Oct 27, 2021 Last Updated 9:36 PM, Oct 26, 2021

Escribe Guillermo Sánchez Porta

El país sigue, como una telenovela o un programa de chimentos, las chicanas entre Fernández y el peronismo contra Larreta y Juntos por el Cambio por “la presencialidad” en las escuelas porteñas. Pero a ninguno le interesa la educación pública.
Esta pelea desnuda la mentira de la “independencia de poderes” entre el judicial y el ejecutivo, porque cada sector busca a “su juez” para que le dé la razón. Un día “la Justicia” dicta la presencialidad, otro la virtualidad y a la hora da marcha atrás. En el medio están las familias trabajadoras que no saben qué pasará en las escuelas públicas al día siguiente. Mientras que los dueños de las grandes escuelas privadas y las familias que llevan a sus hijos allí no dudan en salir a las calles para que no haya clases virtuales.

Afortunadamente, la amplia mayoría de la docencia porteña está en lucha por el cuidado de la salud y la vida y los paros de Ademys y UTE son masivos. Es que el gobierno de Fernández tuvo que reconocer que teníamos razón cuando denunciamos que la principal causa de la explosión del Covid-19 era el regreso a las clases presenciales, poniendo en movimiento al encuentro con el virus a millones de personas (ver nota en El Socialista N° 496 https://bit.ly/3abkalv). El mismo presidente y sus ministros, que hace una semana nos atacaban, ahora repiten nuestros argumentos. Es que el colapso sanitario en el AMBA parece incontenible porque no se tomaron las medidas necesarias.

Larreta y Juntos por el Cambio se pusieron la camiseta de “defensores de la educación” y por eso reclaman la presencialidad. ¡Qué caraduras! Son los mismos que durante todo el gobierno de Macri y años de PRO en CABA atacaron a la educación pública, impusieron su privatización, dejaron a miles de alumnos en las calles, cerraron escuelas nocturnas y rurales y hace solo un mes achicaron el presupuesto educativo de CABA. ¡No tienen vergüenza! No les interesa la educación sino ganar votos de familias que no saben cómo hacer para sostener la virtualidad sin plata. Quieren que no se cierren escuelas para que nadie falte a trabajar y ningún empresario pierda plata, aunque se sigan llenando los hospitales de pacientes con Covid.

Por su parte, lo de Fernández y el peronismo también es una fachada política, totalmente insuficiente, que no está al servicio de la salud y la educación. Si la preocupación fuera la salud no se entiende por qué no avanza con la vacunación masiva y la virtualidad no se instala en casi todo el país. El índice de contagios supera los 150 cada 100.000, clasificación epidemiológica que el propio gobierno da como referencia. Al contrario, solo lo decreta en el AMBA, donde ya estamos colapsando, y no en Buenos Aires ni en las decenas de provincias que lo superan.

Pero tampoco les interesa la educación. No han repartido a todos los estudiantes y docentes computadoras o celulares para que puedan estudiar en virtualidad. Ni resuelven la falta de conectividad, dejando a miles sin educación. El gobierno de Kicillof dice que las escuelas estarán abiertas con wifi para que los chicos puedan ir a conectarse para estudiar. ¿En qué quedamos, van o no van? También pide que los negocios y comercios pongan wifi libre. ¿Por qué no decreta la gratuidad para estudiantes y docentes para la conectividad para las clases? Porque no quiere que las telefónicas pierdan plata.

Tampoco se nombran docentes para los cargos faltantes. Hay alumnos sin profesores y docentes sin trabajo. ¡Que los nombren ya! Y los salarios están por debajo de la línea de pobreza. ¿Dónde está el interés del gobierno en la educación? ¡Hace falta un inmediato aumento de salarios para que la docencia salga de la línea de pobreza!
Hay que salir a reclamar por la virtualidad en todo el país, con insumos y conectividad gratuita. Vacunación para todos, docentes y familias trabajadoras, para acabar con esta situación insoportable. Nombramientos de docentes y aumento salarial. Estas medidas son necesarias para defender la salud y la educación.

Escribe Mariana Scayola, secretaria general de Ademys

Desde Ademys hace tiempo que venimos reclamando la suspensión de las clases presenciales como una medida central para atacar el salto exponencial de la pandemia, fruto de la política criminal del gobierno de poner a millones de personas en la calle. Exigiendo además la vacunación masiva, computadoras y conectividad gratuita para estudiantes y docentes para garantizar las clases virtuales. En asamblea resolvimos llamar a un paro el 14 de abril en unidad con los Suteba Multicolores y autoconvocados del Gran Buenos Aires y movilizar en caravana al Ministerio de Educación de Trotta.
Pese a la tremenda campaña en contra de estos reclamos de Larreta-Acuña, Trotta, la burocracia Celeste de Baradel, del frente docente de Suteba, FEB y Udocba, la docencia del AMBA tomó con fuerza la medida. En CABA logramos que, después de muchos llamados públicos, UTE se sumara y el paro fue masivo. En Buenos Aires también se hizo sentir, incluso en los distritos dirigidos por la Celeste, y hasta obligó que Udocba pare, quebrando el frente interburocrático.

Este paro fue la gota que le rebasó el vaso a Fernández, que esa misma noche decidió pasar a clases virtuales en el AMBA media hora después de que sus ministros Trotta y Vizzotti dijeron que las escuelas “serán lo último que se cierre”. Es por eso que Trotta y Baradel están desaparecidos, porque no pueden dar la cara y asumir que fue la docencia quien impuso esta medida.

Pero Larreta y Acuña, junto con sus jueces amigos, la Iglesia y los dueños de las escuelas privadas, decidieron seguir jugando con la vida y la salud de los porteños, docentes, auxiliares, docentes y estudiantes avisando el domingo a medianoche que el lunes había que presentarse en las escuelas. Mostrando, además, un total desprecio hacia las familias trabajadoras.

Desde Ademys llamamos al paro junto con UTE, con una adhesión de 90 por ciento. Y el mismo lunes hicimos una asamblea de mil docentes, inédita, que muestra el estado de rebelión de la docencia contra Larreta y la enorme fuerza que está tomando Ademys. Allí votamos seguir con el paro 48 horas y movilizarnos el jueves al Ministerio de Salud exigiendo vacunación para todos, la eliminación de las patentes y que se incauten las vacunas de Garín. Larreta quiere quebrar el paro con descuentos para que el docente deba optar por pasar hambre o encontrarse con el virus. Una canallada más.  

El martes la adhesión siguió altísima. Entre Larreta y Fernández están en una guerra judicial y quieren que la docencia y las familias la miremos por TV. Los docentes ya le dimos clases a Larreta y Acuña de cómo se defienden la salud y la vida. El jueves es el examen para Vizzotti y Fernández, cómo conseguir vacunas. Y a Trotta tendremos que ir a buscarlo porque desapareció y no por no tener conectividad, como les ocurre a miles de estudiantes por su responsabilidad.

Escribe Graciela Calderón, secretaria adjunta Suteba La Matanza 

El ministro Trotta va perdiendo su tranquilidad. Sus justificativos de seguir las clases presenciales sin vacunar a docentes ni a la comunidad educativa no se sostienen. Y a la docencia se nos acaba la paciencia y retomamos fuerte la lucha.

Fernández, Trotta, Larreta, Kicillof, todos, aseguran que hay que mantener las clases presenciales sin vacunar a los docentes porque “en las escuelas hay pocos contagios”.  Que “el problema son las fiestas y reuniones sociales”, culpando a la gente. También dicen que “los niños casi no se contagian” y que la pandemia “solo creció fuerte en el AMBA”. Son falsedades y una falta de respeto a las decenas de docentes muertos por Covid-19 en todo el país. En Jujuy ya se habla de once fallecidos.

Ellos quieren ignorar un hecho contundente, a las cuatro semanas del regreso a las clases presenciales explotó la pandemia con casi 30.000 contagios detectados por día. ¿Es que las personas se contagian mayoritariamente en las escuelas? Claro que no. Pero al reiniciar las clases empezaron a movilizarse 15 millones de personas, según el propio gobierno. Y, tal como alertamos desde Izquierda Socialista y los dirigentes docentes combativos, esto era una política “criminal” porque enviaba a encontrarse con el virus a millones y a potenciar los contagios. Eso es lo que pasó. Cuando estallaron los contagios apenas había menos de diez casos de las cepas brasilera o inglesa, entonces no fue porque vinieron miles de turistas. La única explicación, que el gobierno no va a reconocer, es que son las consecuencias de tratar de “normalizar” las clases presenciales a como dé lugar (el doctor Atienza lo explica clara y brevemente en: hhttps://www.youtube.com/watch?v=Adbu06q1qxI&ab_channel=OscarAtienza)

También explotaron los contagios en niños de 3 a 16 años, que el gobierno decía que no se contagiaban. ¡En cuatro semanas aumentaron 300%! Y, yendo a las escuelas, ponen en riesgo a sus familias. Trotta dice que el problema que hay que corregir son los “transportes públicos”, no las escuelas. ¡Pero hace décadas que los transportes públicos no dan abasto y llevan a la gente como ganado! ¿Cómo van a resolver si siguen poniendo en la calle a millones por la presencialidad? Lo del gobierno es un absurdo que trae consecuencias nefastas y muertes. Es hora de que asuman la realidad y den marcha atrás.

Pero como Fernández, Trotta ni los gobernadores “entienden” con palabras, la docencia retomó la lucha. Se resolvieron paros en Ademys CABA y en los Suteba Multicolores, que convergen el 14 en una caravana en el Ministerio de Educación de la Nación. Con tanta fuerza que la burocracia sindical que apoya al gobierno –Ctera, Suteba, UTE (Alesso, Baradel, López)– comenzó a resquebrajarse. UTE fue al pie del paro de Ademys en CABA. Udocba y distritos de FEB se plegaron al paro de los Suteba Multicolores. Ahora dicen que hay que pensar en “suspender la presencialidad cuando sea necesario”. ¡La docencia considera que miles de contagiados y centenares de muertos diarios ya son suficientes para frenar esta política criminal!

Estamos reclamando vacunación masiva ya a docentes, estudiantes y trabajadores incautando las vacunas del laboratorio de Garín. Que se suspendan las clases presenciales para frenar el movimiento de millones. Que se repartan las computadoras que faltan y se dé conectividad gratuita a estudiantes y docentes.

Llamamos a todos los docentes a darle continuidad al plan de lucha de Ademys y los Suteba Multicolores, coordinándolo y extendiéndolo a todo el país. Seguir exigiendo a los sindicatos provinciales y Ctera que rompan su acuerdo con el gobierno y se sumen al reclamo. Llamamos a los trabajadores, familiares y estudiantes a apoyar esta lucha en defensa de la educación pública, la salud y la vida.

Escribe Mariana Scayola, secretaria general de Ademys

Desde Ademys y nuestros compañeros de Suteba Multicolores, desde el inicio de la pandemia hemos estado al frente de la lucha en defensa de la salud y la escuela pública. Enfrentamos las locuras de Larreta y Acuña que boicotearon la virtualidad dejando a miles de niños sin conectarse. Luchamos para que se nombraran docentes en miles de cargos que Larreta y Kicillof dejaron vacantes superexplotando a la docencia. Nos esforzamos para seguir conectados con nuestros alumnos a costa de pagar todo con nuestros magros salarios y dejar de tener un horario de trabajo, a tiempo completo las veinticuatro horas. Mientras, los dirigentes kirchneristas de UTE-CABA y de Suteba-Buenos Aires abandonaban a la docencia.

Este año Ademys y Suteba Multicolores denunciamos que esta presencialidad era una política criminal que haría estallar los contagios. Que los protocolos del gobierno eran absurdos. Ahora tomamos los reclamos de la base docente, realizamos asambleas y votamos salir a un plan de lucha exigiendo la vacunación masiva y la suspensión de clases presenciales. Una vez más, los dirigentes kirchneristas de UTE y de Suteba Celeste dieron la espalda a la docencia y apoyaron al gobierno. Desde Ademys resolvimos un paro el 14 con caravana al Ministerio de Educación nacional llamando a converger a los Suteba Multicolores, que definieron parar 14 y 15 en importantes asambleas.

En CABA, la decisión de Ademys de parar impactó en la base docente. UTE primero hizo un silencio atronador. Luego, por la fuerte presión de la base docente, se vio obligada a llamar a “jornada de lucha sin presencia en escuelas” (¿?) y fue repudiada. Recién después de que otros sindicatos llamaron a adherir al paro de Ademys, UTE eliminó su postura de las redes y llamó, de manera vergonzante, a parar el 14. Finalmente, varios sindicatos se sumaron. Fue un gran triunfo de la presión de la base docente que quiere salir a pelear en unidad.

En provincia de Buenos Aires el paro de 48 horas multicolor empezó a ser tomado por distritos donde dirige la burocracia Celeste, con docentes que se autoconvocan y se referencian en la Multicolor. Tal es la adhesión al paro que Udocba se sumó. Luego la FEB dejó en “libertad de acción” para adherir a sus distritos (¿?), por lo que el paro será bastante fuerte. Solo Baradel y Suteba Celeste lo boicotean sin siquiera llamar a asambleas, dando una nueva muestra vergonzosa de su oficialismo a espalda de la docencia.

Si luego de esta importante muestra de rechazo a la política gubernamental el gobierno no da pasos hacia la vacunación masiva y la suspensión de la presencialidad, habrá que profundizar esta unidad en la lucha de Ademys, los Suteba Multicolores con otros gremios opositores del país para imponerle a Ctera un plan de lucha nacional y al gobierno que responda a nuestros reclamos.

Escribe Jorge Adaro, secretario adjunto de Ademys, Docentes en Marcha

El 29 de marzo falleció de Covid-19 el profesor de CABA Jorge Langone, afiliado de Ademys. El paro que convocamos puso en debate la grave situación que vivimos docentes, estudiantes y familias en este simulacro de clases presenciales. Llevamos nuestras denuncias a programas de radio y TV y en TN estuve defendiendo a la docencia ante los ataques reaccionarios de algunos invitados, como la funcionaria Guillermina Tiramonti.

Jorge no fue el primer docente en el país fallecido por Covid-19, lamentablemente esta semana ya son más, pero sí generó mucha indignación en la docencia porteña porque demostró trágicamente la veracidad de las denuncias que venimos realizando. Ante la muerte de un docente, los sindicatos de las provincias y la burocracia de Ctera deberían haber tomado la misma actitud que Ademys, pero sus conducciones kirchneristas mantienen un vergonzoso pacto con el gobierno de Alberto Fernández y permanecen inactivas y abandonan los reclamos docentes.

A cuatro semanas del retorno a la presencialidad se confirmó nuestra denuncia de que la política de Larreta-Acuña, que es la misma que nacionalmente aplican Fernández-Trotta y los gobernadores, es criminal. Crecieron exponencialmente los contagios y, aunque el gobierno quiere responsabilizar a las personas por sus “descuidos”, la única medida que puso en movimiento a millones al encuentro con el virus y su esparcimiento y que explica esta explosión de casos fue el regreso a la presencialidad escolar. Y si no han sido más los docentes contagiados y fallecidos es porque en ningún lugar se implementó realmente el absurdo protocolo gubernamental de las “burbujas cotidianas de treinta alumnos”, sino que en cada escuela docentes y muchos directivos han creado sus propios protocolos. Todos los que tienen hijos en edad escolar saben que las “clases presenciales normales” son un simulacro, no existen.

Esta “nueva ola” de la pandemia, que hizo saltar las mediciones de riesgo epidemiológico en todas las provincias, potencia los peligros de contagios en las escuelas y, ni hablar, en el transporte público. Es una minoría ínfima de docentes la que ha recibido la primera dosis de la vacuna. Y se confirma que hay un alto porcentaje de niños y adolescentes contagiados que tira por la borda otra de las mentiras gubernamentales, que los niños no contagian ni transmiten el virus.

Así no se puede seguir. Hay que frenar ya la presencialidad tal como está, retomando un sistema de virtualidad hasta que los docentes y estudiantes estemos vacunados. Para eso tenemos que exigir al gobierno que las millones de dosis que están en el laboratorio de Garín, en Buenos Aires, se incauten y se vacune a todos. Además, entregar ya computadoras y conectividad gratuita para docentes y estudiantes para retomar la virtualidad sin dejar a nadie por fuera del sistema educativo.

Para esto debemos reclamar a las conducciones sindicales docentes en cada provincia y a la burocracia de Ctera que rompan su pacto con Fernández y los gobernadores, tomen estos reclamos y llamen a un plan de acción para lograrlos.

Llamamos al conjunto de las conducciones docentes antiburocráticas y combativas a que retomemos la coordinación y resolvamos medidas de acción unificadas para defender la educación pública, la salud y la vida de docentes, estudiantes y familias.

Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
Coronavirus y debacle social - La peor crisis del capitalismo en su historia / Correspondencia Internacional Nº 45 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Entrevista en The Militant (1972)
El Partido y la Revolución - Nahuel Moreno - 1973
Capitulacion al Eurocomunismo (1977)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa