierno solo si el gobierno burgués y las fuerzas armadas ucranianas cooperan con el ocupante imperialista. La consigna principal de la agitación revolucionaria en Ucrania es que la independencia y la soberanía del país sólo pueden ser verdaderamente preservadas bajo un gobierno obrero. O los invasores rusos o los trabajadores ucranianos que quieren determinar su propio destino derrocarán al gobierno de Zelensky, que busca la ayuda de los imperialistas occidentales .

independencia de ucrania

Los oportunistas, que ven la destrucción de la soberanía de Ucrania por parte de Rusia como el golpe «antiimperialista» de Putin al imperialismo de EE. UU./UE/OTAN y, por lo tanto, asumen el papel de vocero del gran chovinismo ruso, se están posicionando contra la voluntad y la independencia de un pueblo.

Putin, que afirma que los ucranianos son en realidad rusos, acusa a Lenin de dar a Ucrania el derecho a la autodeterminación, ve a Ucrania como una unidad económica y administrativa de la Gran Rusia, al igual que Stalin, y acusa al gobierno ucraniano con un presidente de origen judío de ser nazi. Los eslavófilos pueden aceptar sus puntos de vista, pero los que se llaman marxistas que subestimen el derecho a autodeterminación del pueblo ucraniano, solo para defender su tesis «anti-EEUU», esto es inaceptable. Tales personas no tienen cabida en el campo revolucionario internacionalista esto es inaceptable.

Se trata de un pueblo oprimido y explotado primero por el zarismo ruso; luego de un breve intervalo leninista-trotskista en el que adquirí el derecho a autodeterminación, por la burocracia estalinista; y ahora por el imperialismo y expansionismo ruso. Dividido ante todas estas presiones, buscó su independencia en el equilibrio entre las grandes potencias que la rodeaban. En los primeros años de la Revolución de Octubre, puso su esperanza en la revolución rusa que destruyó el zarismo y en el partido bolchevique, pero cuando las presiones aumentaron por la corrupción nacionalista del partido y del estado soviético por el estalinismo, fue empujado hacia la Alemania de Hitler, por lo que fue severamente castigado por Stalin. Es un pueblo que, a pesar de obtener la independencia virtual después de la disolución de la Unión Soviética, ha sido gobernado y explotado por los oligarcas rusos, y que, tras derrocar el poder prorruso con un levantamiento depositó su esperanza de conservar su soberanía en la cooperación con Occidente.

Actualmente, si no hubieran existido las presiones del chovinismo de la Gran Rusia, ¿podría el pueblo ucraniano tener alguna expectativa del imperialismo occidental? Si los partidos comunistas ruso y ucraniano reconocieran la plena independencia y soberanía de Ucrania y que esto solo puede lograrse a través de gobiernos obreros que se establezcan en estos países, ¿no preferirían los trabajadores ucranianos una alianza con el proletariado ruso? Es precisamente este vacío de liderazgo revolucionario lo que abre espacio para el imperialismo estadounidense en países dependientes. Quienes se definen como marxistas deberían primero abogar por el derecho a la autodeterminación del pueblo ucraniano, que llevó al poder a Zelensky con más del 70 por ciento de los votos, en lugar de acusarlos de ser prooccidentales.

Los que ven una guerra en Ucrania entre el imperialismo estadounidense, que parece apoyar la independencia de los ucranianos, y la Rusia “antiimperialista”, y evitan defender el derecho de Ucrania a la autodeterminación bajo esta sucia nube ideológica que crearon, cuando lleven estos argumentos a Irak y Siria, deberían considerar qué tipo de frente oportunista tomarán contra el pueblo kurdo; porque no será difícil predecir las consecuencias lógicas de sus posiciones en Kurdistán.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Salió la revista dedicada al tema ambiente
Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Angola: la Revolución Negra en Marcha (1977)
Malvinas, prueba de fuego
Perú: Dos estrategias - La rebelión campesina encabezada por Hugo Blanco y la polémica con el putschismo (1961-63)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

Cristina y su discurso ante la CTA Yasky

Cristina y su discurso ante la CTA …

22 Jun 2022 El Socialista N° 537

9 de julio marchamos a Plaza de Mayo / Contra el ajuste del gobierno y el FMI

9 de julio marchamos a Plaza de May…

22 Jun 2022 El Socialista N° 537

Por la Segunda Independencia y una Argentina Socialista

Por la Segunda Independencia y una …

22 Jun 2022 El Socialista N° 537