Feb 24, 2024 Last Updated 4:06 AM, Feb 24, 2024

Las nuevas medidas / Massa busca disimular el ajuste actual y el que se viene

Publicado en El Socialista N° 569

Escribe Mariano Barba

La caída electoral de Unión por la Patria a los porcentajes más bajos de la historia del peronismo es consecuencia de una inflación galopante y una pobreza creciente. A pocos días de las PASO, el gobierno lanzó dos medidas económicas buscando recuperar para Massa el voto de un sector de los trabajadores y sectores populares que le dieron la espalda.

Al otro día de las PASO el gobierno ejecutó una de las exigencias del FMI devaluando el peso en un 22%, lo que provocó un nuevo salto inflacionario. La inflación del 12,4% de agosto, y otro tanto que se avecina para septiembre, encendieron la luz roja, acrecentando la bronca popular. Ahora el ministro-candidato Sergio Massa lanzó dos medidas económicas muy publicitadas: el reintegro del IVA a productos de la canasta familiar por hasta 18.800 pesos mensuales, y la suba del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias para los trabajadores, y sobre el pucho, su eliminación por ley. Es indisimulable que se trata de medidas electoralistas e insuficientes.

Por supuesto que son un alivio para un sector de la clase trabajadora. Siempre dijimos que el salario no es ganancia y reclamamos la derogación de ese impuesto. Era indignante que trabajadoras y trabajadores que ganaban apenas un poco más que la canasta familiar, en muchos casos sumando horas extras o jornadas de fin de semana, o docentes con doble o triple turno, se encontraran con esos descuentos en sus recibos de sueldo. Del mismo modo, siempre exigimos que se derogara el IVA a los artículos de la canasta familiar. Se lo hace sólo en parte, hasta 18.800 pesos. Ahora Massa le suma un bono en dos pagos de 47.000 pesos cada uno para los que no tienen ningún otro ingreso.

Lo decimos con claridad. No alcanza. No llega a cubrir lo que se perdió con este último salto inflacionario. Ni que hablar si calculamos lo que llevan perdiendo las y los trabajadores en los últimos años. Los precios están por las nubes y el costo de la canasta familiar, calculado por los trabajadores de ATE-Indec, asciende a 436.602 pesos. Canasta familiar que no alcanzan a cubrir los trabajadores en negro, ni los precarizados sin derechos legales, ni la inmensa mayoría de los trabajadores bajo convenio.

Además estas medidas tienen patas cortas. Massa le dice a quien quiera escucharlo que continuará con el acuerdo con el FMI. Más aún, ha dicho que una de sus prioridades, si gana las elecciones, es pagar la deuda con el Fondo. Es un secreto a voces que, prácticamente al día siguiente de que se haya definido quién será el nuevo presidente, habrá una nueva devaluación, y como consecuencia un nuevo guadañazo al salario. El presupuesto 2024, presentado cumpliendo lo reclamado con el FMI, ya preanuncia el ajuste que se viene.

Votar al Frente Izquierda para enfrentar el ajuste

Decimos con claridad que estas medidas son una concesión para calmar la bronca popular por la inflación y el avance de la pobreza. Son electoralistas e insuficientes. Cubren apenas un poco de lo perdido en estos cuatro años de gobierno peronista que generó una caída del 27 % del poder adquisitivo del salario. Buscan ganar algunos votos de los millones de desencantados con el gobierno peronista para, apenas terminen las elecciones, redoblar con más fuerza el nuevo plan de ajuste y saqueo.

Desde el Frente de Izquierda venimos participando en las luchas contra el ajuste nacional y provincial, como lo hicimos en Jujuy contra reforma del radical Morales y el peronismo, y también denunciamos hasta el cansancio que las políticas del actual gobierno son una continuidad del ajuste de Macri, empezando por el pacto con el FMI firmado por Massa y el propio macrismo el año pasado. Denunciamos que el ajuste se seguirá profundizando con el pago de la deuda externa y la inflación, pulverizando salarios, jubilaciones y planes sociales. Solo desde el Frente de Izquierda lo decimos y, alternativamente, proponemos un plan obrero y popular opuesto totalmente al que seguirá aplicando el venidero gobierno, sea encabezado por Massa, el ultraderechista de Milei o Bullrich. Lo particular de estas elecciones de octubre es que de los cinco candidatos a presidente, cuatro de ellos coinciden en seguir pagando al FMI y ajustando, mientras desde el FIT Unidad llamamos a romper con el Fondo y dejar de pagar la deuda; ahí está el dinero para empezar a resolver las más urgentes necesidades populares. También exigimos el congelamiento de las tarifas de todos los servicios públicos que volverán a escalar abruptamente después del 10 de diciembre.

La burocracia sindical de la CGT, que avaló día a día el ajuste y la caída salarial de este gobierno, organiza actos para apoyar activamente la candidatura al ajustador de Massa, mientras en el Frente de Izquierda vamos con la candidatura presidencial de Myriam Bregman y Nicolás del Caño, con el “Pollo” Sobrero a gobernador en la provincia de Buenos Aires y con todas las candidaturas de luchadores a lo largo y ancho del país, entre ellos muchos de los principales referentes del sindicalismo combativo que diariamente enfrentan los planes de ajuste. Si querés enfrentar el ajuste, lucha y vota al Frente de Izquierda para fortalecer la única alternativa que te propone cambios de fondo y darle continuidad en las calles a esta pelea que, sin dudas, se profundizará en el futuro inmediato.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa