Jun 15, 2024 Last Updated 2:03 AM, Jun 15, 2024

¿El problema es “el Estado”?


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo por Izquierda Socialista/FIT Unidad

Milei archivó la palabra casta para decir ahora que al brutal ajuste lo va a pagar “el Estado”, es decir, el pueblo trabajador. De esta manera la ultraderecha quiere hacer creer que el denominado “gasto del Estado” sería el que nos impide salir adelante, justificando de esta manera el plan motosierra antipopular, con un recorte de cinco puntos del PBI, alrededor de 25.000 millones de dólares.
Milei da la idea que en Argentina sería todo estatal, cuando pasa lo contrario. Lo mismo dijo en los años ´90 el gobierno peronista de Carlos Menem (el que reivindica Milei): que las empresas del Estado “daban pérdidas”, había que venderlas, con eso se iba a pagar la deuda externa, iban a venir inversiones extranjeras y nos íbamos a salvar. Ocurrió lo opuesto.

Con el argumento de que había “un Estado grande e ineficiente”, se remataron a precio vil todas las empresas estatales estratégicas. Argentina privatizó los ferrocarriles, los teléfonos, las empresas de luz, el gas y petróleo (YPF), las jubilaciones, Aerolíneas, Empresa Líneas Marítimas Argentinas (ELMA), el Correo, la siderúrgica Somisa, los puertos y aeropuertos, mientras se mantuvo en el campo privado el comercio exterior (vehículo de fuga de capitales y maniobras evasoras por parte de transnacionales como Cargill y Bunge), la banca siempre fue privada (nacional y extranjera), lo mismo pasa con los grandes empresarios. ¿De qué “estado feroz” habla?

Estas políticas de ajuste y privatizaciones generaron miles de despidos, cierre de empresas y el remate del patrimonio nacional, mientras la deuda externa creció el doble (pasando de 65.300 millones de dólares a 121.877 millones), además de que se redobló el saqueo y la contaminación con la megaminería.

Dicen que “el Estado gasta mucho”, llevando a la creencia, por ejemplo, que los planes sociales serían el gran problema. Lo que ocultan es que para programas sociales (Potenciar Trabajo, Tarjeta Alimentar, Becas Progresar, etcétera) se destina solo el 2% del PBI (Producto Bruto Interno). En todo caso la pregunta sería por qué hay planes sociales y no trabajo genuino. Precisamente porque a la clase capitalista y a los gobiernos patronales de turno no les interesa.

También se decía que si se flexibilizan las leyes laborales iba a haber más empleo “privado”. Pero no lo hubo. Lo que hubo fue una mayor súper explotación obrera. Porque precisamente bajo este capitalismo parasitario, cada beneficio que se les otorga a las grandes patronales no redunda en más fábricas o puestos de trabajo, sino en más ganancias privadas que después llevan a los paraísos fiscales.

La extrema derecha considera un “gasto” a las jubilaciones (aunque sean de indigencia), a los salarios de la docencia y la salud pública, la construcción de una obra en un barrio o lo que se destina a ciencia y tecnología. Pero el verdadero “gasto” lo representa una deuda usurera y fraudulenta (la partida que más crece año tras año en los presupuestos que se votan en el Congreso) y los enormes beneficios, exenciones y subsidios de las que gozan los grandes grupos económicos, privatizadas y multinacionales.

También se dice que estamos mal porque se agobia a los grandes empresarios con altos impuestos. Mentira. En Argentina es donde menos pagan. “En los países de la OCDE pagan el 8% del PBI por el impuesto a las Ganancias, mientras que en Argentina solo el 2%”. Y evaden a más no poder. “El nivel de evasión del IVA llega al 54% y es más marcado en la construcción (74%), el agro (78%) y la minería (64%)” (Clarín, 3/12).

Es una gran mentira que el Estado es el gran problema. Pasa que la palabra Estado bajo el gobierno peronista, fue bastardeada. Un gobierno que habló de “Estado presente”, mientras nos llevó a un verdadero desastre. Milei usa esto, para justificar su política de shock de despidos, inflación y más sometimiento como algo “inevitable”, con el objetivo de seguir esquilmando los presupuestos de salud, educación y vivienda, entre otros.

En contra de las políticas ultraderechistas y el verso del capitalismo con un supuesto “Estado presente” beneficioso (socio del gran capital y el FMI), la salida pasa por emprender un camino opuesto. Por romper con el FMI, imponer un fuerte impuesto a los de arriba, nacionalizar la banca y el comercio exterior, reestatizar las privatizadas bajo control de trabajadores y usuarios, lo cual permitiría poner toda la riqueza nacional de manera planificada, para implementar un plan económico obrero y popular que combata de raíz los males capitalistas, como postulamos desde Izquierda Socialista y el FIT Unidad.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos