May 27, 2024 Last Updated 3:16 PM, May 25, 2024

El gobierno de Milei dispuso un aumento del 30% entre enero y febrero para las y los diputados y senadores y autoridades del Congreso, con la firma de Victoria Villarruel y Martín Menem.

Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo (Izquierda Socialista/FIT Unidad), señaló: “El gobierno otorgó 700 mil pesos de aumento a cada diputada y senador llevando las dietas a casi 2,5 millones, más el plus por desarraigo y viáticos. Mientras Milei pulveriza salarios y jubilaciones, dejó de enviar comida a los barrios, elimina planes sociales y despide personal, sigue privilegiando a quienes votan leyes contra el pueblo. Una barbaridad”.

Giordano finalizó: “Tras el escándalo e indignación que generó la noticia denunciada por el Frente de Izquierda ahora el gobierno dice que mandaría una ley para retrotraer el aumento. Desde Izquierda Socialista y el Frente de Izquierda Unidad repudiamos esta medida y vamos a seguir defendiendo nuestro proyecto de ley para que las y los diputados tengan un ingreso equivalente a lo que percibe una directora de escuela, proyecto que todos los bloques patronales siempre rechazan.”


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad
 
Milei habló recientemente en una cumbre ultraconservadora del Partido Republicano y se sacó una foto con el ultraderechista Donald Trump. En su discurso volvió a hablar “contra el socialismo”. Pero en el mundo no hay socialismo. Hay capitalismo imperialista. ¿A qué se debe entonces semejante falsedad?
 
Trump alabó a Milei diciéndole “Make Argentina great again” (Haz grande a la Argentina otra vez). A su turno, el presidente argentino, además de repetir su consabido ataque ultrarreaccionario contra “la agenda asesina del aborto” y su negacionismo del cambio climático, se tiró una vez más contra el socialismo. En Davos ya había dicho: “Occidente está en peligro por el avance de las ideas socialistas”. Que el socialismo es “excremento humano”. Ahora cerró su alocución diciendo “No dejen avanzar el socialismo. No avalen la regulación”.
 
¿Dónde hay socialismo?

Lo primero a aclarar es que en el mundo no hay socialismo, sino que está dominado por el capitalismo imperialista. Todos los países son capitalistas. La ex URSS, los países de Europa del Este, Cuba, China y Vietnam, son capitalistas. En Venezuela no hubo ni hay ningún “socialismo del Siglo XXI”, como mentía Chávez con su doble discurso. China es una dictadura imperialista, a pesar de que el Partido Comunista hable de “un socialismo a la china”. Tampoco hay una Cuba Socialista ya que, mientras el gobierno de la isla habla de “actualización del socialismo”, está aplicando un clásico y brutal ajuste capitalista.

Milei tergiversa. Lo mismo pasa con los grandes medios cuando dicen que Lula, el peronismo kirchnerista o el dictador Ortega en Nicaragua son de “izquierda”. Son defensores del capitalismo. Cristina Kirchner dice que el capitalismo es un “sistema eficiente”.
 
El verso del “estado opresor”

Milei dijo que el problema de Argentina es que hay “380 mil regulaciones estatales” que traban el sistema económico. El problema no sería el FMI, la inflación, ni la pobreza que creció en su gobierno al 60%, sino un supuesto estado opresor que impediría los logros del capital privado. Pero como ya explicamos en otras notas, en Argentina se privatizó todo en los años ´90 bajo el gobierno peronista menemista que Milei defiende, la deuda externa creció el doble y subió la desocupación.

Milei hace campaña contra un supuesto “estado opresor”, al que llama “socialismo”, con el objetivo de erradicar cualquier traba para facilitar aún más las ganancias de los grandes empresarios y concentrar más la riqueza en grandes grupos económicos, multinacionales y bancos. A eso llama “libertad” capitalista, para que nos sigan explotando.

Cuando Milei dice que la “propiedad privada” es sagrada, se refiere a la propiedad privada de los de arriba, porque la “propiedad” de los ingresos de una jubilada o de un trabajador, por ejemplo, es expropiada cotidianamente, a tal punto que la pérdida salarial y jubilatoria en dos meses de Milei fue la más grande en los últimos treinta años.
 
O avanzamos al socialismo o se va a la catástrofe

Milei critica a un supuesto socialismo para defender a este sistema capitalista explotador. Dijo en Washington “estamos en el mejor momento de la historia de la humanidad”. Pero precisamente el capitalismo sólo puede ofrecer superexplotación obrera, por un lado, y ganancias fabulosas para una minoría parasitaria de capitalistas por otro.

Sólo hay una alternativa para la clase trabajadora y la humanidad, que es luchar por acabar con el dominio capitalista e imponer un nuevo sistema económico y político. Una Argentina y un mundo socialistas, con plena democracia para el pueblo trabajador, las mujeres, la juventud, el campesinado y el pueblo pobre.

No queda otra si queremos terminar con la miseria, la degradación y desigualdad social, la destrucción ambiental y las guerras, como la invasión criminal de Putin sobre Ucrania o el genocidio del estado sionista israelí contra el pueblo palestino.

Para ello hay que imponer gobiernos de las y los trabajadores y la izquierda, para lograr un mundo sin explotados ni oprimidos, donde la humanidad progrese, haya abundancia para todas y todos, y se conquisten libertades de todo tipo. Para ello, hay que expropiar a los expropiadores.

Empezar a construir el socialismo significa quitarle el poder a las multinacionales, a los terratenientes, a las petroleras, gasíferas y bancos, planificando la economía a escala nacional e internacional en pos de satisfacer las necesidades de millones. Con un régimen de democracia obrera y popular, lo contrario al falso socialismo represor y burocrático que se conoció en la ex URSS con el estalinismo, opuesto a los primeros años de la revolución socialista de Lenin y Trotsky de 1917, conquistando el primer estado obrero y socialista.

Si ponemos los grandes medios de producción, las riquezas y resortes estratégicos en manos de la clase trabajadora, planificando la economía de una forma racional terminando con la anarquía capitalista, empezaríamos a solucionar los grandes problemas de la humanidad.

Se trata de conquistar una Argentina Socialista y abrir las fronteras nacionales para poner las riquezas de toda América Latina en pos de ello. Argentina aportando la carne, la leche y el trigo; Brasil la industria junto con Colombia el café; Venezuela el petróleo; Chile y Perú sus minerales, y así sucesivamente. Liberándonos del FMI y conquistando la Segunda Independencia.

Esta salida de fondo es la que nos guía. Contra los Milei, Trump, Bolsonaro y lo que proponen el peronismo, el chavismo o los denominados gobierno de centroizquierda o de la falsa izquierda.

O se va al socialismo, o vamos a la catástrofe. El capitalismo está en descomposición, pero no va a caer solo. Como señalaba Trotsky, lo vamos a lograr superando la “crisis de dirección revolucionaria”. Es decir, avanzando en construir el partido mundial de la revolución socialista. En eso estamos embarcados desde Izquierda Socialista, como parte de nuestra organización internacional, la UIT-CI, llamando a unir a los revolucionarios para reconstruir la Cuarta Internacional dando pelea por ello.

La luz de Edison


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

Milei dijo en Estados Unidos: “Supongamos que estamos en el momento en que nos alumbrábamos con velas y todavía no había llegado Edison; en el momento en que aparece Edison con la lamparita, todos los fabricantes de velas van a la quiebra. Si le hubiéramos prestado atención a los intervencionistas, hoy, en lugar de tener esta hermosa conferencia con todas estas luces, seguiríamos con velas; así es como los socialistas arruinan nuestras vidas”. ¡Milei miente!

Los socialistas revolucionarios estamos a favor de todo avance de la ciencia y de la técnica. Saludamos el invento de Edison de la lámpara eléctrica y otros. Pero estamos en contra de que se los apropie la clase capitalista y que la electricidad no llegue a millones. Milei dice “los socialistas arruinan nuestras vidas”, mientras apoya al genocidio israelí que no solo deja sin luz, sino que asesina a niñas y niños palestinos. Además, ignora que Lenin, por ejemplo, en su anhelo por industrializar Rusia, creó en 1920 la Comisión Especial del Estado para la Electrificación de Rusia. Tanta importancia le daba que llegó a decir que el comunismo es el “poder de los soviets” más la electricidad.
 



Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

El experimento libertario en un pequeño pueblo del noreste de Estados Unidos, de 1.000 habitantes, terminó en un fiasco. Un grupo de libertarios se instaló allí y puso en marcha sus ideas, reduciendo las regulaciones e impuestos con el propósito de probar que la intervención gubernamental es opresiva. Sin embargo, a la vuelta de pocos años, la localidad del estado de New Hampshire, fronterizo a Canadá, es conocida por el drástico deterioro de sus servicios públicos, el aumento de la violencia y el ataque de osos.



 ¿Qué pasó?

“En 2004 cientos de personas se trasladaron a Grafton para fundar lo que llamaron el Free Town Project (Proyecto del Pueblo Libre) para demostrar la factibilidad del libertarismo creando una comunidad utópica”, explicó el periodista estadounidense Matthew Hongoltz-Hetling, quien en 2020 escribió el libro A Libertarian Walks into a Bear (“Un libertario se cruza con un oso”). Para los anarcocapitalistas el Estado es el enemigo y hay que liquidarlo, recuerda la nota (BBC News Mundo, 29/8/2023).

Aunque fracasaron en sus intentos de sacar al pueblo del Distrito Escolar o declarar a la localidad como “zona libre de Naciones Unidas”, convencieron a sus vecinos de que recortaran en un 30% el ya pequeño presupuesto municipal. Grafton comenzó a tener muchos problemas.

Para 2011 las calles de Grafton se llenaron de baches, el alumbrado y la recolección de basura casi desaparecieron, la biblioteca pública redujo la atención a tres horas diarias y la vigilancia policial mermó. La reducción del patrullaje, junto a la llegada de más pobladores armados y convencidos de que tenían derecho a hacer lo que quisieran, provocó un alza del 12% en el número de delitos violentos.

La mezcla entre desregulación, recortes impositivos e ideas libertarias resultó un cóctel peligroso. Muchos de los libertarios que vivían en el bosque no seguían las recomendaciones sobre la eliminación de residuos, lo que creó una fuente de alimento fácil para los osos. Los osos comenzaron a recorrer las calles de Grafton y en 2012 atacaron a dos residentes, un hecho no visto en un siglo.

En 2016 el experimento naufragó y muchos de los libertarios se fueron. Hoy el ambiente en el pueblito es más tranquilo. ¡A tener en cuenta! Milei se declara “libertario” y “anarcocapitalista.”


                                              


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

Cristina Kirchner publicó un documento de 33 páginas titulado “Argentina en su tercera crisis de deuda”. Miguel Pichetto, el dirigente peronista que gobernó con Macri y ahora formó un bloque parlamentario “amigable” con Milei, lo elogió. Dijo “es un puente hacia el gobierno, a la búsqueda de acuerdos y a la modernidad”. Mientras, sigue el debate sobre la “estrategia” del peronismo de no poner palos en la rueda a Milei.

Muchos opinaron sobre el documento de Cristina. Desde nuestro partido dimos una primera impresión al respecto (ver "Cristina y su documento sobre la deuda externa/¿El peronismo no tuvo nada que ver?"). Es importante seguir sacando conclusiones. Si Pichetto lo reivindica, tiene que llamar la atención a quienes puedan seguir creyendo que el peronismo kirchnerista es una alternativa favorable para el pueblo trabajador y la juventud.

El peronismo pagó la deuda y pactó con el FMI

Cristina señala en su documento que el gran problema de los últimos 40 años es la deuda externa. Estamos de acuerdo. Siempre dijimos que la estafa de la deuda externa que se originó en la última dictadura militar mediante un genocidio es ilegal, ilegítima y fraudulenta. Que esa plata fue para hacer grandes negociados capitalistas y con el FMI. Que es un mecanismo de explotación y dependencia feroz con el imperialismo. Por eso hay que desconocerla y no pagarla. Pero todos los gobiernos hicieron lo opuesto, incluido el peronismo. Cristina lo intenta ocultar.

Cristina solo responsabiliza a la dictadura militar y al macrismo, y salva a Alfonsín diciendo “no supo o no pudo” resolver el tema, cuando fue quien la reconoció sin que hubiera registros contables. Pero desde 1983 la deuda se pagó, incluso en los 28 años en que gobernó el peronismo con Menem, Duhalde, Néstor, Cristina y Alberto Fernández. El kirchnerismo en particular, en lugar de aprovechar la rebelión popular del Argentinazo que impuso el no pago, en sus 12 años de gobierno (2003-2015) pagó de contado al FMI y dejó un endeudamiento de más de 200.000 millones de dólares. Luego, el peronismo de Alberto y Cristina (2019-2023) reconoció el endeudamiento de 45.000 millones dolares de Caputo y Macri y pactó con el FMI.

Cristina le hace guiños a una reforma laboral

Muchos creerán que esto no es cierto. Pero está escrito: “Resulta ineludible discutir seriamente un plan de actualización laboral […] las formas de contratación laboral deben ser revisadas mediante la actualización de los convenios colectivos de trabajo”, señala el documento. Es más, Cristina llama a corregir lo que denomina “privilegios” de dichos convenios, los que se lograron con enormes luchas obreras. Un guiño para las grandes patronales y el gobierno de Milei que intenta avanzar con la flexibilización laboral.

También Cristina llama a debatir sobre “la escuela pública” y las razones por las que “sectores medios y medios bajos hacen un esfuerzo para enviar a sus hijos a escuelas de gestión privada para que tengan clases todos los días”. De esta manera, vuelve a culpar a los paros docentes por la pérdida de clases, cuando los paros son en defensa del salario y contra la destrucción de la escuela pública y las clases se pierden por la falta de infraestructura e inversión de los distintos gobiernos. Recordemos que Cristina viene criticando a la docencia por trabajar solo “cuatro horas” y tener tres meses de vacaciones.

Por otro lado, mientras miles gritan en las marchas “la patria no se vende”, Cristina llama a una “integración de las empresas del Estado bajo una asociación pública y privada virtuosa”, es decir, donde el Estado se hace cargo de las pérdidas y los privados se la llevan en pala. También escribió a favor de un “un régimen de incentivo a las grandes inversiones”, es decir más beneficios y premios para las multinacionales, mineras y petroleras.

¿Reconstruir el peronismo o al Frente de Izquierda?

Un relato periodístico de estos días describe la actuación de la dirigencia peronista de Unión por la Patria, Cristina y Máximo. “Siguen creyendo que no es momento de confrontar de lleno con Milei porque corren el riesgo de que los acusen de poner palos en la rueda”; “Está convencida [Cristina] de que no debe atacarlo porque cree que son los sectores afectados los que deberían ir expresando su descontento. Su hijo, el diputado Máximo Kirchner, piensa de manera similar” (Página12, 12/2). Otros pasajes dan cuenta de que la política de la cúpula peronista es apostar al desgaste de Milei e ir preparando la “estrategia” electoral, viendo quiénes serían las figuras para un recambio en 2027, entre Kicillof, Quintela u otras, entre las cuales se postula también Grabois.

Quieren dar la idea de que hay dos modelos, el de Milei (de ajuste y represión) y el modelo peronista denominado del “campo popular”, como dice en sus columnas semanales Carlos Heller, diputado de Unión por la Patria. Un supuesto modelo de “distribución de la riqueza, inclusión social, Estado presente”, como lo venden, tratando de tapar el desastre del gobierno anterior que generó el caldo de cultivo para la asunción del utraderechista Milei.

El periodista Eduardo Aliverti se pregunta sobre el documento de Cristina: “¿Se diría que Cristina giró a la derecha? ¿En serio? ¿Qué parte nos perdimos de todas las veces que subrayó la construcción de un capitalismo con raigambre industrial y tecnológica?” (Página 12, 19/2).

En resumen: el peronismo pagó la deuda externa, quiere la reforma laboral, le hace guiños a Milei y deja correr su brutal ajuste mientras millones ya hicieron un paro general obligando a que cayera la Ley Ómnibus. Defiende un “capitalismo” supuestamente bueno y eficiente como dice Cristina. Esas son las coordenadas de un peronismo al que llaman a reconstruir, pero todo esto muestra que el peronismo no va más. Por eso hay que superar al peronismo por izquierda fortaleciendo al Frente de Izquierda Unidad, como postulamos desde Izquierda Socialista, para luchar verdaderamente por los cambios de fondo que necesita el pueblo trabajador.

Artículos de Graciela

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

A cinco meses de Milei / Dos paros generales y ninguna ley

A cinco meses de Milei / Dos paros …

15 May 2024 El Socialista N° 582

Alerta Rigi

Alerta Rigi

15 May 2024 El Socialista N° 582

Una reforma jubilatoria patriarcal

Una reforma jubilatoria patriarcal

15 May 2024 El Socialista N° 582