Feb 24, 2024 Last Updated 4:06 AM, Feb 24, 2024

Ecuador: un país carísimo, lleno de pobres y en crisis permanente

Escribe José Castillo

La lista de países que dolarizaron su economía es la siguiente: Ecuador, El Salvador y Panamá en América Latina, a la que hay que sumarle Montenegro, Palaus, Kosovo, Islas Marshall, Micronesia, Timor Oriental, Bonaire, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas e Isla de Saba.

Como vemos, la inmensa mayoría de los casos se trata de países muy pequeños, casi desconocidos, colonias o semicolonias, o paraísos fiscales de escasa población. En ninguno de ellos la dolarización dio como resultado una mejora para su clase trabajadora.

En los casos latinoamericanos, Panamá fue obligado a adoptar el dólar en 1904, en un principio junto con la moneda local (el balboa) producto de la virtual ocupación de su territorio por el control norteamericano del Canal. Hoy el balboa no se emite como billete (sólo como monedas pequeñas) y en los hechos lo que circula es el dólar en el empobrecido país centroamericano. El Salvador adoptó a partir del 1° de enero de 2001 el dólar para que circulara junto con la moneda local (el colón), pero esta dejó casi inmediatamente de circular, prevaleciendo hasta hoy en este país sumido en la crisis, la violencia y la pobreza extrema. El presidente Bukele hace un año le dio curso legal a las criptomonedas, sólo logrando aumentar el caos económico.

El país más grande del mundo que adoptó la dolarización no deja de ser pequeño: Ecuador. Con 12 millones de habitantes, vive esa situación desde el 9 de enero de 2000, cuando el entonces presidente Jamil Mahuad eliminó el sucre y adoptó la divisa norteamericana como moneda corriente. ¿Qué sucedió desde entonces? Ecuador no ha dejado de ser un país cuyos sectores populares siguen pasando por extremas carencias (la pobreza oscila alrededor del 70%), sus recursos naturales (petroleros y minerales) han seguido siendo saqueados, su deuda externa sigue creciendo, y ha estado sometido a violentas crisis económicas. En junio-julio de 2022, el intento del gobierno de imponer un nuevo plan de super-ajuste exigido por el FMI generó una auténtica insurrección obrera, popular, de los pueblos originarios y la juventud.

En Ecuador se cobra en dólares, pero ingresos miserables, mientras todo cuesta carísimo, a valores internacionales, desde la propia comida que se produce localmente, hasta los bienes importados. Uno de los reclamos del levantamiento del 2022 fue, justamente, condonar las enormes deudas que hipotecan al pueblo y terminan quitándole sus casas y tierras.

Si Ecuador es el espejo en que mirarnos ante el proyecto de dolarización, la imagen que nos devuelve es la de la miseria, la marginación y el saqueo de los recursos del país.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa