Mar 04, 2024 Last Updated 4:15 PM, Mar 2, 2024


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

Cristina Kirchner publicó un documento de 33 páginas titulado “Argentina en su tercera crisis de deuda”. Miguel Pichetto, el dirigente peronista que gobernó con Macri y ahora formó un bloque parlamentario “amigable” con Milei, lo elogió. Dijo “es un puente hacia el gobierno, a la búsqueda de acuerdos y a la modernidad”. Mientras, sigue el debate sobre la “estrategia” del peronismo de no poner palos en la rueda a Milei.

Muchos opinaron sobre el documento de Cristina. Desde nuestro partido dimos una primera impresión al respecto (ver "Cristina y su documento sobre la deuda externa/¿El peronismo no tuvo nada que ver?"). Es importante seguir sacando conclusiones. Si Pichetto lo reivindica, tiene que llamar la atención a quienes puedan seguir creyendo que el peronismo kirchnerista es una alternativa favorable para el pueblo trabajador y la juventud.

El peronismo pagó la deuda y pactó con el FMI

Cristina señala en su documento que el gran problema de los últimos 40 años es la deuda externa. Estamos de acuerdo. Siempre dijimos que la estafa de la deuda externa que se originó en la última dictadura militar mediante un genocidio es ilegal, ilegítima y fraudulenta. Que esa plata fue para hacer grandes negociados capitalistas y con el FMI. Que es un mecanismo de explotación y dependencia feroz con el imperialismo. Por eso hay que desconocerla y no pagarla. Pero todos los gobiernos hicieron lo opuesto, incluido el peronismo. Cristina lo intenta ocultar.

Cristina solo responsabiliza a la dictadura militar y al macrismo, y salva a Alfonsín diciendo “no supo o no pudo” resolver el tema, cuando fue quien la reconoció sin que hubiera registros contables. Pero desde 1983 la deuda se pagó, incluso en los 28 años en que gobernó el peronismo con Menem, Duhalde, Néstor, Cristina y Alberto Fernández. El kirchnerismo en particular, en lugar de aprovechar la rebelión popular del Argentinazo que impuso el no pago, en sus 12 años de gobierno (2003-2015) pagó de contado al FMI y dejó un endeudamiento de más de 200.000 millones de dólares. Luego, el peronismo de Alberto y Cristina (2019-2023) reconoció el endeudamiento de 45.000 millones dolares de Caputo y Macri y pactó con el FMI.

Cristina le hace guiños a una reforma laboral

Muchos creerán que esto no es cierto. Pero está escrito: “Resulta ineludible discutir seriamente un plan de actualización laboral […] las formas de contratación laboral deben ser revisadas mediante la actualización de los convenios colectivos de trabajo”, señala el documento. Es más, Cristina llama a corregir lo que denomina “privilegios” de dichos convenios, los que se lograron con enormes luchas obreras. Un guiño para las grandes patronales y el gobierno de Milei que intenta avanzar con la flexibilización laboral.

También Cristina llama a debatir sobre “la escuela pública” y las razones por las que “sectores medios y medios bajos hacen un esfuerzo para enviar a sus hijos a escuelas de gestión privada para que tengan clases todos los días”. De esta manera, vuelve a culpar a los paros docentes por la pérdida de clases, cuando los paros son en defensa del salario y contra la destrucción de la escuela pública y las clases se pierden por la falta de infraestructura e inversión de los distintos gobiernos. Recordemos que Cristina viene criticando a la docencia por trabajar solo “cuatro horas” y tener tres meses de vacaciones.

Por otro lado, mientras miles gritan en las marchas “la patria no se vende”, Cristina llama a una “integración de las empresas del Estado bajo una asociación pública y privada virtuosa”, es decir, donde el Estado se hace cargo de las pérdidas y los privados se la llevan en pala. También escribió a favor de un “un régimen de incentivo a las grandes inversiones”, es decir más beneficios y premios para las multinacionales, mineras y petroleras.

¿Reconstruir el peronismo o al Frente de Izquierda?

Un relato periodístico de estos días describe la actuación de la dirigencia peronista de Unión por la Patria, Cristina y Máximo. “Siguen creyendo que no es momento de confrontar de lleno con Milei porque corren el riesgo de que los acusen de poner palos en la rueda”; “Está convencida [Cristina] de que no debe atacarlo porque cree que son los sectores afectados los que deberían ir expresando su descontento. Su hijo, el diputado Máximo Kirchner, piensa de manera similar” (Página12, 12/2). Otros pasajes dan cuenta de que la política de la cúpula peronista es apostar al desgaste de Milei e ir preparando la “estrategia” electoral, viendo quiénes serían las figuras para un recambio en 2027, entre Kicillof, Quintela u otras, entre las cuales se postula también Grabois.

Quieren dar la idea de que hay dos modelos, el de Milei (de ajuste y represión) y el modelo peronista denominado del “campo popular”, como dice en sus columnas semanales Carlos Heller, diputado de Unión por la Patria. Un supuesto modelo de “distribución de la riqueza, inclusión social, Estado presente”, como lo venden, tratando de tapar el desastre del gobierno anterior que generó el caldo de cultivo para la asunción del utraderechista Milei.

El periodista Eduardo Aliverti se pregunta sobre el documento de Cristina: “¿Se diría que Cristina giró a la derecha? ¿En serio? ¿Qué parte nos perdimos de todas las veces que subrayó la construcción de un capitalismo con raigambre industrial y tecnológica?” (Página 12, 19/2).

En resumen: el peronismo pagó la deuda externa, quiere la reforma laboral, le hace guiños a Milei y deja correr su brutal ajuste mientras millones ya hicieron un paro general obligando a que cayera la Ley Ómnibus. Defiende un “capitalismo” supuestamente bueno y eficiente como dice Cristina. Esas son las coordenadas de un peronismo al que llaman a reconstruir, pero todo esto muestra que el peronismo no va más. Por eso hay que superar al peronismo por izquierda fortaleciendo al Frente de Izquierda Unidad, como postulamos desde Izquierda Socialista, para luchar verdaderamente por los cambios de fondo que necesita el pueblo trabajador.

Se acaba de dar a conocer el índice de inflación de enero del 20,6% llevando la inflación interanual al 254,2%. Si se suma al 25% de diciembre el saqueo salarial y jubilatorio es brutal bajo este gobierno ultraderechista.

Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo (Izquierda Socialista en el FIT Unidad) señaló: “Veníamos del desastre del gobierno anterior y ahora pegó un salto con Milei, que tiene la caradurez de decir que la inflación está bajando. Con la devaluación y la ‘libertad de precios’ los grandes empresarios suben todos los días los alimentos, medicamentos, combustibles, alquileres, aumentó el boleto de tren y colectivo en el AMBA un 250%, se vienen las prepagas, los tarifazos de luz y gas y el gobierno de CABA acaba de anunciar la suba del subte de los $125 actuales a $574 en abril, $667 en mayo y $757 en junio. Una verdadera motosierra contra el pueblo trabajador”.

Giordano finalizó: “Este jueves 15 se reúne el Consejo del Salario donde el mínimo quedó en $156.000, el más bajo de la última década. Los salarios perdieron el 13% en diciembre y el ministro Caputo habló de ‘éxito’ por el déficit cero en enero, cuando fue a costa de una poda sideral de las jubilaciones. Cuando se actualice la canasta familiar de ATE INDEC superará los $900.000 para una familia tipo. Se necesita un inmediato aumento salarial y jubilatorio de emergencia. Después del paro y movilización del 24 logramos que caiga la ley ómnibus. Hay que seguirla. Plata hay, tiene que destinarse al pueblo trabajador. La CGT debe llamar a un nuevo paro general y a un plan de lucha nacional para lograrlo”.

Este jueves el espacio de coordinación entre el sindicalismo combativo, organizaciones sociales y la izquierda convocan al ministerio de Trabajo ante la reunión del Consejo del Salario (Plaza Roma, Av. Alem 1001 y Tucumán, 14 horas) para llevar el reclamo de aumento de salario y paro de la CGT.

 

Contacto

Prensa de Izquierda Socialista: 11 6054-0129


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad
 
La dirigencia peronista está en una crisis total. ¿Es cierto que está enfrentando a Milei? ¿Hay que reorganizar el peronismo como propone Grabois?
 
El peronismo da para todo. Diputados de Tucumán de Unión por la Patria (ahora con bloque propio) le votaron el dictamen a Milei y ahora aprobaron la ley ómnibus. Lo mismo hizo el peronismo cordobés de Schiaretti, poniendo incluso funcionarios propios en el gobierno nacional. Cristina Fernández sigue borrada en el Instituto Patria, sin emitir crítica alguna contra las medidas de Milei, donde trascendió que les dio un mensaje a sus diputados para que no hagan “antimileísmo”. Massa está por sacar su libro autobiográfico y criticó el paro de la CGT. Alberto Fernández se fue a España. Scioli se sumó al gobierno ultraderechista para “ayudar”, con lo que esto significa, tratándose del candidato de Cristina Kirchner en las presidenciales de 2015 (ver nota). Muchos referentes peronistas, massistas y kirchneristas de La Cámpora, mantienen puestos en organismos del actual gobierno. Mientras los nueve gobernadores de Unión por la Patria siguen aplicando el ajuste en las provincias, como Kicillof en Buenos Aires o Quintela en La Rioja, donde sacó un bono provincial devaluado.

El hecho que 97 diputados de Unión por la Patria hayan votado en contra de la ley ómnibus puede llevar a creer que el peronismo está enfrentando a Milei. No es así.
 
Las peripecias de Máximo Kirchner

Máximo Kirchner señaló en estos días: “Si le dije que no a Alberto Fernández, como no le voy a decir que no a Milei”. Vamos por partes. Eso de que le dijo “no” a Alberto es una clara mentira. Alberto Fernández fue el candidato ungido por Cristina Kirchner en 2019 representando a todo el peronismo en el extinto Frente de Todos que llevó a un desastre social bajo su gobierno, generando el caldo de cultivo para que gane Milei. Máximo Kirchner y Cristina criticaban a Alberto Fernández para intentar despegarse de su propio gobierno que se iba a los caños, nada más. Segundo, decirle que “no” a Milei, como dice Máximo, no implica ninguna heroicidad. El 45% votó en contra de Milei y hoy miles repudian el brutal ajuste, el DNU y la Ley Ómnibus. El tema no es decirle solo que “no” en la votación en el Congreso, sino que hay que decirlo también en las calles. Esto lo vivió el propio Máximo Kirchner y los diputados de Unión por la Patria cuando en el segundo día de represión salieron del recinto para observar lo que estaba pasando en la calle, siendo increpados por la militancia movilizada en la Plaza de los dos Congresos reclamándoles “a dónde está La Cámpora”, al grito de “paro, paro, paro, paro general”.

La dirigencia peronista no movilizó en los tres días de la semana pasada donde se repudió la votación de la ley y enfrentó la represión de Patricia Bullrich, dejando en banda a muchos de sus simpatizantes quienes reconocieron que solo la izquierda junto a las y los luchadores lo hicieron. No se los escuchó a Máximo Kirchner o a Kicillof reclamar que la CGT convoque a un plan de lucha. Por lo tanto no es cierto que la cúpula peronista está enfrentando a la ultraderecha, como sí lo está haciendo consecuentemente el sindicalismo combativo y la izquierda.
 
La trampa de Grabois de “reorganizar” el PJ

Juan Grabois viene ganando espacio mediático. Ante la crisis y el vacío que deja el peronismo, con un discurso crítico hacia el gobierno anterior, puede llevar a la creencia de que el PJ podría reformularse favorablemente en beneficio del pueblo trabajador. “De a poquito, lamiendo las heridas y procesando los propios errores, ampliando nuestro campo y escuchando otras voces, nos estamos reorganizando”, dijo Grabois (Diario Panorama, 18/1).

En un largo reportaje de cicuenta minutos en el programa Duro de Domar de C5N del 19 de enero, Grabois dio los lineamientos de su política. Dijo que estaba muy contento por “las señales positivas” que generó la firma de un documento con 1.500 voluntades de referentes peronistas y sociales, entre ellos los del albertista Santiago Cafiero, el ex ministro Guzmán, Máximo Kirchner, Kicillof, dirigentes de la  CGT y gobernadores de Unión por la Patria, entre ellos Quintela, altamente reivindicado por Grabois. Grabois dice que esto favorecía al “resurgimiento del peronismo, con gente nueva, sin tirar a nadie por la ventana, con las viejas y nuevas melodías, sin ninguna ruptura con el pasado, una continuidad con los mejores elementos”, según sus palabras. “Continuidad con caras nuevas”, es decir, más de lo mismo. Lo de caras nuevas, obviamente, se refiere a su figura.

Caras nuevas para una vieja política será para nuevas decepciones. De 40 años de esta “democracia” para los de arriba hubo 28 años bajo gobiernos peronistas. El menemismo fue peronismo explícito, no “neoliberalismo” como dice el kirchnerismo. Alberto, Cristina y Massa nos dejaron en cuatro años un 211% de inflación anual, 45% de pobreza y el pacto con el FMI.

El peronismo ya gobernó defendiendo a este capitalismo de hambre y pobreza, no tocó los intereses de la derecha, de las multinacionales y el imperialismo, no reestatizó las privatizadas y pactó con el Fondo Monetario. Ahora apuesta al desgaste de Milei para intentar aprovecharlo electoralmente en las próximas legislativas para volver a engañar al pueblo trabajador y a la juventud con falsas promesas.

No hay que reorganizar ningún peronismo, sino luchar por una salida de fondo, fortaleciendo al Frente de Izquierda Unidad, como lo estamos haciendo desde Izquierda Socialista.


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

Daniel Scioli acaba de ser designado por Milei para comandar la Secretaría de Turismo, Ambiente y Deportes. Con Scioli también llegan al gobierno su hermano y su hija. Hasta el derechista diputado Massot replicó: “Milei nos acusa de kirchneristas y designó a Scioli”. Un comentario del diario La Nación señaló: “Ahora tenemos al abanderado Scioli como un soldado de la causa libertaria”.

Scioli fue funcionario de Carlos Menem, Rodríguez Saá y Duhalde, vicepresidente de Néstor Kirchner, gobernador de la provincia de Buenos Aires dos veces (denunciado por ocultar muertos en la trágica inundación de La Plata en 2013) y candidato a presidente del kirchnerismo en 2015. Recientemente fue embajador en Brasil del ex gobierno del Frente de Todos de Alberto y Cristina, donde se lo vio prendiendo una velita a Bolsonaro para su cumpleaños. Recordemos que Milei trabajó para Scioli en la fundación Acordar, el think tank del entonces candidato de Cristina.

Antes de Scioli ya había otros personajes en el gobierno que vienen del peronismo. Guillermo Francos es un ex sciolista y funcionario de Alberto Fernández, Marco Lavagna en el Indec, Flavia Royón en Minería, Lisandro Catalán en la secretaría de Interior, Leonardo Madcur (quien pasó de jefe de Gabinete del Ministerio de Economía de Sergio Massa a ser representante ante el FMI), entre otros cargos gerenciales de PAMI, Anses, Aerolíneas que siguen en manos de camporistas o del PJ del interior del país.

A esta lista se agregan Mario Russo, ministro de Salud (massista); Yanina Martínez, subsecretaria de Turismo (kirchnerista); Valeria Ambrosio, directora del CCK (kirchnerista); Rosana Lodovico, directora general de Aduanas (massista); Fabián Lombardo, presidente de Aerolíneas Argentinas (kirchnerista-La Cámpora); Camilo Baldini, presidente de Correo Argentino (kirchnerista-La Cámpora); Esteban Leguizamo, director Ejecutivo del PAMI (La Campora); Bernarda Llorente (presidenta Agencia Télam (kirchnerista, esposa de Jorge Taiana); Rodríguez Chirillo, secretario de Energía (consultor vía BID del gobierno de Alberto Fernández), entre otros.

Scioli es el verdadero tránsfuga, “el que abandona una organización política, empresarial o de otro género para pasarse a otra generalmente contraria”. Y lo hace desde el peronismo, integrando un gobierno de extrema derecha que niega el genocidio. Amiga y amigo lector, si usted es peronista de verdad, cuando la dirigencia de Unión por la Patria le diga que hay que “reconstruir” el peronismo, dele la espalda y venga con Izquierda Socialista al Frente de Izquierda Unidad.

Mónica Schlotthauer y Juan Carlos Giordano, como parte de las bancas nacionales electas por Izquierda Socialista, acompañan este reclamo junto a distintas organizaciones y el Frente de Izquierda Unidad. El jueves pasado hubo un acto frente a la Casa de la Provincia de Mendoza en CABA, donde habló nuestro compañero Pablo Almeida

Dijo la diputada nacional electa Mónica Schlotthauer (Izquierda Socialista/FIT Unidad): “Exigimos la inmediata libertad del compañero del Partido Obrero en el Frente de Izquierda mendocino Martín Rodríguez detenido por participar de las movilizaciones contra la Ley Ómnibus y el paro nacional de la CGT el 24 de enero. También fue encarcelado y puesto en libertad Víctor da Vila, del PO, y se pretende llevar a juicio a otras compañeras y compañeros. Basta de criminalizar la protesta y de perseguir a la izquierda y a quienes salimos a luchar”.

El diputado nacional electo Juan Carlos Giordano finalizó: “Para detenerlos la justicia del gobernador radical Cornejo utiliza la figura de la 'reiterancia', es decir, la prisión por simple reiteración de denuncias, sin juicio ni condena. Un instrumento que viola la presunción de inocencia, como también hace el ex gobernador Morales en Jujuy y la gendarme Patricia Bullrich en todo el país”.

 

Contacto

Prensa de Izquierda Socialista: 11 6054-0129

Artículos de Mercedes

Protocolo antiprotesta / Bullrich tuvo que dar explicaciones

Protocolo antiprotesta / Bullrich t…

21 Feb 2024 El Socialista N° 577

Diputada electa Mercedes de Mendieta / “Ni un paso atrás ¡El aborto legal #EsLey!”

Diputada electa Mercedes de Mendiet…

08 Feb 2024 COMUNICADOS DE PRENSA

Cierre del ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad / Ni un paso atrás en nuestros derechos

Cierre del ministerio de Mujeres, G…

13 Dic 2023 El Socialista N° 574

No a las medidas del ultraderechista Milei

No a las medidas del ultraderechist…

22 Nov 2023 El Socialista N° 573

Milei / Un gabinete de terror

Milei / Un gabinete de terror

22 Nov 2023 El Socialista N° 573

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

Quiénes ganan y quiénes pierden con Milei

Quiénes ganan y quiénes pierden c…

21 Feb 2024 El Socialista N° 577

Elogios de Pichetto / “Cristina le tiró puentes al gobierno”

Elogios de Pichetto / “Cristina l…

21 Feb 2024 El Socialista N° 577

¡Pararle la mano al ajustazo de Milei!

¡Pararle la mano al ajustazo de Mi…

21 Feb 2024 El Socialista N° 577

Nueva suscripción de El Socialista

Nueva suscripción de El Socialista

21 Feb 2024 El Socialista N° 577

Por un nuevo paro general CGT-CTA

Por un nuevo paro general CGT-CTA

21 Feb 2024 El Socialista N° 577