Aug 09, 2022 Last Updated 9:16 PM, Aug 8, 2022

Izquierda Socialista

Escribe José Castillo

Dos cuotas de 2.500 pesos, y ni siquiera para todos. Con esta migaja, el gobierno de Macri logró que la burocracia de la CGT termine de levantar el paro nacional con que había amenazado. Nada más lejos de las reales necesidades de los trabajadores.

El objetivo del gobierno de Macri era clarísimo: hacer desaparecer cualquier posibilidad de paro general o movilización ante la inminente reunión del G20. Las patronales le agregaban el planteo de que se pusiera un freno a la reapertura de las paritarias, temerosas de que se generalizara reclamos similares a lo que conquistaron camioneros, bancarios o petroleros, con aumentos cercanos a 40%. 

El ministro Dante Sica, encargado de la negociación, terminó acordando con la directiva de la CGT un bono de 5.000 pesos. Las patronales presionaron, adujeron que “muchos no lo iban a poder pagar” y lograron que incluso ese monto miserable sea dividido en cuotas y que se lo pueda diluir por diversos artilugios, de tal modo que ni siquiera lo cobrarán entero todos los trabajadores.

¿De qué se trata?

Será una “asignación no remunerativa”, o sea un pago en negro, que se pagará por única vez y no se tendrá en cuenta para el aguinaldo ni sumará aportes jubilatorios. Las empresas deberán abonarlo en dos cuotas de 2.500 pesos, una en diciembre y otra en febrero. Ya eso sólo, de por sí, refleja lo miserable del monto. Para compensar en un solo pago todo lo que perdió un trabajador del sector privado en promedio, el bono tendría que ser de 75.186 pesos (según un estudio del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas de la CTA). En el caso de los trabajadores del Estado, con salarios promedio menores, debería alcanzar los 57.470 pesos.

Pero eso no es lo peor. Una enorme masa de trabajadores ni siquiera llegará a cobrar los 5.000 pesos. El decreto del gobierno se encarga de precisarlo en detalle: para los trabajadores con una jornada de trabajo “inferior a la legal y convencional”, la asignación se abonará en forma proporcional. ¡O sea que aquellos que viven el drama de la subocupación y trabajan menos horas de las que les permitiría tener un sueldo completo, se verán castigados recibiendo apenas una parte del bono!

El decreto también señala que las empresas “en crisis o con declinación productiva” podrán pagar una suma menor y en mayor cantidad de cuotas. ¡Deja abierto a que montones de patronales aduzcan “que tienen problemas” para negarse a pagar el bono completo o dividirlo en infinitas cuotas que se comerá la inflación!

También podrá ser tomado a cuenta de futuros aumentos o incluido dentro de las cláusulas de revisión de las paritarias 2018. Esto quiere decir en concreto que, en el caso de las paritarias que se reabrieron, los aumentos otorgados “absorberán” partes del bono. Así, por ejemplo, en el gremio de Comercio, donde el salario inicial pasó en octubre de 19.747 a 21.464 pesos, este aumento se descontará del bono. Así, ese trabajador cobrará dos cuotas de apenas 783 pesos en diciembre y febrero respectivamente.

Con respecto a los estatales, no lo percibirán los trabajadores de las empresas o entes públicos (como YPF, Aerolíneas o Telam) ni los docentes y no docentes de las universidades nacionales, el personal de seguridad y defensa, los judiciales y los trabajadores del Congreso. Quedarían por fuera también, dependiendo de negociaciones en cada distrito, todos los empleados de las provincias y municipios. Los trabajadores rurales, uno de los gremios peor pagos del país, no lo cobrarán, como tampoco el servicio doméstico. A esto hay que sumarle que no recibirán un peso los casi dos millones de trabajadores públicos y privados que figuran como “monotributistas” y autónomos. Y, por supuesto, los cuatro millones de trabajadores en negro.

Los salarios pierden por goleada frente a la inflación

Apenas un puñado de gremios (como los ya citados camioneros, bancarios y petroleros) llegará con la reapertura de paritarias a un aumento de 40% en todo 2018. Aún ellos perderán más de un 5% con respecto a la inflación. Pero el 75% de los gremios no actualizó paritarias. Muchos de ellos están con aumentos que alcanzan apenas al 25%. Y todavía hay algunos que siguen con el 15% negociado a principios de año.

La inflación pulverizó los salarios. El bono negociado entre el gobierno nacional, la CGT y las patronales no sirve para nada. Es una auténtica burla. Hay que exigir un real aumento de emergencia para recuperar lo perdido y la reapertura inmediata de todas las paritarias, para que se establezca aumentos que se reajusten mensualmente por la inflación. Llevar adelante este reclamo requiere, más que nunca, que exijamos la realización de un paro nacional de 48 horas, con movilización a Plaza de Mayo, como parte de un plan de lucha contra el ajuste de Macri, el FMI y los gobernadores.

Tags

Escribe José Castillo

El mismo decreto que instaura el bono, establece que las empresas que despidan sin causa hasta el 31 de marzo de 2019 deberán comunicarlo al Ministerio de Producción 10 días antes. Que quede claro: no se suspende o deja sin efecto el despido, sino simplemente se pasa a “considerar las condiciones en que se llevará a cabo la futura extinción”. Es menos incluso que el compromiso de no despedir firmado con las empresas, y que estas incumplieron en 2016. Un auténtico “saludo a la bandera”. Volvemos a insistir con el proyecto que el Frente de Izquierda presentó repetidamente en el Congreso Nacional y en varias legislaturas provinciales: hay que prohibir por ley los despidos y suspensiones, y establecer que toda empresa que viole esta disposición será inmediatamente expropiada y pasará a ser gestionada por sus propios trabajadores.

Tags

Escribe José Castillo

“El bono aleja la posibilidad del paro”, dejo Héctor Daer al finalizar la reunión del Consejo Directivo de la CGT. Carlos Acuña, el otro miembro del dúo dirigente, agregó: “Nunca dijimos que íbamos a hacer paro. Prefiero que los trabajadores tengamos 5.000 pesos más. Tenemos todo el tiempo del mundo para hacer paro” (declaraciones a Radio con Vos).

La burocracia cegetista es plenamente funcional a lo que necesita el gobierno: tener despejado de conflictos el horizonte para cuando comience la cumbre de presidentes de fines de noviembre. Para que no quede ninguna duda, así lo tituló el viernes 9 el Cronista: “el bono le da respiro a Macri, que se enfocará ahora en la cumbre del G20”.

Tags

Escribe Martín Fú

La semana pasada los trabajadores de la empresa de aeronavegación estatal llevaron adelante una jornada de asamblea de todos los sectores, con cancelación de servicios, en reclamo de salarios adeudados, el incumplimiento del pago estipulado por la cláusula gatillo firmada en el último acuerdo paritario y un eventual congelamiento de salarios al negarse la empresa a acordar una nueva paritaria.

Todo esto fue nuevamente aprovechado por el gobierno para atacar a la empresa de bandera y a sus trabajadores. El ministro Dietrich fue el primero: “El Gobierno argentino hace un gran esfuerzo para acompañar en este momento a Aerolíneas Argentinas, cuyos números están en rojo, como siempre en los últimos años.” (Perfil, 8 de noviembre). Mauricio Macri fue más a fondo, dejando entrever su interés privatista al asegurar que “no es justo que el 95 por ciento de los argentinos que no usan los aviones tengan que pagar para que Aerolíneas funcione. Todas las demás líneas aéreas no requieren que un gobierno les ponga plata”.(Cronista,11/8). Esta última referencia del presidente es hacia las recién llegadas lowcost y es falsa.

Córdoba subsidia a Fly Bondi y a Norwegian, pagando el 20% de los salarios más adicional por capacitación. Tucumán hace lo mismo con Avianca, y hasta le garantiza la ocupación de los vuelos en un 65%, que paga el gobierno provincial. Y el Estado nacional tiene un régimen preferencial para estas empresas, facilitándole sus rutas aéreas en detrimento de Aerolíneas.

El gobierno busca debilitar y vaciar Aerolíneas Argentinas, quitándole rutas estratégicas como Barcelona en favor de las lowcost. Seguiremos peleando y exigiendo que se le pague lo que corresponde a los trabajadores de Aerolíneas Argentinas, al mismo tiempo que luchamos por una una aerolínea 100% estatal administrada por sus trabajadores.

Tags

Escribe Reynaldo Saccone Ex presidente de Cicop

Bajo el impiadoso sol de la tarde del viernes 9 de noviembre, miles de hombres y mujeres de blanco llenaban la Plaza Congreso. La sensación térmica, bien por arriba de los 30° , parecía acompañar la indignada multitud, que cantaba exigiendo el reconocimiento de la enfermería como una profesión. Una rebelión espontánea y autoconvocada de los más explotados del sistema de salud se inició. El 21 de noviembre habrá una nueva concentración y paro nacional. Comenzó la autoorganización con la unidad basada en asambleas de hospitales y la coordinación.

¿Qué había pasado? La modificación de la carrera profesional de salud de la Ciudad de Buenos Aires, aprobada en un trámite exprés por la Legislatura, actualizó dramáticamente una situación de injusticia vivida por la enfermería porteña junto a otras profesiones como la instrumentación quirúrgica y la licenciatura en bioimágenes: su permanente exclusión como profesionales de la salud. Confinados al escalafón general de la Ciudad, tienen menos salario, más horas de trabajo, extensión horaria a menor valor que horas extras, imposibilidad de gozar de la licencia por estrés y bloqueo del pase automático a la carrera una vez obtenida la licenciatura universitaria. Asimismo, la reducción de la currícula de la Escuela de Enfermería Cecilia Grierson intenta descalificar la profesión y hacer inalcanzable la licenciatura.

Los miles presentes en el Congreso se habían autoconvocados de boca en boca y a través de las redes. Desbordada la burocracia de Sutecba por los trabajadores del sector público de la CABA, la presencia en la concentración de varias clínicas privadas e incluso de la provincia de Buenos Aires plantea la posibilidad de una extensión mayor.

La lista de oradores fue coordinada por el representante de ATE del hospital Durand y el de la Aecaf (Asociación de Enfermería de Capital Federal) no porque se los hubiera elegido sino gracias a que habían llevado un equipo de sonido. Los oradores que denunciaban la complicidad de los dirigentes de Sutecba con el Gobierno de la Ciudad eran ovacionados. El rechazo a los gremios fue tal que en varios hospitales los activistas no usaron los micros que Sutecba había puesto a disposición para concurrir al Congreso. Finalmente se decidió por aclamación una nueva concentración y paro nacional el 21 de noviembre.

Hubo una segunda parte en la Plaza de Mayo, adonde llegó la columna de manifestantes. La combativa junta interna de ATE del Hospital Garrahan, equipo de sonido mediante, daba la palabra. Las intervenciones se centraron, ahora, en la continuidad de la lucha y la autoorganización por establecimiento. Asambleas y elección de representantes con mandato proponían los oradores. Desde el Garrahan se convocó a una reunión de los delegados elegidos por estas asambleas el martes 13 de noviembre.

Esta movilización, que recién comienza, necesita para triunfar la construcción de la unidad y la coordinación basadas en las asambleas de hospitales. Es ahí donde está la fuerza de esta gran lucha. En ellas se podrán votar las medidas que la base decida y exigir a los sindicatos que se pongan a disposición de la lucha. Vamos a un gran paro nacional y movilización el 21.

 


Por una jornada nacional de lucha de enfermería el 21/11

“El ataque a la enfermería es un ataque a la salud pública… en Jujuy, Chaco, en Tucumán la amenaza de eliminar las escuelas de enfermería, la intención de eliminar la categoría profesional… Denunciamos que en todo el país se avanza sobre conquistas históricas de la enfermería…Los enfermeros tucumanos nos solidarizamos con nuestros compañeros de CABA… Por una jornada nacional de lucha enfermera… ” Cristian Luna, secretario general del Sindicato Tucumano de Enfermería (SITE). Al finalizar la movilización se le puso fecha al paro nacional para el miércoles 21 de noviembre.

Tags
Salió la revista dedicada al tema ambiente
Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Actualización del Programa de Transición - Nahuel Moreno - 1980
Aparece una nueva direccion (1981)
Dos métodos frente a la revolución latinoamericana (1964)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

Marcha jueves 28/7 / ¡Todo el apoyo a la lucha de la Unidad Piquetera!

Marcha jueves 28/7 / ¡Todo el apoy…

27 Jul 2022 COMUNICADOS DE PRENSA

Diputado Giordano sobre Sergio Massa / “Más ajuste, tarifazos y pagos al FMI”

Diputado Giordano sobre Sergio Mass…

04 Ago 2022 COMUNICADOS DE PRENSA

Acto en apoyo a la resistencia ucraniana / ¡Fuera las tropas rusas de Ucrania!

Acto en apoyo a la resistencia ucra…

24 Jul 2022 COMUNICADOS DE PRENSA

Acto en apoyo a la resistencia ucraniana / ¡Fuera las tropas rusas de Ucrania!

Acto en apoyo a la resistencia ucra…

01 Ago 2022 COMUNICADOS DE PRENSA

Las “nuevas” medidas anunciadas / Más ajuste y sometimiento

Las “nuevas” medidas anunciadas…

04 Ago 2022 El Socialista N° 541