May 23, 2024 Last Updated 9:06 PM, May 23, 2024


Escribe Pili Barbas, dirigenta JIS nacional y candidata a legisladora porteña Izquierda Socialista/FIT Unidad

El 16 de septiembre de 1976 en La Plata y días posteriores, la dictadura cívico eclesiástica y militar secuestró y torturó a Francisco López Muntaner, María Claudia Falcone, Claudio de Acha, Horacio Ángel Ungaro, Daniel Alberto Racero, María Clara Ciocchini, Pablo Díaz, Patricia Miranda, Gustavo Calotti y Emilce Moler; diez estudiantes secundaries que habían sido parte de las enormes luchas en 1975 por la implementación del boleto estudiantil.

En un nuevo aniversario de uno de los momentos más oscuros para el movimiento estudiantil, donde la dictadura intentó aplacar a una juventud luchadora, la memoria de les compañeres y su lucha tiene que estar más vigente y latente que nunca en defensa de la educación pública y por todos los derechos que nos faltan. En tiempos en donde avanzan discursos de derecha y negacionistas de ese horror, de la mano de Villarruel candidata a vicepresidenta de Milei, no podemos perder esa chispa de lucha, ni permitir que avancen esos espacios que quieren arrancar nuestros derechos.

Las nuevas generaciones tenemos que levantar su memoria y seguir impulsando cada pelea en defensa de la educación pública y de calidad. 

En estos 40 años de democracia, los gobiernos tanto peronistas como radicales desfinanciaron la educación pública.  Estudiantes universitaries y terciariaries de varias partes del país seguimos peleando por la conquista del boleto educativo a nivel nacional, así como también por condiciones dignas para poder estudiar y becas integrales.

Sin dudas el desafío por conquistar una educación  pública donde todes les trabajadores puedan acceder a ella sigue siendo una pelea abierta. Responsabilizado y luchando contra los gobiernos patronales, tanto de Unión por la Patria como Juntos por el Cambio, por seguir priorizando el pago al FMI a costa de nuestro futuro.

Las burocracias estudiantiles en manos de la Franja Morada (UCR) y el peronismo tienen que salir de su quietud y enfrentar el ajuste llamando a movilizar al estudiantado. 

Desde la Juventud de Izquierda Socialista (JIS), seguiremos peleando en las calles e impulsando espacios de lucha del movimiento estudiantil en todo el país, levantando la  bandera de lucha de les compañeres.

Seguimos recordando a esos jóvenes que  enfrentaron a la dictadura: para que haya verdad y justicia se tienen que abrir los archivos de la dictadura. Seguimos exigiendo cárcel común para los genocidas y peleando contra el beneficio de las prisiones domiciliarias. Por eso este 16 de septiembre nos movilizamos en todo el país.

¡Compañeres detenides desaparecides en la Noche de los Lápices ¡Presentes ahora y siempre!

Implementación ya del boleto gratuito estudiantil en todo el país.

Los lápices siguen escribiendo y en pié de lucha en defensa de la educación pública.

 

*foto de portada. El 60% de la juventud de menos de veinticinco años no tiene trabajo registrado y reclama por sus derechos


Escribe Pili Barbas, secretaria ejecutiva de la FUA y dirigenta nacional de la JIS

Una gran parte de la juventud en las PASO canalizó equivocadamente su voto bronca contra los que nos gobernaron hacia el ultraderechista Milei.

El resultado de las PASO generó un cambio político importante en nuestro país. La bronca, la decepción y el cansancio generado por el gobierno de Alberto Fernandez, Cristina Kirchner y Massa, sumado al desastre del gobierno de Juntos por el Cambio de Macri, provocó que miles de jóvenes optarán por una  variante ultraderechista como es Javier Milei como salida electoral. Sin dudas el voto a los libertarios no es meramente juvenil, sin embargo ahí está una buena parte de su caudal. Con un discurso engañoso, de soluciones mágicas, pregonando como “lo nuevo” y “anticasta”, contra el Estado, y todo lo que se denomina del orden de lo público, canalizó un gran voto castigo, que se monta sobre el avance de espacios derechistas en Argentina como en otros lados del mundo.

Es cierto que para nosotrxs, las políticas de profundización del ajuste que ejercieron tanto el gobierno peronista de Unión por la Patria, como Juntos por el Cambio, en pos de seguir pagando la deuda externa, han pulverizado las expectativas de un futuro. Es que al vaciamiento presupuestario educativo, hay que sumarle la precarización en los puestos laborales a los que podemos acceder. Donde el 60% de lxs jóvenes de menos de veinticinco años no tienen un trabajo registrado. Si a esto le sumamos el ajuste presupuestario en salud y vivienda, o que la semana pasada se dejó correr desde el peronismo, la ley impulsada por Juntos por el Cambio para alquileres, donde otra vez lxs más perjudicadxs somos lxs jóvenes que no contamos con casa propia y se nos hace casi imposible poder alquilar, el combo es fatal.  

Mientras tanto las burocracias sindicales y estudiantiles dejan correr el ajuste, sin organizar un plan de lucha, lo que sigue apuntalando la idea de que la salida es individual y fomenta a las opciones derechistas como alternativas.

La realidad en la que estamos inmersos, no nos tiene que hacer perder el foco a la juventud de cual es realmente el cambio de fondo que se necesita para que podamos salir de la crisis.
Las políticas ultraderechistas de Milei, no vienen a solucionar ni la inflación, ni a conseguirnos mejores condiciones laborales o más puestos de trabajo, ni a que podamos acceder a las mejores universidades o terciarios según nuestra elección mediante “los vouchers”. Su plan motosierra puede provocar un incremento sin precedentes de la crisis económica y políticas represivas. Sus políticas de libre mercado,  no son para beneficiarnos a nosotrxs, sino a los grandes empresarios. La educación dejará de ser pública para ser regulada de manera privada mediante “vouchers”, lo que en todos los países que se aplicó generó una brecha enorme entre les que tienen plata y pueden acceder y les que no. La salida no es como plantea Milei la quitar derechos con la excusa de que no funcionan como deberían. Sino es al revés, es poner más presupuesto para que por ejemplo la educación pública y gratuita, que es una conquista de la luchas de docentes y estudiantes, tengamos condiciones dignas de cursada y trabajo, becas que permitan un mejor acceso y mejores salarios que impacten directamente sobre el mejoramiento del sistema público.

Desde la Juventud de Izquierda Socialista (JIS), planteamos que la única alternativa que tenemos como jóvenes ante el desastre al que nos llevan los gobiernos patronales es por izquierda. Con un plan económico alternativo como el que plantea el Frente de Izquierda Unidad. Con una primera medida de fondo que es dejar de pagarle al FMI, y que toda esa plata vaya para educación, salud y vivienda. Tenemos que nacionalizar la banca y el comercio exterior. Crear nuevos puestos de trabajo genuinos donde los salarios sean igual a la canasta familiar. Se tiene que votar una ley con el impuesto a la vivienda ociosa y crear nuevas viviendas. Se tiene que financiar nuestra educación pública, con condiciones edilicias de cursada, becas integrales y boleto educativo nacional. Esa es la única alternativa para las mujeres, disidencias y juventud.

¿Y cómo nos organizamos en el movimiento estudiantil?

Ante el resultado de las PASO, como estudiantes de la universidad, terciarios y secundarios públicos, se nos plantea como desafío poder salir a defender nuestra educación al mismo tiempo que seguimos peleando por todo lo que nos falta. Las conducciones burocráticas en manos de la Franja Morada (FUA, FUBA) y cientos de centros de estudiantes, así como las conducciones peronistas (FULP) y centros de estudiantes, tienen que salir de su inmovilismo y convocar asambleas y un plan de lucha nacional. Desde la JIS seguiremos impulsando espacios democráticos del movimiento estudiantil para organizarnos.


Escribe Pili Barbas, Vocal Federación Universitaria Argentina y precandidata a Legisladora porteña de Izquierda Socialista/ FIT Unidad

La semana pasada nos hicimos eco de la nefasta declaración de la precandidata a presidenta Patricia Bullrich respecto a la educación pública. Con un claro discurso xenofobico al estilo Javier Milei, dijo que el problema en Argentina respecto a la universidad pública es que el 50% de les estudiantes son extranjeres. Nada más fuera de la realidad, cuando los índices dan que son apenas el 4%. Esta declaración de Bullrich no solo fomenta un discurso xenofobico muy grave, sino que corre el eje del verdadero problema que tiene la educación pública en Argentina que es el recorte presupuestario que el gobierno peronista de Fernández, Cristina y Massa vienen impulsando. Bullrich defiende un modelo privatista de la educación, para que deje de ser un derecho y pase a ser un privilegio al que puedan acceder solo los ricos. El espacio político patronal del que forma parte, Juntos por el Cambio, en la Ciudad de Buenos Aires con Larreta y Acuña a la cabeza viene desarrollando un ataque tremendo a la educación pública, vaciando las escuelas de presupuesto, persiguiendo a les docentes que luchan por salario (como lo hacen con Jorge Adaro) e impulsando el cierre de profesorados. Por eso, tanto Bullrich y Larreta como Milei solo buscan destruir la educación pública.

Pero desde la Juventud de Izquierda Socialista en las listas del Frente de Izquierda Unidad, que llevamos a Myriam Bregman como precandidata a presidenta, tenemos un planteo totalmente opuesto para defender la educación pública.

Responsabilizamos al gobierno peronista nacional que tiene a Massa como ministro de Economía de acordar con el FMI y priorizar el pago de la deuda externa en vez de que esa plata vaya para educación.

Para nosotres, esa plata tiene que ir para garantizar condiciones de cursadas dignas, becas integrales, boleto educativo a nivel nacional y salarios acorde a la canasta familiar para nuestres docentes y nodocentes. Queremos que se financie la educación pública y se deje de poner plata en las escuelas privadas.

Por eso llevamos en nuestras listas a compañeres que son defensores de la educación pública y son parte de las peleas contra  el ajuste del gobierno del Frente de Todos y Juntos por el Cambio. En la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Adaro de Ademys como jefe de gobierno, en Neuquén con Angélica Lagunas de ATEN capital, en provincia de Buenos Aires con Graciela Calderón del Suteba Multicolor de La Matanza.

La única salida para que les trabajadores y la juventud accedamos a una educación pública científica, laica y de calidad es apostar por fortalecer la unidad de la izquierda con la lista A 136 en todo el país.


Escribe Pili Barbas, dirigenta nacional de la JIS

Necesitamos asambleas estudiantiles en todas las facultades para frenar el avance antidemocrático de la Franja Morada/Nuevo Espacio (UCR/Lousteau) y la UES (peronistas).

A fin del año pasado, sin tiempo de convocatoria, la Franja Morada llamó a un Congreso Extraordinario de la FUBA para reformar su estatuto.

En ese Congreso, vaciado completamente de participación estudiantil, la Franja/Nuevo Espacio como conducción de la Federación junto con la UES, sin contar con les delegades necesarios para hacer una reforma, cambiaron el estatuto para que las elecciones sean cada dos años pegadas a las elecciones obligatorias de Consejo Directivo. De esta forma las elecciones serían siempre organizadas por las autoridades (radicales y peronistas) imponiendo sus condiciones a las elecciones de centros.

Un atropello sin precedentes  al derecho de les estudiantes de poder elegir todos los años quíenes serán nuestros representantes en la Federación y en los Centros Estudiantes. Desde la Juventud de Izquierda Socialista (JIS) denunciamos este Congreso fraudulento y nos posicionamos votando en contra de la reforma del estatuto, que fue un ataque a la democracia estudiantil.

Con el comienzo de este año, les estudiantes de la UBA nos encontramos con las consecuencias  del recorte educativo del presupuesto del 15% acordado tanto por el Frente de Todos como Juntos por el Cambio. Problemas edilicios, falta de aulas y horarios para cursar, recorte de becas y la falta de nuestro boleto educativo son solo algunas de las problemáticas con las que nos encontramos día a día en las facultades. Además, nuestres docentes y no docentes vienen llevando adelante un plan de lucha por salarios y reconocimiento de la obra social Dosuba cuando sean jubilades.

En ese marco, la semana pasada de manera escandalosa la Franja Morada/Nuevo Espacio y la UES llamaron de un dia para otro a Comisiones Directivas en los centros de estudiantes donde son conducción, para reformar el estatuto de los centros (como hicieron con la FUBA) y cancelar las elecciones estudiantiles de este año.

En la Facultad de Derecho donde se convocó a una asamblea, llevaron a una patota para no permitir que les estudiantes puedan ingresar a la misma para rechazar este avance antidemocrático.
Mientras tanto, en las facultades donde dirige La Cámpora, Movimento Evita, Patria Grande (Exactas y Filo) y el Partido Obrero (Farmacia y Veterinarias) sigue sin llamarse a elecciones y sin convocar ninguna instancia de organización estudiantil, siendo cómplices de esta maniobra.

Desde la JIS creemos que hay que organizar un plan de lucha en todas las facultades, convocando a asambleas para que el conjunto de les estudiantes frenemos este ataque antidemocrático.

En ese sentido, nos parece que es necesaria la mayor unidad para luchar. Llamamos a les compañeres de PTS  a dejar el sectarismo convocando acciones aisladas y negándose a la coordinación. Este contexto no requiere de autoproclamación, sino de que todas las organizaciones salgamos como un solo puño para movilizar al conjunto del estudiantado, que es la única manera de frenar este atropello.





Escribe Pili Barbas, dirigenta nacional de la JIS

El comienzo del primer cuatrimestre nos encontró a les estudiantes con mayores dificultades para cursar, producto de un mayor recorte en educación. Por eso desde la Juventud de Izquierda Socialista (JIS) impulsamos la organización estudiantil independiente de los gobiernos y de las autoridades para frenar el ajuste en curso y que se garantice nuestro derecho a estudiar.

El recorte presupuestario del 15% en educación para este 2023, que se aprobó el año pasado en el Congreso con los votos de les diputades tanto del Frente de Todos como de Juntos por el Cambio, se ve reflejado en nuestras instituciones apenas comenzamos las clases. Aulas llenas, edificios que se caen a pedazos y pocos horarios de cursada. Cada vez es más difícil para nosotres poder mantener una cursada digna y terminar nuestros estudios. Desde el año pasado, cuando el ministro de Educación Jaime Perczyk había anunciado junto a Massa el presupuesto de este año, era claro que se iban profundizar los problemas para poder estudiar. Sin embargo, ni el año pasado ni este 2023 las conducciones de los Centros de Estudiantes y las Federaciones estudiantiles hicieron algo para frenar semejante atropello a la educación pública. El ajuste educativo, la carestía de vida, la crisis económica y la  inflación hacen imposible que les jóvenes, que hacemos malabares para poder llegar a fin de mes, podamos mantener la cursada y continuar con nuestros estudios.

El superministro Massa en febrero dio un aumento solo del 22% de la beca Progresar, que llegó a 9.000 pesos. Parece un chiste de mal gusto para miles de estudiantes que solo cuentan con ese ingreso. A esta situación se suma que en el AMBA el primero de abril se anunció una nueva suba del 6,6% en el transporte público, lo que nos golpea al conjunto de les  trabajadores y especialmente en la juventud. Porque somos quienes vamos a  estudiar en bondi, en subte o en tren sin contar con el boleto educativo en la mayoría de las ciudades del país. Se trata de una demanda histórica del movimiento estudiantil por la cual seguimos luchando. Si a esto agregamos la inflación que aumenta mes a mes y los  precios de los alimentos, se hace muy difícil poder pagar un menú saludable, mientras en gran parte de las universidades y los terciarios no contamos con comedores estudiantiles. Ni hablar  del irrisorio precio de los alquileres para poder vivir en la ciudad o localidad en la que estudiamos. Todo esto es un ataque directo a los derechos estudiantiles que son básicos para la defensa de la educación pública.

Estudiantes, docentes y no docentes unides contra el ajuste

Este recorte no nos pega solo a nosotres. Les docentes organizades en Conadu Histórica desde el comienzo de año están sosteniendo un plan de lucha por aumento salarial, mientras el gobierno nacional, con oídos sordos al reclamo, les ofrece una miseria. Así, la semana próxima del 17 de abril se desarrollará la tercera semana de paro nacional de docentes universitaries.

En la Universidad de Buenos Aires se suma que en el Consejo Superior, organismo integrado por les decanes y les consejeres (estudiantiles y docentes), en diciembre del año pasado se votó que docentes y no docentes se quedarán sin la obra social Dosuba cuando se jubilen y entonces pasarán a depender del PAMI.

En ese marco, las burocracias estudiantiles en manos de la Franja Morada (UCR) y el peronismo/ kirchnerismo en conducciones de Centros de estudiantes y Federaciones son cómplices de dejar pasar este ahogo presupuestario, sin organizar a les estudiantes por un plan de lucha que logre frenarlo. Esto lo demostró la semana pasada el congreso de la Federación universitaria de La Plata (FULP) convocado sin participación estudiantil y solo al servicio de defender al gobierno  nacional.

Desde la JIS denunciamos las políticas de ajuste del gobierno de Alberto Fernández, Cristina y Massa, que en vez de poner la plata al servicio de que les jóvenes podamos estudiar priorizan el acuerdo con el FMI, que recorta los salarios de nuestros docentes y no docentes junto a  todos sus derechos laborales. Te invitamos a organizarte con nosotres para pelear por presupuesto para las universidades y terciarios. Por cada uno de  nuestros derechos estudiantiles, por condiciones dignas de cursada, por becas integrales y por el reclamo histórico del boleto educativo nacional. Desde la JIS acompañamos la lucha de docentes y no docentes en defensa de la educación pública para les trabajadores.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa