Sep 22, 2021 Last Updated 8:10 PM, Sep 21, 2021

Escribe Liliana Olivero, legisladora provincial (m.c.) por Izquierda Socialista/FIT Unidad

El peronismo gobierna la provincia hace veinte años. Es responsable -con la complicidad de los radicales y la burocracia sindical- de una deuda externa de 166.000 millones de pesos (de los cuales el 95% está en dólares) y de una grave crisis económica, ahora agravada por el coronavirus. Por eso emitió 9.000 millones de pesos en bonos para pagar a proveedores, mientras amenaza con lanzar una cuasimoneda provincial, rebajar el salario de los estatales y postergar el pago de jubilaciones. 

En medio de la cuarentena suspendió, sin pago, a 27.000 trabajadores de planes de empleo y capacitación como PPP, PIP y otros. Compañeras y compañeros que hace años cumplen tareas junto a los de planta permanente pero con sueldos de 5.000 a 9.600 pesos por mes. ¡La mitad de la canasta de indigencia!

Ahora Schiaretti rebaja 45% su sueldo y el de la planta política del Ejecutivo y lo imitan los demás poderes. Estamos de acuerdo que todos ellos ganen menos. Cuando en 2002 obtuvimos nuestra banca presenté un proyecto de ley (que fue rechazado por las otras bancadas patronales) para que legisladores y funcionarios políticos ganáramos igual que una maestra con veinte años de antigüedad. Desde entonces, únicamente nuestros legisladores lo cumplen. Por eso denunciamos que lo de Schiaretti es solo un acto demagógico y tramposo, porque igual ganarán mucho más que el monto que propusimos y solo regirá por el tiempo que dure la cuarentena en lugar de ser permanente. Con el peligro que permitirá justificar el diferimiento del pago de jubilaciones provinciales y la rebaja salarial de estatales y docentes. Algo inaceptable. 

Además, ante semejante crisis esta resolución es insuficiente. Mientras el gobierno cede a la presión de las grandes y medianas empresas para volver a trabajar, todos vemos que hoy la mejor protección es la cuarentena. Por lo tanto, miles de trabajadoras y trabajadores, desocupados, los que viven de changas, los suspendidos de los planes de empleo y los de otras actividades no esenciales deben recibir ya una ayuda de emergencia para poder subsistir. Caso contrario, para poder comer se verán obligados a romper la cuarentena aumentando el riesgo de contagio y de perder sus vidas. Asistir a estos trabajadores, además de equipar a los hospitales y a todo su personal, requiere de miles de millones de pesos que se deben obtener a partir  de dejar de pagar la millonaria deuda externa provincial, eliminar toda exención impositiva a las grandes empresas y crear un fondo de emergencia con un impuesto a las mismas,  los bancos y latifundios. Y también a las grandes fortunas, como Roggio, Urquía, Allende y otros millonarios provinciales. 

Sin estas medidas de fondo, lo de Schiaretti es puro verso. Es para no tocar a los usureros ni a los ricos. Ellos obtuvieron estos últimos años fabulosas ganancias que jamás compartieron con sus trabajadores. En cambio, ahora sí quieren compartirles las pérdidas, por eso se niegan a pagar el 100% del salario que es una ínfima parte de lo que embolsaron. Y con la complicidad de la burocracia sindical peronista y el aval del Ministerio de Trabajo siguen despidiendo, suspendiendo y rebajando salarios. Debemos organizarnos para luchar, como se viene haciendo a nivel mundial, y también aquí, en empresas y gremios. Esta crisis la deben pagar los capitalistas, no los trabajadores.

             

 

El día 15 de abril, en medio de la cuarentena decretada por el gobierno nacional, la totalidad de trabajadoras y trabajadores de los programas PPP, PIP, XMi y Pila fueron avisados -mediante mensajes de texto- que se eran “suspendidos hasta próximo aviso”, información que luego fue confirmada por Laura Jure del Ministerio de Promoción y Empleo y de la Economía Familiar.

El gobierno de Schiaretti deja a la deriva a más de 4000 trabajadores y trabajadoras que quedaron sin su principal fuente de ingreso, miles de familias quedan sin su plato de comida. Ni siquiera se reconocen los días trabajados en abril desde los hogares, ya que el último cobro remite a los haberes de marzo. Este atropello es una nueva evidencia de que el DNU que prohíbe los despidos y suspensiones por 60 días no es cumplido ni siquiera por los mismos gobiernos.

Estos programas muestran la situación de precariedad de miles de jóvenes, profesionales recién recibidos, y personas que se encuentran ganando salarios de miseria. Planes que parten de salarios desde $4500 a los $9500. Muy por debajo del nivel de indigencia que está en $19000, sin contar con derechos laborales básicos como son jubilación, aguinaldo, vacaciones, boleto obrero, entre otros, y por tan sólo un año de duración.

El gobierno argumenta que en medio del aislamiento social no pueden llevarse a cabo las “jornadas de entrenamiento”, una burla completa a jóvenes que vienen trabajando a la par de sus compañeras y compañeros de planta permanente y teniendo las mismas responsabilidades.

El gobernador Schiaretti durante la cuarentena ha dejado sin trabajo a miles de personas, al no renovar convenios (como ocurre con las compañeras del Programa Córdoba con Ellas). Así como las y los docentes a quienes no se les renovaron las horas o los cargos interinos ya que no se realizaron los correspondientes actos públicos. Con esto se incrementa aún más el 40% de pobres informados por INDEC en nuestra provincia. Situación a la que se suma las amenazas de rebajar los salarios de los estatales, o de pagar los sueldos con bonos. Denunciamos que todas estas medidas son tomadas en complicidad con la burocracia sindical de Pihen, quien no ha tomado ninguna medida en defensa de las y los trabajadores.

Ante esta situación acompañamos a las y los autoconvocados que se vienen organizando para que el gobierno de marcha atrás con la medida y recuperen sus puestos de trabajo.

¡Es mentira que no hay plata! Ante la crisis, hay que terminar con todas las exenciones impositivas a las grandes empresas, dejar de pagar la deuda externa provincial y crear un fondo de emergencia, imponiendo un impuesto extra a las grandes empresas, clínicas privadas, bancos, latifundios y exportadoras. Y también a las grandes fortunas, como los Urquía, los Nores Martínez, los Allende y tantos otros. ¡La crisis deben pagarla los capitalistas! ¡No las y los trabajadores!

 

Liliana Olivero

Teléfono: 0351 - 154036389

Twitter: @LilianaOlivero

facebook.com/liliolivero

Instagram: olivero_liliana

 

Noelia Agüero

Legisladora Provincial

Frente de Izquierda

Instagram:@Noelia.b.aguero

facebook.com/NoeliaBAguero/

Tel: 351 505-3378

Escribe Liliana Olivero, Candidata a Diputada Nacional

El jueves 11 de julio nuestro candidato presidencial Nicolás del Caño visitó su ciudad natal y juntos realizamos una recorrida por los medios de comunicación de Córdoba Capital. Denunciamos que el Gobierno de Macri no va más, pero que tanto su fórmula oficialista junto a Pichetto como así también la del peronismo kirchnerista, van a seguir atados a las recetas del FMI y por lo tanto serán los garantes de la aplicación de las reformas laborales, jubilatorias e impositivas contra el pueblo trabajador.

El PJ provincial cumplió el 12 de julio veinte años en el poder y con el gobernador Schiaretti a la cabeza liberó el voto a presidente en una escandalosa campaña electoral cuya principal consigna es “El presidente que quieras, los diputados de Schiaretti” o directamente “Cortá boleta” permitiendo así que los intendentes y dirigentes del PJ puedan llamar a votar a Macri o a Fernández o Lavagna. Es más, la semana pasada, Schiaretti, recibió en la casa de gobierno a Alberto Fernández, y en breve recibirá a Lavagna y su ex socio de la estallada Alternativa Federal Urtubey, y espera hacerlo también con Macri. El cambalache con ritmo de cuarteto se muestra en que las distintas fracciones del PJ pondrán huevos en todas las canastas. Hasta el vice de Macri, Pichetto, recibirá el apoyo de un sector del peronismo cordobés de la mano de Roggero y Mondino, ambos ex diputados nacionales.

Ante esta situación la visita de Nicolás Del Caño estuvo al servicio de la construcción de una alternativa que sostenga la independencia política de los trabajadores. Llamamos a no votar con la nariz tapada y rechazamos que el kirchnerismo sea una alternativa.

Recordamos que en las pasadas elecciones a gobernador levantó sus candidaturas para que gane Schiaretti y ahora presenta una lista en la que participan dinosaurios de la burocracia sindical como Pablo Chacón, titular del gremio de Comercio en la provincia.

Junto con nuestro candidato presidencial participamos de la movilización convocada por los trabajadores de Molinos Minetti, que en asambleas resolvieron salir a la huelga con toma de fábrica para exigir el inmediato pago de salarios atrasados, aguinaldo, obra social y ART. Nuestra presencia en la movilización es parte de nuestro acompañamiento de las luchas obreras y populares, no solo en los parlamentos, sino también, y fundamentalmente, en las calles. La construcción del Frente de Izquierda-Unidad es una apuesta para afrontar con fuerza las luchas en curso y las que se aproximan.

El pasado miércoles 13 el Frente de Izquierda y de los Trabajadores inscribió su alianza para participar en las elecciones de la provincia de Córdoba previstas para el 12 de mayo.

Estuvieron presentes los dirigentes de los tres partidos que conforman el FIT. Por Izquierda Socialista Liliana Olivero, a quien postulamos como precandidata a Gobernadora, y Ezequiel Peressini; por el Partido Obrero Eduardo Salas y Soledad Díaz García; por el PTS Laura Vilches y Noel Argañaraz (foto). El Frente de Izquierda nuevamente se presenta como la única alternativa política que los trabajadores, las mujeres y la juventud tienen para enfrentar el ajuste de Macri y los Gobernadores del PJ y los K

Escribe Liliana Olivero

Los radicales cordobeses se están sacando los ojos. Convocaron a internas por sus candidaturas provinciales y municipales. El diputado nacional Mario Negri, avalado por Macri, enfrentará a Ramón Mestre, actual intendente de la ciudad capital, que está a su vez apoyado por un sector del radicalismo nacional que quiere más poder para su partido. Tan feroz es la disputa que está abierta la posibilidad de ruptura de Cambiemos en la provincia que le dio el triunfo en 2015. Esta pelea es un reflejo, entre otros, de la crisis que recorre al gobierno de Macri, con miles que lo votaron equivocadamente confiando en que era “un cambio”, y que hoy lo repudian ante el ajuste.

Ninguno de los dos sectores de la interna radical cordobesa representa nada progresivo para los trabajadores. ¿Acaso se pelean por ver quién tiene las mejores propuestas ante los graves problemas que viven los trabajadores y los sectores populares frente al ajuste que aplica el gobierno de Schiaretti, cómplice privilegiado de Macri? Nada de eso. Lo hacen para ver quién gana más espacio de poder dentro de Cambiemos, una coalición cada vez más en crisis y cuestionada. Ambos acuerdan con el plan del FMI, que nos impone tarifazos, salarios a la baja, despidos, suspensiones, recesión y millonarias ganancias para los grandes empresarios. Negri votó este plan en el Congreso y Mestre lo aplica hace ocho años desde la intendencia, con altas tasas, con el boleto de colectivo más caro del país, con un sistema de recolección de residuos ineficiente y corrupto, sin mencionar que toda la ciudad es una cloaca a cielo abierto por la falta de inversión en infraestructura.

Por eso esta pelea en las alturas se desarrolla en medio de la indiferencia de los trabajadores y los sectores populares que saben, desvelados por las consecuencias del sometimiento al FMI, que para ellos nada bueno saldrá de esta interna. Sin embargo, se trata de una ruptura que podría tener graves repercusiones para el gobierno, profundizando más su crisis. Pero aun no llegando a este desenlace, las heridas que quedarán ahondarán la crisis del radicalismo. Para los trabajadores y el pueblo, es una demostración más de que gobiernan para los ricos y el FMI. Por eso, volvemos a insistir. La única salida viene por Izquierda, con el FIT y sus candidatos.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa