Sep 27, 2021 Last Updated 5:00 PM, Sep 27, 2021


Escribe Mercedes de Mendieta, legisladora porteña y candidata a Diputada Nacional por Izquierda Socialista/FIT Unidad

La debacle del Frente de Todos, dejó a Juntos por el Cambio como primera fuerza en la provincia de Buenos Aires. El repudio electoral al gobierno de Alberto Fernández “pintó de amarillo” el mapa. Sin embargo, los votos de Juntos por el Cambio no se incrementaron sustancialmente con respecto a hace dos años atrás.

La imagen del domingo por la noche en el búnker de Juntos por el Cambio, con el festejo de Vidal, Santilli, Rodríguez Larreta y Macri dejó flotando un debate: ¿cómo es posible que, apenas dos años después del final del desastre macrista, se vuelva a elegir mayoritariamente a esa opción política patronal? Los periodistas de los medios masivos cercanos a ese espacio amplificaron más aún esa sensación, con algunos que ya empiezan a discutir acerca de cómo se posicionan las distintas figuras de PRO o del radicalismo de cara a eventuales candidaturas presidenciales.

El caudal electoral de Juntos por el Cambio no aumentó

El primer dato, puramente numérico, es que no es cierto que las listas de Juntos por el Cambio hayan sumado millones de votos nuevos con respecto a las elecciones anteriores. De hecho, prácticamente repitieron el porcentaje de votación de hace dos años y tuvieron menos votos que en las elecciones triunfantes de Cambiemos de 2015 y 2017. La debacle del Frente de Todos se dio mayoritariamente por trabajadores y sectores populares que no fueron a votarlo, que lo hizo por la izquierda, por otros sectores patronales o que votó en blanco.

Hubo voto castigo, no giro a la derecha

Esto no quita que, sin duda, al igual que en elecciones pasadas, hubo sectores del pueblo trabajador que votaron en contra del gobierno, haciéndolo por la principal fuerza patronal opositora. Lo hicieron, repetimos, votando “contra” el gobierno del Frente de Todos, más que a favor de Juntos por el Cambio. Es lo que se denomina comúnmente como “voto castigo”. No expresa necesariamente confianza, ni simpatía, ni mucho menos acuerdo con las posiciones reaccionarias de esa alianza política. No es que los votan porque estén de acuerdo, por ejemplo, con la flexibilización laboral que propuso Juntos por el Cambio en la última semana de campaña. Ni porque acuerdan con las políticas de ajuste que se llevaron adelante durante el gobierno macrista. Por eso decimos que no puede caracterizarse ese voto como “giro a la derecha”.

Después de aclarado este punto, sí queremos debatir con las compañeras y compañeros de trabajo, estudio, vecinos o familiares de lo equivocado de ese voto. El optar por un candidato patronal para repudiar a un gobierno ajustador ha demostrado siempre que no es ninguna salida para los problemas del pueblo trabajador. Es lo que sucedió cuando se votó a Menem contra el ajuste de Alfonsín. Y después a la Alianza para sacarse de encima al menemismo. O, ya en el siglo XXI, a Macri para repudiar al kirchnerismo, o hace dos años a Alberto Fernández para que pierda Macri. Esto es una trampa, por eso insistimos: hay que dejar de votar a los partidos patronales y hacerlo por la izquierda, la única fuerza que tiene un programa de ruptura, distinto, que prioriza las más urgentes necesidades populares, y que plantea que gobiernen los trabajadores. En ese marco, la excelente elección del Frente de Izquierda Unidad, y el hecho de que una franja importante haya repudiado al gobierno con la boleta del FIT Unidad, es un hecho sumamente importante que tenemos que reforzar de cara a las elecciones de noviembre. Tenemos que debatir en los lugares de trabajo, estudio y en barrios, con cada persona que repudió al gobierno votando a Juntos por el Cambio, explicándole que todos los partidos patronales ya gobernaron y nos hundieron, que todos están por el acuerdo con el FMI, y que hay que votar en defensa propia, del pueblo trabajador, haciéndolo por el Frente de Izquierda Unidad en la definitiva elección del 14 de noviembre.


Escribe Mercedes de Mendieta, candidata a diputada CABA, por Izquierda Socialista/FIT Unidad

El 26 de agosto junto familiares de víctimas y sobrevivientes realizamos una audiencia pública por la creación de espacios de la memoria en los lugares donde ocurrieron las masacres de Cromañón y del taller clandestino de la calle Luis Viale, denunciando una vez más que la corrupción empresarial y de los gobiernos mata.

En la conferencia de prensa participaron Silvia Bignami, mamá de Julián, víctima de la masacre de Cromañón, y Lourdes Hidalgo, sobreviviente del incendio en el taller clandestino de Luis Viale. En la audiencia participaron numerosos familiares y sobrevivientes, como nuestro compañero José Guzmán, papá de Lucas y referente de la pelea por justicia para los pibes de Cromañón, que en 2006 logró con la movilización la caída del jefe de gobierno Aníbal Ibarra, que nunca fue imputado y volvió a ser candidato en la Ciudad en las listas del peronismo.

También participaron referentes de la lucha por los derechos humanos como Nora Cortiñas, Alberto Santillán, padre de Darío Santillán, Paolo Menghini, papá de Lucas, víctima de la masacre de Once, y Celeste Lepratti, hermana de Pocho Lepratti, entre tantos otros. Además, acompañaron dirigentes del sindicalismo combativo, como Mariana Scayola, secretaria general de Ademys, Pablo Almeida, mi compañero de banca, junto a referentes y candidatas del FIT Unidad como Mercedes Trimarchi, Alejandrina Barry, Vanina Biasi y Amanda Martín y sobrevivientes de Cromañón como Belkis Contino.

Este reclamo lleva años, sin embargo el PRO y el peronismo no apoyan estos proyectos para construir espacios de la Memoria.
Esta actividad refuerza el compromiso que desde Izquierda Socialista y nuestras bancas del Frente de Izquierda tenemos ante la pelea por la memoria, la verdad y la justicia. Nuestra lucha es por los pibes y las pibas de Cromañón y por las seis víctimas del taller de Luis Viale. Por los espacios de Memoria, pero también por una respuesta a las familias de las víctimas y los sobrevivientes, por justicia y castigo a los responsables.


Escribe Mercedes de Mendieta, legisladora de CABA y candidata a diputada nacional por Izquierda Socialista/FIT Unidad

En la última sesión de la Legislatura avanzó el proyecto que permite la construcción de torres de lujo en las codiciadas tierras ribereñas de la ex Ciudad Deportiva de Boca. El Grupo IRSA, desarrollador de los mayores proyectos inmobiliarios en el país y propietario de todos los shoppings de la Ciudad y del agronegocio con Cresud, será nuevamente beneficiado, mientras les trabajadores no acceden a una vivienda digna. Muy lejos está este proyecto de ofrecer una respuesta al terrible déficit habitacional en una ciudad donde 10.000 personas duermen en la calle todos los días, lo que vulnera  particularmente a mujeres y niñas, como ocurrió en el caso de M., sometida a todo tipo de violencias.

Por eso venimos denunciando y oponiéndonos desde nuestras bancas a todos los negociados inmobiliarios y remates de tierras que pasan por esta Legislatura, a diferencia de los otros bloques, en particular del peronismo, que ha votado y acompañado en varias ocasiones la venta de tierras.

Estas torres de lujo se quieren construir sobre humedales. Estamos atravesando una crisis ambiental mundial producto de las consecuencias de este sistema capitalista imperialista y del saqueo de las multinacionales. Construir sobre humedales solo profundizará la crisis ambiental y este proyecto, en particular, afectará a la Reserva Ecológica de Costanera Sur.

Hoy, el 21% del territorio argentino tiene humedales que favorecen la biodiversidad, absorben el dióxido de carbono que ayuda a mitigar el cambio climático y el calentamiento global. Los humedales actúan como reservorios de agua y ayudan a evitar las inundaciones. Pero los bosques y los humedales vienen siendo destruidos mediante la deforestación y los incendios intencionales a favor del agronegocio, en particular de la soja, de la construcción de countries y barrios de lujo y por la megaminería.

Desde nuestras bancas acompañamos al movimiento ambientalista que viene peleando contra la privatización de Costa Salguero y ahora del meganegocio a favor de IRSA. Llamamos a seguir impulsando acciones para frenar este proyecto y recuperar los espacios ribereños para que se conviertan en reservas que contribuyan a la protección de la biodiversidad y a la disminución del impacto ambiental.
 

Milei busca entusiasmar a votantes jóvenes con un supuesto discurso antisistema y recurriendo a la palabra libertad. Pero reivindica a Menem, niega los crímenes de la dictadura, está en contra del aborto y los derechos de las mujeres y dice
que no existe la crisis ambiental.


Escribe Mercedes de Mendieta, candidata a diputada nacional CABA por Izquierda Socialista/FIT Unidad

“La libertad avanza”, se llama la lista encabezada por el economista mediático Javier Milei. Frase con la que buscan entusiasmar en particular a una juventud harta de promesas, corrupción y ajuste de políticos como los del Frente de Todos o Juntos por el Cambio. Pero, ¿de qué “libertad” habla Milei?

¿Acaso Milei propone “libertad” para que los jóvenes tengamos derechos a organizar nuestra propia vida, a partir de un trabajo digno, con un salario adecuado para estudiar y armar nuestro proyecto de vida? Nada de eso. Milei referencia como “el mejor gobierno de la historia argentina” al de Menem y Cavallo, allá en los años 90. ¡El que dejó millones de desocupados, cerró decenas de miles de empresas, liquidó nuestros ferrocarriles, regaló nuestro gas, petróleo y reventó la educación pública! Con millones de jóvenes que no conseguían nunca entrar a trabajar, y cuando lo lograban eran superexplotados en condiciones de extrema precariedad.

Milei reivindica el modelo liberal chileno que surgió con la dictadura de Pinochet y luego se mantuvo por décadas. El mismo que desde hace dos años es repudiado en las calles y en las urnas por millones de jóvenes. ¡Preguntémosle a ellos si creen que las propuestas libertarias generan oportunidades y “libertad”!

Es que, en realidad, lo que plantea Milei es “libertad” para los empresarios y los ricos. Libertad de que ellos no paguen más impuestos. De que no haya leyes laborales y puedan despedir sin pagar indemnizaciones. De que no tengan que pagar cargas sociales y por lo tanto se terminen las jubilaciones. De que se privatice la educación y la salud pública.

Libertad...pero defienden la dictadura genocida

Milei dice que la educación pública es “adoctrinamiento político”. ¡Porque en las escuelas se enseña que en nuestro país existió un genocidio con la dictadura militar! Cosa que la lista de Milei niega, llevando como segunda candidata a Victoria Villarroel, que niega el terrorismo de Estado y es presidenta del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas. Tan grave es todo esto que, como Frente de Izquierda Unidad, presentamos un proyecto en la legislatura porteña repudiando el discurso de odio e incitación a la violencia de Milei y a que se de lugar en medio  de la campaña a sectores que plantean un discurso negacionista sobre el genocidio.

“Libertad”…. pero no para que las mujeres decidan

Milei y el resto de los integrantes de su lista son profundamente antiderechos de las mujeres. Varios son militantes celestes, y el propio Milei se pronunció en contra de la legalización del aborto. Pero además Milei tiene toda una larga historia de expresiones machistas, homofóbicas y expresiones violentas contra las mujeres y el movimiento feminista.

Y por si fuera poco niegan la crisis ambiental y son antivacunas

Javier Milei y su partido niegan hechos científicos como el calentamiento global y la crisis ambiental. No son novedosos: lo mismo plantean los partidarios más radicalizados de la ultraderecha de Trump en los Estados Unidos. y es el discurso de Bolsonaro en Brasil. Hace pocos meses, la juventud del partido Libertario organizaba marchas al Obelisco para negar la existencia de la pandemia del Covid y promovía una campaña anti-vacunas. El propio Milei se jacta de “no estar vacunado”.

Milei y Espert son ajustadores

Lo mismo que plantea Milei, lo sostiene Espert en la provincia de Buenos Aires. Propuso que la “solución” pasaba por echar a un millón de estatales y docentes. Lo que proponen  Milei y Espert es un ajuste mucho más salvaje aún que el actual. Critican a “la casta política” porque no va más a fondo contra los derechos de los trabajadores, la mujeres y la juventud. No te dejes engañar por su discurso radicalizado: es de derecha. Si querés de verdad luchar contra la vieja política y la corrupción, si querés terminar con los privilegios, la auténtica rebeldía es la que planteamos desde el Frente de Izquierda Unidad.

La legisladora Mercedes de Mendieta junto al diputado Pablo Almeida, del bloque de Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda-Unidad, presentaron en el día de hoy un proyecto de declaración repudiando el discurso de odio de Javier Milei .

La diputada, que preside la Comisión Especial de Seguimiento y Prevención de la Violencia Institucional, expresa en este proyecto la preocupación por los dichos cargados de odio e incitación a la violencia por parte de precandidatos a diputados. 

El texto presentado, resalta por parte de la representante del Frente de Izquierda, la preocupacion desde la Legislatura porteña a que se de lugar en medio de la campaña a sectores que niegan abiertamente el genocidio de estado de la ultima dictadura. Mercedes de Mendieta opinó: “Desde todos los espacios que seguimos luchando por Memoria, Verdad y Justicia, creemos que no puede fomentarse en el marco de las elecciones un discurso negacionista sobre el genocidio, es necesario alzar la voz contra estas barbaridades”

El legislador Almeida dijo: “Utilizando como base  la bronca contra los partidos patronales mayoritarios y hablando de “libertad” y contra la casta política, proponen ajustes mucho más salvajes incluso que los actuales con un fuerte discurso de odio”. Se define como “libertario”, pero se trata de una corriente ultraconservadora, defensora de personajes reaccionarios como Ronald Reagan y Margaret Thatcher o el mismísimo Donald Trump.

La diputada Mendieta agregó: Es un espacio cuyos referentes tienen constantes expresiones violentas contra las mujeres y el movimiento feminista, y que niega hechos cientificos, como el calentamiento global y la destruccion del medio ambiente, hechos por los cuales recibe el apoyo del hijo de Jair Bolsonaro, un hombre que ostenta el uso de armas en público, manifiesta sin pelos en la lengua su concepción de supremacía blanca y está dispuesta a exterminar a los pueblos originarios del Amazonas para obtener la ganancia capitalista a costa de destrozar la naturaleza”.

Por último  Almeida declaró “el Frente de Izquierda es el único espacio que enfrenta verdaderamente a estos sectores reaccionarios que representa Milei, que va contra las medidas de ajuste que todos los partidos patronales implementaron y que hoy el partido de los “libertarios” propone como respuesta a la crisis que atravesamos. Para una salida de fondo formamos hace 10 años el Frente de Izquierda y queremos seguir fortaleciendolo en unidad con la lista 1A  que conformamos junto a grandes luchadores encabezada por Myriam Bregman, Gabriel Solano y Mercedes Trimarchi  para enfrentar el ajuste y los discursos de odio”

 

Pueden descargar el proyecto en el siguiente link: https://parlamentaria.legislatura.gov.ar/pages/download.aspx?IdDoc=188079 

 

Legisladora Mercedes de Mendieta: 1165425363 @mechidemen

Legislador Pablo Almeida

Prensa Eugenia  1121664613

 

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa