Apr 13, 2024 Last Updated 1:50 PM, Apr 13, 2024


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo por Izquierda Socialista/FIT Unidad
 
Ganó el ultraderechista Milei. Junto a la defensora de genocidas, Victoria Villarruel, serán el nuevo gobierno. Lamentablemente se consumó el triunfo de una variante de extrema derecha, muy peligrosa, que reivindica a la dictadura y postula un plan motosierra contra el pueblo trabajador. ¿Cómo puede ser que en solo dos años de ser diputado llegó al poder un personaje retrógrado, antiobrero y antiderechos? ¿Quién alimentó a semejante monstruo que niega el calentamiento global, postula la venta de órganos, dice que fue predestinado para ser presidente por “las fuerzas del cielo” y dice que hay que volver al Siglo XIX? Mientras abordamos este interrogante, llamamos a las y los luchadores a enfrentar el mayor ajuste que se viene, las privatizaciones y despidos, y el mayor sometimiento al FMI.
 
A una hora del cierre de los comicios del pasado domingo 19 se escuchó en el búnker del peronismo lo que nadie quería oír. “Es irreversible”. La derrota del gobierno estaba sellada. Sergio Massa lo reconoció antes que se dieran a conocer las cifras oficiales, en un palco con caras de velorio.

El presagio de un supuesto “palo a palo” en el balotaje, se esfumó como agua entre los dedos. La diferencia abismal de un 11% a favor de Milei fue contundente (55,69% versus 44,3%, 14 millones de votos contra 11 millones, respectivamente). El gobierno sólo ganó Provincia de Buenos Aires (por muy poco, donde tenía que hacer la gran diferencia si quería pelearla), Formosa y Santiago del Estero. En el resto perdió por paliza.

Luego de las PASO, millones votaron contra Milei en las generales del 22 de octubre y luego también en la segunda vuelta, haciéndolo por Sergio Massa con la nariz tapada (lo cual acompañamos desde Izquierda Socialista en el balotaje), pero terminó prevaleciendo el repudio masivo contra el gobierno.

De esta forma se llega al final de un gobierno peronista cuyos dirigentes pidieron en el 2019 el voto “para combatir los males de la derecha” (lo cual logró, ganándole a Macri) y a cuatro años lo único que puede mostrar es un 140% de inflación anual que devora salarios y jubilaciones, llevando a que el 60% de las niñas y niños sean pobres y el 80% de las jubiladas y jubilados se hundan en la indigencia. Un gobierno que cavó su propia fosa desde que selló el pacto con el FMI, reconociendo la deuda mafiosa de Macri, llevándonos a más pagos de una deuda usurera y fraudulenta y a la gran dependencia con el Fondo Monetario.

En todos estos años el peronismo demostró que lejos de ser una variante “nacional y popular”, fue el vehículo para garantizar las ganancias de los grandes empresarios, bancos, multinacionales y usureros internacionales. Contando con el apoyo de la CGT, las CTA y el conjunto de la traidora burocracia sindical, que no movió un dedo para apoyar alguna lucha, sumándose al caldo de cultivo para que crezca Milei. El desastre de Alberto Fernández, Cristina Kirchner y el candidato derrotado Sergio Massa, es lo que posibilitó que el hartazgo popular se canalizara, lamentable y equivocadamente, a una variante de ultraderecha al mejor estilo Bolsonaro.
 
Las razones del triunfo de los ultraderechistas Milei-Villarruel  

La razón central del triunfo de Milei es que canalizó el hartazgo popular ante la desesperante situación social de hambre y pobreza, culpa de este gobierno y de todos los anteriores. En estos 40 años de “democracia” que se están cumpliendo, millones perciben que fueron despojados de lo mínimo e indispensable para poder sobrevivir. Predominó el voto por “un cambio”, en vez del “miedo” a Milei, que había que sacarse de encima a este gobierno como sea, a quien también se repudia por sus mentiras electoralistas, los tremendos casos de corrupción (Insaurralde y demás) o por no hacer nada contra la inseguridad, entre otros males. Pero ese hartazgo, lamentablemente, se dio en apoyo a una variante de ultra derecha, mediante un voto completamente equivocado, lo que será usado para ir contra la clase trabajadora y demás sectores populares, las mujeres y disidencias y la juventud.

Milei es la expresión nacional de otros fenómenos mundiales (como lo fueron Bolsonaro, Trump, el pinochetista Kast en Chile, Meloni en Italia, Vox en el Estado Español, entre otros) que surgieron fruto de la decadencia capitalista y el desastre al que nos han llevado los distintos gobiernos patronales, en el caso argentino las distintas variantes peronistas, radicales y de PRO. Un personaje retrógrado, reaccionario, anti derechos, misógino y antiobrero, a quien desde Izquierda Socialista y el FIT Unidad venimos enfrentando en todos estos años, mientras el peronismo le prestaba personerías jurídicas para presentarse a las elecciones y candidaturas en sus listas.

El voto a Milei refleja la enorme confusión de amplios sectores de trabajadores, populares y de la juventud, que lo votaron creyendo que los podrá sacar de semejante desastre. Será todo lo contrario. Milei vendió mentirosamente que es “nuevo” (bajo la consigna “contra la casta”, el mismo que terminó pactando con Bullrich y Macri), con propuestas como la dolarización, llevando a la ilusión de que con eso se terminaría la inflación, o que va a significar percibir los mismos salarios ahora en dólares, cuando es directamente lo opuesto.

Evidentemente Milei tuvo el voto de toda una franja social conservadora y reaccionaria que no es nueva en el país. Pero ganó, también, porque hubo millones que votaron hartos del peronismo y de su desastre económico y social. Milei capitalizó a sectores que lo votaron pero no acuerdan con sus ideas, con su reivindicación de la dictadura, o en que haya que pagar para estudiar o curarse, o en que hay que liquidar el aborto legal. Pero lo votaron igual, equivocadamente, diciendo “peor no podemos estar”, quienes tendrán que sacar conclusiones con la realidad, haciendo la cruda experiencia con este gobierno.
 
¿Se viene la noche? Ya hay resistencia contra el plan motosierra

El impacto es enorme ante el triunfo de quien reivindica al genocidio e intentará indultar o amnistiar a militares condenados por delitos de lesa humanidad, postula un brutal plan motosierra, quiere echar atrás el aborto legal, dice que está bien vender órganos o niños, niega el calentamiento global y pone de modelo al estado sionista de Israel que está provocando un verdadero genocidio contra el pueblo palestino. La pregunta es: ¿se viene la noche?

En polémica con el resto de los partidos del Frente de Izquierda por nuestro voto crítico a Massa (ver página 9) desde Izquierda Socialista señalamos que no consideramos que el triunfo de Milei automáticamente signifique un “golpe” que lleve a que al otro día se prohíban las libertades democráticas, se clausure el Congreso o se anule el derecho de huelga. A su vez señalamos que el hecho de que haya ganado alguien que postula un programa de tinte fascista, pueda implementar todo lo que dice de la noche a la mañana, sin resistencia obrera y popular. Todo lo contrario.

En muchos países surgieron expresiones y hasta gobiernos de este tipo que no han podido llevar a cabo los cambios profundos que postulaban, siendo enfrentados con grandes luchas y el repudio popular. Bolsonaro y Trump, por ejemplo, gobernaron cuatro años y se fueron repudiados, el primero ante el  negacionismo del Covid 19, llevando a la muerte a más de 700.000 personas, entre otras barbaridades, y contra Trump, recordemos la histórica rebelión afro descendiente en Estados Unidos en repudio al asesinato de George Floyd por parte de la policía blanca y supremacista yanqui.

Tras el triunfo electoral Milei anunció el cierre de la TV Pública, Télam, Radio Nacional, la privatización de YPF, la reducción de dieciocho a ocho ministerios pasando los de Salud, Educación y Trabajo a menor rango, lo que acarreará miles de despidos, entre otras medidas antiobreras y antipopulares. Envalentonado con el apoyo electoral, Milei habló en el acto frente a su búnker en el Hotel Libertador de “cambios drásticos”, que “no hay espacio para el gradualismo”, señalando a su vez “vamos a ser implacables con aquellos que quieran usar la fuerza para defender sus privilegios”, dejando claro que intentará actuar con represión ante la protesta social. Es decir, intentará trasladar a la realidad su plan motosierra. Pero lo que está claro es que se la tendrá que ver con la lucha popular, augurando choques sociales, ante un movimiento obrero y popular que no está derrotado y que va a dar pelea enfrentando semejantes salvajadas, como ya ocurrió con la rebelión popular en Jujuy contra la reforma constitucional represiva y saqueadora de Gerardo Morales y el PJ.

Ya se están haciendo asambleas en los medios públicos atacados por Milei para definir medidas de acción; hubo un plenario de ATE en CABA que definió una marcha para la semana próxima ante la amenaza de despidos; el movimiento de mujeres ganará las calles nuevamente este sábado 25N en un nuevo aniversario contra la violencia machista. Con anterioridad, ya se habían dado acciones de distintos sectores en defensa del Conicet en el momento que Milei dijo que lo iba a cerrar, las movidas que hubo en defensa de la Educación y la Universidad Pública o el repudio de los clubes de fútbol de barrio ante la amenaza de desaparecer. Esto se unió a la valentía política de la denominada “micro militancia”, en muchos casos espontánea, que en subtes, trenes y plazas públicas llamó a enfrentar a Milei, sin ninguna confianza en Massa.

La burocracia sindical de la CGT, las CTA y del resto de los gremios debate en estos momentos cómo reacomodarse ante el nuevo gobierno. El burócrata Armando Cavalieri de Comercio ya hizo punta diciendo “hay que dialogar” con Milei. Luis Barrionuevo ya volvió a respaldar a Milei. Lo mismo están haciendo las grandes patronales y el propio peronismo, con un Sergio Massa que felicitó a Milei tras el triunfo y dijo que hay que acordar políticas de Estado, lo cual fue recibido con reprobación y un baldazo de agua fría para quienes ven en Milei una clara amenaza a sus conquistas y derechos.

El hecho que Milei no tenga mayorías en el Congreso puede llevar a que implemente algunas de sus medidas a decretazo limpio. Veremos los ritmos. Ante este cuadro, junto al sindicalismo combativo y la vanguardia luchadora, desde Izquierda Socialista y el FIT Unidad denunciamos a esos dirigentes burocráticos y les exigimos que abandonen la complicidad con el gobierno y las patronales y llamen a asambleas y plenarios de delegados para preparar medidas de lucha para enfrentar el ajuste antiobrero y antipopular de Milei, con el apoyo de los derechistas Patricia Bullrich y Macri.
 
Hay que fortalecer al Frente de Izquierda

Se abrió un nuevo capítulo en el país con el triunfo de Milei. Desde Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda Unidad nos sumamos al repudio electoral contra Milei con un voto crítico a Massa, llamando a hacerlo con la nariz tapada, sumándonos a millones que militaron por evitar el triunfo de un ultraderechista sin darle apoyo político al gobierno. Como partido dijimos junto al “Pollo” Sobrero, el diputado Giordano y toda nuestra militancia que, gane quien gane, íbamos a tener que salir a enfrentar el mayor ajuste y sometimiento al FMI. Estamos transitando ese momento.

Convocamos a las y los trabajadores, a las organizaciones sociales y de desocupados combativas, al movimiento estudiantil, al movimiento de mujeres y a la juventud, a enfrentar en unidad el mayor ajuste, saqueo y sometimiento que postulan Milei y Villarruel. Llamando a defender las libertades democráticas, el derecho a la protesta y los posibles anuncios a favor de los genocidas junto al Encuentro Memoria Verdad y Justicia. Pelea que va unida a la de romper con el FMI y dejar de pagar la deuda usurera, como única salida para el pueblo trabajador, como lo hemos sostenido en todo este año electoral y en las luchas, poniendo nuestras bancas, a su vez, en defensa de la Causa Palestina.

Para todo esto hay que fortalecer al Frente de Izquierda Unidad. Durante el balotaje en el seno del Frente de Izquierda tuvimos distintas tácticas electorales. Pero ahora los partidos que integramos el FIT Unidad debemos salir unidos a impulsar la lucha del pueblo trabajador contra el gobierno reaccionario de Milei. Ese es el compromiso que asumimos desde Izquierda Socialista.

Por otro lado, agradecemos el reconocimiento que hubo en los lugares de trabajo y por las redes por nuestra táctica electoral, incluso ofreciéndose muchas y muchos de quienes lo compartieron para sumarse a Izquierda Socialista. Las y los esperamos. Y a aquellas valiosas compañeras y compañeros que militaron el voto a Massa con la nariz tapada, haciéndolo dentro de Unión por La Patria, los convocamos a sacar conclusiones, a que abandonen el espacio político que los llevó a esta crítica situación, ofreciéndoles un puesto de lucha junto a Izquierda Socialista para sumarse a fortalecer la única alternativa política y de la unidad de la izquierda que vino enfrentando a todos los gobiernos, como lo es el Frente de Izquierda Unidad, para luchar por una verdadera salida de fondo, preparándonos ahora para enfrentar al ultraderechista Milei y a su plan motosierra.

 

La inflación de octubre fue del 8,3%, llevando a una del 142% en los últimos 12 meses. Otro golpe al bolsillo popular de un gobierno con su ministro Massa que dijo iba a ser del 3% en el mes de abril de este año. Ni que hablar de Milei, cuya dolarización significará directamente la pulverización de salarios y jubilaciones.

Juan Carlos Giordano, diputado nacional recientemente electo por Izquierda Socialista/FIT Unidad, señaló: “El gobierno dice que va a devaluar aún más desde este miércoles, lo que va a significar más inflación y menos salarios y jubilaciones. Todo de la mano de la aplicación del plan de ajuste y entrega acordado con el FMI”.

 

Giordano finalizó: “Antes de conocerse este índice, las y los trabajadores y técnicos de ATE-Indec dieron a conocer que un hogar constituido por una pareja de 35 años con dos hijxs en edad escolar necesitó en septiembre $494.506 para satisfacer sus necesidades mínimas. Pero millones están en la pobreza y en la indigencia, mientras la CGT y las CTA siguen apoyando vergonzosamente al gobierno. Izquierda Socialista en el FIT Unidad llama a luchar por salarios y jubilaciones igual a canasta familiar; precios máximos, castigo a los formadores de precios, ruptura con el FMI y que se deje de pagar ya una deuda usurera. Solo así se combatirá la inflación, la pobreza y miseria”.

 

Contacto

Diputado Giordano: 11 3119-3003

Twitter: @GiordanoGringo

Prensa de Izquierda Socialista: 011 15-6054-0129

Firman: Rubén “Pollo” Sobrero y Juan Carlos Giordano, dirigentes de Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda Unidad.

En el debate presidencial entre Milei y Massa, si algo quedó en claro, es que estuvieron ausentes las demandas del pueblo trabajador, las y los jubilados, las mujeres y disidencias, y la juventud, porque solo las postula el Frente de Izquierda Unidad, como se vio en los anteriores. En ese marco, el ultraderechista Milei volvió a reiterar que encarna un proyecto peligroso, antiderechos, antiobrero y privatizador. Incluso puso de “modelo” al imperialismo norteamericano (EEUU) y a Israel, el Estado sionista que está perpetrando un genocidio criminal contra el pueblo palestino. También reivindicó a Margaret Thatcher, quien nos declaró la guerra en Malvinas y ordenó el hundimiento del crucero General Belgrano.

Milei volvió a defender la dolarización, que significa la pulverización de salarios y jubilaciones. También postuló la privatización de las jubilaciones (AFJP), algo que ocurrió en los años 90, provocando un robo colosal de los aportes de millones en beneficio de bancos, usureros y fondos de inversión. Reconoció que va a quitar los subsidios al transporte -lo que provocará un gran aumento en los pasajes- y arancelar la universidad, todo para aplicar un mayor ajuste del que recomienda el FMI. Es decir, un plan motosierra contra el pueblo trabajador. Si a esto le agregamos que junto a su candidata a vice presidenta Victoria Villarruel, como lo ratificó en el debate en TN, defienden a los genocidas de la última dictadura militar y van a atacar libertades democráticas fundamentales como el derecho a la protesta, desde Izquierda Socialista lo primero que decimos es que este domingo 19 de noviembre hay que votar masivamente contra Milei para evitar que tengamos un nuevo Bolsonaro como presidente el próximo 10 de diciembre.

Por su parte, Massa hizo puras promesas electoralistas, hablando de proteger a las mujeres, a las y los trabajadores, simulando que defiende la salud y la educación pública, el Nunca Mas, Malvinas y un largo etcétera. Pero Massa es parte de un gobierno ajustador que nos llevó a este desastre fruto del pacto que selló con el FMI. Su gobierno de “consenso”, denominado de Unidad Nacional, será para seguir aplicando un mayor ajuste con inflación, devaluación, salarios de pobreza, saqueo extractivista (que Massa llamó a redoblar cuando habló de un “boom” de exportaciones), con perdones impositivos a las grandes patronales y multinacionales, y esencialmente con más sumisión al FMI. Hasta el propio Massa dijo en sus dos minutos finales “vótenme aunque sea para que no gane Milei”. Reconoce que millones lo votaron el 22 de octubre con la nariz tapada, sin ninguna expectativa ni confianza en su gobierno. Millones votarán otra vez de esa manera este domingo para impedir que llegue al gobierno un fascista. Desde Izquierda Socialista nos sumamos a este repudio contra Milei, sin darle ninguna confianza a Massa.

Hay que derrotar a Milei (en una elección abierta con resultado incierto) votando críticamente a Massa, con el único objetivo de que no gane un ultraderechista. Un voto crítico que significa no darle ningún apoyo ni aval político a Massa, ni a su gobierno, ni a un próximo gobierno, sea el que sea, al que tendremos que enfrentar en las calles. Porque sabemos que solo rompiendo los lazos con el FMI, dejando de pagar la usurera deuda externa e implementando un plan económico obrero y popular como postulamos desde Izquierda Socialista y el FIT Unidad, se combatirán los males sociales que sufre el pueblo trabajador. ¡Votemos este domingo contra el ultraderechista Milei, con un voto crítico a Massa!

 

Contacto para notas y entrevistas:

Juan Carlos Giordano (diputado nacional recientemente electo por Izquierda Socialista en el FIT Unidad) +54 9 11 3119-3003

Rubén “Pollo” Sobrero (dirigente de Izquierda Socialista, ex candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires/FIT Unidad) +54 9 11 6422-6661

Prensa Izquierda Socialista +54 9 11 6054-0129

 

El próximo domingo 19 de noviembre se llevará a cabo el balotaje, una elección excepcional donde solo competirán Sergio Massa y Javier Milei. Desde Izquierda Socialista -partido que integra el Frente de Izquierda Unidad desde su fundación-, lo primero que queremos señalar es que se trata de una contienda entre dos candidatos patronales que, con sus distintos proyectos y diferencias, representan a los grandes empresarios, a los bancos, a las multinacionales y al FMI. Son dos variables del ajuste. Uno, Sergio Massa, quién ya lo está aplicando desde el gobierno que él mismo integra, junto a Alberto y Cristina Fernández, avalado por la burocracia sindical. El otro, el ultraderechista Milei, que no deja de anunciarlo con su plan “motosierra” contra el pueblo trabajador. Por eso decimos que gane quien gane, seguirá un mayor ajuste y entrega al Fondo Monetario, al cual enfrentamos desde ahora, postulando como lo hicimos con el FIT Unidad una salida opuesta: la ruptura con el FMI, el no pago de la deuda, un plan económico obrero y popular y un gobierno de las y de los trabajadores junto a la izquierda.

Repudiamos a los fachos de Milei-Villarruel por encarnar un proyecto ultraderechista y retrógrado. Milei reivindica al genocidio de la última dictadura con el objetivo de liberar a los militares juzgados por tremendas violaciones a los derechos humanos (torturas, robo de bebés, desaparición de los 30.000) y de seguir atacando las libertades democráticas fundamentales, como el derecho a la protesta. Por eso recibe el apoyo del genocida preso el “Tigre” Acosta y de Cecilia Pando.

Somos parte del legítimo sentimiento que embarga a millones por rechazar a estos personajes ante la amenaza de que puedan llegar al poder quienes reivindican al genocidio y postulan un “plan motosierra” contra el pueblo trabajador.

Sabemos que el 22 de octubre millones eligieron votar a Massa, ministro de Economía del gobierno actual, para impedir que avanzara el nefasto proyecto político, económico y cultural de Milei. Lo hicieron, en muchos casos, a pesar de conocer su trayectoria política, sus vínculos con el poder económico y el FMI. Massa es el responsable de la brutal inflación del 140% anual y la enorme pérdida salarial y jubilatoria de este gobierno, del mayor saqueo extractivista y contaminante, de un gobierno que ha criminalizado la protesta social y que pactó con el FMI el reconocimiento de la estafa macrista por 45.000 millones de dólares mediante una deuda externa usurera y fraudulenta. Solo el enorme temor al triunfo de Milei explica que muchas y muchos hayan decidido votar al candidato oficialista, que pasó del 21% al 36,6% de los votos, quedando primero sobre el ultraderechista Milei, que terminó con un 29%.

Para esta segunda vuelta, esos millones posiblemente se repetirán y pueden aumentar, porque aunque no confíen ni se engañen con Massa, votarán otra vez con la nariz tapada tratando de impedir que llegue al gobierno el ultraderechista Milei. Izquierda Socialista en el FIT Unidad también repudia a Milei por ser un fascista-ultraderechista y antiobrero, que reivindica al genocidio de la dictadura de Videla. Propone arancelar la educación y la salud. La venta de órganos y la libre portación de armas. Plantea la privatización de los ferrocarriles, de Aerolíneas Argentinas y de otras empresas estatales con miles de despidos, que se sumarían al cierre de distintas entidades estatales, de la cultura, de la ciencia y la tecnología. Además, pretende liquidar los convenios colectivos de trabajo y los derechos conquistados por el movimiento feminista como el aborto legal y la educación sexual integral (ESI), entre otros ataques.

Por todo esto es que desde Izquierda Socialista en el FIT Unidad nos sumamos a este repudio político-electoral a Milei, que encima busca fortalecerse electoralmente aliándose con el sector reaccionario de Macri y Bullrich, quienes ya gobernaron contra el pueblo trabajador y ahora suman su mensaje de “ajuste con orden”, o sea, con represión. Planteamos No a Milei. No al voto a Milei. También desde Izquierda Socialista en el FIT Unidad decimos abiertamente que vamos a acompañar a esa franja de millones que votaron a Massa solo por buscar parar la llegada de Milei al gobierno. Lo hacemos llamando al voto crítico a Massa, que significa votarlo sin darle ningún apoyo político, ni al ministro-candidato Massa ni a su posible gobierno peronista o de unidad nacional. Acompañaremos a esos millones que, con la nariz tapada, van a votar a Massa solo para derrotar el 19 de noviembre en las urnas al ultraderechista Milei. A eso llamamos voto crítico. Llamar a votar críticamente por Massa no significa darle aval ni apoyo político. Lo hacemos desde una política de independencia de clase.

Es un voto, no para apoyar al actual gobierno patronal y ajustador, ni a su política de aval al genocidio de Israel contra el pueblo palestino en Gaza, como lo venimos denunciando. Es un voto con la nariz tapada que acompaña a millones para intentar impedir que a partir del 10 de diciembre tengamos un gobierno de ultraderecha del facho de Milei, como por ejemplo, lo fue el de Bolsonaro en Brasil.

Sabemos también que hay compañeras y compañeros trabajadores y de la juventud que por el justo odio a este gobierno hambreador, pese a su repudio a Milei, no quieren votar a Massa ni con la nariz tapada. Aunque no lo compartimos, ni sea nuestra propuesta, respetamos como alternativas al repudio al ultraderechista Milei el voto en blanco, nulo o abstención.

Desde Izquierda Socialista en el FIT-Unidad, frente al balotaje del 19 de noviembre convocamos a decir NO al ultraderechista Milei, dando un voto crítico a Massa con el único objetivo de que no gane Milei, sin ninguna confianza ni apoyo político a Massa.

Más allá de cómo se exprese el voto contra el ultraderechista Milei el 19 de noviembre, lo importante es que asumamos el compromiso de seguir impulsando las luchas obreras y populares en unidad, para enfrentar el mayor ajuste que se viene, del actual gobierno y del próximo. Izquierda Socialista en el FIT Unidad impulsará la mayor unidad para dar esa pelea, en las calles y en el Congreso, luchando por una salida obrera y socialista junto al Frente de Izquierda. Llamando a fortalecer una alternativa política independiente de las y los trabajadores y de la izquierda, construyendo Izquierda Socialista y el FIT-Unidad, la gran herramienta de la unidad de la izquierda que hemos conquistado.

Dirección Nacional de Izquierda Socialista
6 de noviembre de 2023

Contactos:
Juan Carlos Giordano (diputado nacional recientemente electo por Izquierda Socialista en el FIT Unidad) +54 9 11 3119-3003
Rubén “Pollo” Sobrero (dirigente de Izquierda Socialista, ex candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires/FIT Unidad) +54 9 11 6422-6661
Prensa Izquierda Socialista +54 9 11 6054-0129

Artículos de Noelia

Córdoba / El peronismo retuvo la gobernación

Córdoba / El peronismo retuvo la g…

28 Jun 2023 El Socialista N° 563

Córdoba / El 25 votá Liliana Olivero gobernadora

Córdoba / El 25 votá Liliana Oliv…

14 Jun 2023 El Socialista N° 562

Propuestas campaña Frente de Izquierda Unidad en Córdoba 2023

Propuestas campaña Frente de Izqui…

31 May 2023 COMUNICADOS DE PRENSA

El PJ cordobés avanza con la criminalización de la protesta social

El PJ cordobés avanza con la crimi…

26 Abr 2023 El Socialista N° 559

Córdoba: los partidos patronales pretenden avanzar en la criminalización de la protesta

Córdoba: los partidos patronales p…

01 Mar 2023 El Socialista N° 555

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa