Jul 06, 2022 Last Updated 5:59 PM, Jul 5, 2022

El jueves 3 las y los trabajadores ferroviarios del Sarmiento realizaron una movilización al Ministerio de Transporte reclamando:

- Que se paguen las licencias por Covid.
- Por la defensa de los protocolos sanitarios.
- Por los diagramas de pandemia.

En las puertas del Ministerio, saludaron la presencia de las delegaciones sindicales y políticas presentes e hicieron uso de la palabra Rubén "Pollo" Sobrero, Mónica Schlotthauer, "Café" Ruíz Díaz y Edgardo Reynoso por el Cuerpo de Delegados del Sarmiento.

Abajo el pacto de ajuste del gobierno y el FMI.
La deuda no es de los trabajadores, las estafas no se pagan.
Apoyemos todas las luchas en curso, para que triunfen.

El gobierno nacional ha decidido que el país siga pagando el conjunto de la deuda fraudulenta que se arrastra desde la última dictadura militar. Particularmente, ha firmado un acuerdo con el FMI para pagar la tremenda estafa de 44 mil millones de dólares que el FMI le dio al gobierno de Macri, que en pocos meses se fugaron del país o fueron a la timba financiera. Ni un peso fue a la creación de empleo genuino a partir de obras públicas o cualquier beneficio para los trabajadores. O sea, una estafa de la que los trabajadores y el pueblo nada tenemos que ver y que ahora el gobierno del Frente de Todos quiere que paguemos, con más ajuste, más hambre, desocupación y miseria.

El gobierno está por enviar al Congreso su acuerdo con el FMI, para que sea aprobado. Ya los diputados y senadores de Juntos por el Cambio han anunciado que van a sumar al Frente de Todos, su voto favorable. Por eso se presenta la necesidad de aunar esfuerzos para enfrentar la profundización del ajuste que preparan contra los trabajadores de nuestro país. La letra chica del acuerdo con el Fondo, que se está conociendo por los medios, lo confirma.

El FMI exige metas trimestrales de “ahorro de gastos”. Estas “metas pautadas” para la reducción del déficit fiscal implican continuar con la caída de los salarios y las jubilaciones. Las burocracias de los sindicatos están firmando paritarias a la baja, con un techo del 40%, en línea con el planteo del Ministerio de Trabajo, cuando la proyección inflacionaria para este año llega al 60%, lejos de un aumento real del salario que cubra las necesidades de la familia obrera. El acuerdo incluye impulsar aumentos atados a la productividad, con una mayor súper explotación de los trabajadores.

También quieren avanzar con la reforma laboral. En vez de un cambio en las leyes, hacen cambios en los convenios de trabajo por empresa o gremio, como lo hicieron en Toyota con la burocracia entreguista de SMATA. Profundizan el ingreso de nuevas camadas de obreros tercerizados, con contratos basura, flexibilizados. Otra clave es la reducción y la reconversión de los planes sociales. La incorporación de una masa de trabajadores al mercado de trabajo con salarios inferiores y en condiciones de precarización total, que también ejercerá una presión fexibilizadora sobre todo el movimiento obrero.

Además, se pone en marcha una nueva reforma previsional que arrancará buscando eliminar regímenes especiales y cajas compensatorias (como la de los trabajadores judiciales o la docencia), para nivelar a todo el sistema en torno a un haber “asistencial” por debajo de la línea de pobreza. Al robo de los aportes jubilatorios de décadas para pagar al FMI se suma la presión por aumentar la edad jubilatoria.

Otro aspecto de ajuste son los tarifazos, bajo la máscara de la “segmentación” (en el caso del gas ya ha quedado en evidencia) y la quita de subsidios. Esto garantiza los dólares al FMI y resguarda las millonarias ganancias de las privatizadas y las empresas de servicios en general. Además de los principales partidos patronales, la Unión Industrial Argentina (UIA), la Sociedad Rural y las principales cámaras empresarias apoyan abiertamente este acuerdo con el FMI. Se trata de los socios del saqueo nacional y la fuga de capitales.

La CGT - que ha sido una pieza maestra para el gobierno de los Fernández, aislando las luchas y conteniendo la reacción de los trabajadores - emitió un comunicado vergonzoso respaldando al Gobierno; casi al mismo tiempo que Juntos por el Cambio emitía el propio. Todo un símbolo.  Algunas críticas parciales de sectores de la CTA, al igual que la de algunos funcionarios o las de Máximo Kirchner, son parte de un doble discurso, buscan contener “por izquierda” el malestar social y la crisis que ha desatado en las filas del oficialismo.Todas las alas de la burocracia sindical, en forma abierta, solapada o guardando silencio están avalando el pacto colonial con el FMI.

En contraste con la entrega y complicidad de la burocracia muchos trabajadores salen a la lucha a enfrentar el ajuste. El pueblo de Chubut contra la mega minería, tirando la Ley minera que aprobó la legislatura. O el Atlanticazo contra las petroleras; Los trabajadores que integran sindicatos del Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC), como el Sutna, que viene conquistando paritarias por encima de la inflación y de conseguir un bono de 730 mil pesos en Bridgestone, los Ferroviarios del Sarmiento que pararon y están en plan de lucha por los protocolos sanitarios. Los docentes de Ademys y de ATEN Neuquén Capital recuperado, SUTEBA de La Matanza, de Ensenada y otros, que salen a luchar por aumento salarial y la escuela pública. La Unidad Piquetera, que viene de movilizar miles contra el ajuste y el hambre. Las gestiones obreras de las tres fábricas neuquinas, junto al Sindicato Ceramista, dando una enorme lucha para sostener estas conquistas atacadas por los costos de materias primas, insumos y altas tarifas de gas y luz. Las trabajadoras de la primera línea de Tucumán que enfrentan la represión. También decenas de luchas como los metalúrgicos de GRI Calviño, Garbarino, Just, Latam, La Nirva, los choferes de la 60, municipales de Vicente López y Berazategui, controladores aéreos; los docentes de Chubut, Santa Fe, Santa Cruz, Mendoza, Misiones, Chaco, Buenos Aires; las mujeres y disidencias organizadas en la asamblea independiente se movilizan este 8M, entre tantas otras luchas contra los ataques de las patronales y el gobierno.

Llamamos a impulsar un amplio debate en los sindicatos y lugares de trabajo para rechazar el acuerdo con el FMI y preparar acciones de lucha. Que las centrales rompan la tregua y su integración al gobierno y lancen un Paro General y una gran movilización el día que se trate en el Congreso. ¡Ganemos masivamente las calles para derrotar el pacto colonial con el FMI y defender nuestros salarios y derechos laborales!

Invitamos a todos los trabajadores y luchadores anti burocráticos, a los sectores en lucha, a participar en el Plenario Nacional que realizaremos el sábado 5 de marzo, junto a numerosos sectores combativos, sindicatos, comisiones internas, cuerpos de delegados antiburocráticos y organizaciones piqueteras, donde coordinamos acciones para que las luchas en curso por salario, en defensa de las fuentes de trabajo y los convenios colectivos, se unifiquen y triunfen. Para llamarlos a sumarse a la coordinación en el Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC).

Este 5 de marzo, en el Plenario nacional del PSC, invitamos a todas y todos trabajadores que rechazan este acuerdo entreguista con el FMI, a los luchadores antiburocráticos, los sectores en lucha, a que organicemos la participación en la movilización nacional contra el pacto colonial Gobierno-FMI, que impulsamos junto al espacio de Parque Lezama que nuclea a cientos de organizaciones de Izquierda, obreras, piqueteras, ambientalistas, de DDHH, de mujeres, estudiantiles, sociales.

MESA NACIONAL DEL PLENARIO DEL SINDICALISMO COMBATIVO (PSC)

 

El miércoles 16 de febrero las y los ferroviarios del Sarmiento realizamos un paro en defensa de los protocolos por Covid-19, aún vigentes y que la empresa quiere pasar por alto. Los ferroviarios venimos de sufrir importantes descuentos a quienes se aislaron por ser contactos estrechos y, en algunos casos, por ser Covid-19 positivo. Si no hay respuesta favorable seguirá el plan de acción.

Escribe Pablo Montenegro, cuerpo de delegados del Sarmiento

A lo largo de toda la pandemia, desde el Cuerpo de Delegados y la Comisión Ejecutiva de la Unión Ferroviaria Seccional Oeste hemos puesto la salud y la vida de nuestros compañeros, de sus familias y  de los usuarios por encima de cualquier otro interés. Nos apoyamos para esto en las decisiones de la base para conquistar la implementación de todas y cada una de las medidas que nos ha llevado a ser la línea ferroviaria con menor índice de contagios y fallecimientos por la pandemia.

Exactamente lo mismo estamos haciendo desde que comenzó la tercera ola del Covid-19. Pero, en esta oportunidad, nos enfrentamos a la empresa estatal de Trenes Argentinos y a la burocracia de Sasia de la Unión Ferroviaria, que siguen los lineamientos del Ministerio de Transporte, por ende del gobierno nacional del Frente de Todos, en sintonía con los intereses de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de las grandes patronales. Tienen una política clara que intenta negar la pandemia. Así, pusieron todos sus esfuerzos en desconocer los protocolos y nos expusieron a los trabajadores a una especie de ruleta rusa en la que cada cual corría con su propia suerte: “el que se enferma que se enferme y si se muere mala suerte, basta de protocolos, todo el mundo a laburar”.

Esta es la política de la gerencia peronista de la empresa, acompañada de descontar parte del salario a los que se contagiaron por la pandemia. Pero en el Sarmiento no lo dejamos pasar, y eso fue lo que motivó el paro. Paramos porque es mentira que los protocolos cambiaron y ya no contemplan aislamiento de los contactos estrechos. Hasta el mismo Alberto Fernández se aisló en diciembre por ser contacto estrecho. No es un invento nuestro. Las recomendaciones del Ministerio de Salud de diciembre son eso, recomendaciones, y no tienen carácter resolutivo. En la página web sigue figurando el aislamiento de los contactos estrechos. La pandemia no terminó, y por más que el gobierno peronista deje correr que no hay protocolos, no se anima a sacarlos para no sufrir el costo político en caso que alguna nueva mutación del virus vaya a comenzar a hacer nuevamente estragos.

Las y los ferroviarios del Sarmiento seguimos haciendo respetar el protocolo vigente, y por eso se aislaron los que padecieron la pandemia. Pero Trenes Argentinos continuó con su política de pretender aleccionarnos, haciendo descuentos salariales y sancionando a quienes se habían aislado por ser contacto estrecho y también a algunos compañeros que dieron positivo de Covid.

Ante esta situación, hicimos más de 10 asambleas en todas las especialidades en las que participaron más de 1.700 compañeras y compañeros y resolvimos llevar adelante el paro por 24 horas que realizamos el último miércoles 16. Un paro que fue contundente, ya que lo acató el 90% de las y los trabajadores de la línea y del cual salimos fortalecidos. Todo esto refleja la fuerza de la base, que incluso en una coyuntura donde el máximo referente del Sarmiento y la Bordó, Rubén “Pollo” Sobrero se encontraba en un pos-operatorio y por lo tanto sin su presencia física en los sectores, llevó adelante esta medida. El alto acatamiento fortalece a esta conducción sindical combativa y democrática, a la que se sumó una nueva camada de activistas, que vienen de ganar ampliamente las elecciones de ejecutivos de la seccional y del cuerpo de delegados con el 70% de los votos a la burocracia a fines de diciembre.

No les alcanzó a la empresa y a la Verde de Sasia la campaña sucia montada a través de los medios obsecuentes como C5N, entre otros, mintiendo al decir que dejábamos tirados a los usuarios. Cuando la realidad es que hace meses fue la propia dirección de Trenes Argentinos, una empresa estatal dirigida por funcionarios del gobierno peronista, quien redujo la circulación de 215 servicios, provocando que los usuarios se aglomeren y viajen como ganado en plena pandemia.

No demoraron en sumarse a la campaña otros burócratas sindicales de larga trayectoria, como Omar Maturano (ver nota aparte). Les pagaron entre 25 y 30 mil pesos a algunos carneros (que sufrieron el repudio de sus compañeros) para que movieran trenes, con los que quisieron hacer creer que el servicio funcionaba igual. Hicieron de todo para dividir y quebrar el paro, pero les fracasó. La disputa es entre los ferroviarios que seguimos priorizando la salud contra un gobierno que defiende las ganancias de las patronales.

La pelea fue y es dura y todavía no terminó. La empresa y la burocracia se juegan a desmoralizar, pero estamos firmes. En estos días realizamos asambleas en todos los sectores a fin de establecer un plan de lucha para conseguir nuestros objetivos y seguir defendiendo la salud de nuestros compañeros y de los usuarios. Porque el reclamo que llevamos adelante los ferroviarios del Sarmiento, es el mismo que tienen el resto de ferroviarios en otras líneas y en el conjunto de los trabajadores del país. Si los ferroviarios ganamos esta lucha, todos los trabajadores estarán en mejores condiciones para pelear para que se les respeten sus derechos.

Escribe Atilio Salusso

La campaña contra el paro en el Sarmiento fue intensa. Algunos medios dijeron que se trataba de una “interna sindical”, una supuesta pelea de poder a la que nos tienen acostumbrados los burócratas sindicales de turno. Argumento que se cae por su propio peso, ya que acá no hay dos burocracias, sino el cuerpo de delegados combativo que encabeza Sobrero junto al resto de delegados, y la burocracia oficialista de la Verde de Sasia, carnera y pro gobierno, la sucesora de Pedraza que asesinó a Mariano Ferreyra. También se dijo que el paro fue “desestabilizador” (!!??), como el canal oficialista C5N. Y en las redes, sectores peronistas tildaron a Sobrero de “traidor” (¡por defender a los trabajadores que representa!). Típica campaña gorila que uno espera del macrismo y no de quienes se auto titulan “nacionales y populares”. Otras veces se ha dicho que “Sobrero no paraba contra Macri”, una mentira total, ya que el Sarmiento lo enfrentó apenas asumió con un paro en junio de 2016 mientras la CGT, la CTA y los movimientos de desocupados oficialistas dejaban pasar el ajuste macrista garantizándole la “gobernabilidad”.

Les aclaramos a todos ellos que al paro no lo “decretó” Sobrero, se resolvió en más de diez asambleas sectoriales y de especialidad que involucraron a más de 1.700 trabajadoras y trabajadores. Pequeño detalle.

Que se cumpla con las medidas de cuidado contra el coronavirus, como la posibilidad de aislarse por contacto estrecho, sin que les descuenten los días de trabajo ni haya sanciones, fue el elemental reclamo. A los burócratas como Sasia esto les parece un “paro político”. ¿No se le ocurre consultar a los trabajadores si quieren seguir contagiándose y encima que les descuenten y sancionen? Decretar el fin de la pandemia y violar todos los protocolos de protección es un política anti salud y anti obrera, a fuerza de sanciones y descuentos, en una empresa estatal que responde al gobierno peronista.

A la postura rastrera de apoyo al plan de ajuste del gobierno nacional de Sasia, se sumó Omar Maturano (La Fraternidad), que agrupa a los maquinistas. “Nosotros no estamos de paro. Hoy el Sarmiento funciona gracias a la labor de nuestros afiliados“, dijo, para justificar la salida de un par de formaciones junto con personal jerárquico, poniendo en riesgo a los pasajeros ya que salían sin revisión mecánica, ante un paro contundente.

En definitiva, en el Sarmiento se salió a pelear por un reclamo concreto de las especialidades y sectores, y que va más allá, porque es preocupación del conjunto de la clase trabajadora cuidar su salud. ¿Qué dicen Sasia y Maturano ante la consigna del Sarmiento de que “con la salud de los trabajadores no se negocia”? Complicidad total con el gobierno. Sasia y Maturano se pelean para ver quién es más carnero y pro patronal.

El presidente peronista de Trenes Argentinos, Martín Marinucci, dijo: “El reclamo es por descuentos en las remuneraciones al personal que se auto aisló por ser contacto estrecho de Covid-19, cuando la legislación establece que no es necesario”. Está claro, para él, el que se cuida pierde. Esa es la política del gobierno nacional.

El intento de quebrar el paro por parte de la empresa, el gobierno, sus aliados burocráticos Sasia-Maturano y medios oficiales, no tuvo efecto. Les fracasó. Salieron derrotados. Y fortalecidos en su lucha, otra vez, las y los ferroviarios del Sarmiento y el sindicalismo combativo, para seguir adelante con esta pelea.    


Escribe Atilio Salusso

Edgardo Reynoso denunció en el acto en Castelar que los funcionarios de Recursos Humanos de la empresa, imitando a Bolsonaro, siguen diciendo que el Covid “es una gripecita”.

“Nosotros les contestamos que todavía hay pandemia y porque somos los trabajadores los que la sufrimos nos vamos a cuidar, por eso vamos a defender los protocolos y el salario”, enfatizó.

¿Cómo puede ser que funcionarios peronistas que critican a “la derecha”, actúan imitando a Bolsonaro? Y encima cuando los trabajadores luchan para cuidarse les descuentan el sueldo y sancionan.

Ni la empresa ni el gobierno tienen una política sanitaria o a favor de los trabajadores, como pregonan. Alberto Fernández miente cuando dice que le preocupa “la salud y la economía”. Todo esto demuestra lo contrario.

La pandemia sigue con contagios y muertes, que golpea centralmente a los trabajadores, entre ellos a las y los ferroviarios, que viven en barrios humildes, muchos de ellos sin agua, y a los usuarios, a quienes hacen viajar hacinados en formaciones sin distanciamiento ni la mínima protección. Por eso los ferroviarios del Sarmiento vienen peleando por las burbujas, por el distanciamiento, para que sean reconocidas las licencias, entre otros reclamos. Y se niegan a aceptar el no reconocimiento de las enfermedades bajo el cinismo de que la pandemia pasó, como dicen las patronales y la UIA, hablando de una “normalidad” que no existe. A todos estos atropellos y desquicio los ferroviarios del Sarmiento no los van a dejar pasar. 

Salió la revista dedicada al tema ambiente
Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Centroamerica: Seis paises, una nacionalidad, una revolución (1981)
China: de la revolución a la restauración capitalista
Oportunismo y trotskismo ante los gobiernos de Frente Popular (1982)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

Renunció Guzmán / ¡Pero siguen la inflación, los bajos salarios y el FMI!

Renunció Guzmán / ¡Pero siguen l…

02 Jul 2022 COMUNICADOS DE PRENSA

Cristina y su discurso ante la CTA Yasky

Cristina y su discurso ante la CTA …

22 Jun 2022 El Socialista N° 537

El 9 de Julio marchamos en todo el país / Vení a Plaza de Mayo con el Frente de Izquierda Unidad

El 9 de Julio marchamos en todo el …

29 Jun 2022 El Socialista N° 538

Bregman-Vilca (PTS) / Un lanzamiento equivocado a un año de las elecciones

Bregman-Vilca (PTS) / Un lanzamient…

29 Jun 2022 El Socialista N° 538