Sep 22, 2021 Last Updated 8:10 PM, Sep 21, 2021

Escribe Mercedes Trimarchi

Para muchas pibas la pelea por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito significó un gran cambio en sus vidas. Los relatos sobre la clandestinidad del aborto y el derecho a decidir sobre el propio cuerpo fueron los motivos fundamentales para empezar a usar colgado en la mochila el pañuelo verde. Quizás fueron por primera vez a una marcha, a un pañuelazo o empezaron a leer cosas sobre el patriarcado y el feminismo. Poder tener los mejores argumentos para convencer a sus familiares o amigos fue una tarea en sí misma y formó parte de su cotidianeidad. En ese camino, una reflexión fue clave: poder contar con otras amigas, hermanas y compañeras en esta lucha les dio fortaleza.

Desde la agrupación de mujeres Isadora e Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda también compartimos la misma reflexión y estamos convencidas de que debemos seguir movilizadas y organizadas para dar esta pelea por el derecho al aborto y por todas las que tenemos por delante como terminar con la violencia de género, desmantelar las redes de trata y por todos los derechos de las trabajadoras.

Las mujeres fuimos históricamente un sector al que nos negaron la voz, la posibilidad de decidir y elegir. Aunque nos parezca raro, no hace tanto tiempo que podemos votar, incluso en pleno siglo XXI ganamos menos salario que los varones y sufrimos todo tipo de abusos. Nunca fue fácil para nosotras, mas bien todo lo contrario. Siempre que conquistamos un derecho fue porque dimos enormes peleas y jamás ningún gobierno nos regaló nada. Por eso no confiamos en el parlamento, que vota leyes contra las mujeres, ni tampoco en el gobierno de Macri y sus cómplices. Y nos organizamos contra las instituciones reaccionarias y medievales como la Iglesia Católica que se opone a los derechos más elementales de las mujeres, como el derecho a la salud y a la vida.

Como vamos a tener que seguir batallando con fuerza por nuestros derechos, queremos que aquellas compañeras que fueron parte de las actividades que impulsamos como los pañuelazos, las radios abiertas y las charlas se sumen a dar esta pelea política con nosotras. Que vengan a Isadora y que hagan la experiencia de ser parte de una organización de mujeres que pelea diariamente contra las violencias que sufrimos en todos los ámbitos, familiar, laboral, institucional, etc. Estas violencias que buscan dominarnos, callarnos, que seamos sumisas y no nos rebelemos.

Nos sentimos parte de esta gran oleada internacional de mujeres que está revolucionándolo todo. Nuestra lucha no tiene fronteras y apoyamos la pelea que las mujeres están dando en todo el mundo. A su vez, desde Isadora impulsamos que la lucha antipatriarcal se una también a la lucha anticapitalista en una salida socialista. Porque en un mundo en el que la explotación y la desigualdad es lo que prima, fundamentalmente contra las mujeres, entendemos que debemos organizarnos y luchar por otro sistema que sea socialista, en el que no exista ningún sector oprimido, que podamos hacer realidad nuestros derechos para vivir una vida libre de violencias.

Sabemos que no es una tarea sencilla ni fácil, pero en este momento tenemos plena confianza en la fortaleza del movimiento de mujeres, que ya no es una ola, sino un tsunami que se lleva todo por delante. Compañeras, demos juntas esta pelea.

Mercedes Trimarchi, referente de Isadora y diputada electa por la provincia de Buenos Aires por Izquierda Socialista/FIT

Las mujeres estamos haciendo historia. El pasado 8M, en más de cincuenta países salimos contra los planes de ajuste de todos los gobiernos en el segundo paro internacional de mujeres.

En Estados Unidos, las trabajadoras, pobres y migrantes se enfrentaron al reaccionario y misógino Trump. En Turquía, contra la represión y los tanques de Erdogan. En el Estado Español, contra la monarquía y el plan de ajuste de Rajoy. Y en Latinoamérica, contra Temer, contra Macri y también contra los supuestos gobiernos progresistas, como Ortega en Nicaragua, que hasta eliminó el derecho al aborto.

Esta fuerza imparable que tenemos las mujeres para enfrentar a los gobiernos y pelear por nuestros derechos tiene que tener una clara salida de fondo contra este sistema capitalista patriarcal. Por eso somos feministas y socialistas. Y esta pelea la tenemos que dar con el conjunto de la clase trabajadora para construir un mundo sin opresión y sin explotación.

Quiero homenajear en este acto a dos mujeres luchadoras y que son un ejemplo para cada una de nosotras. La joven palestina Ahed Tamimi presa por defender su tierra de la ocupación sionista. Y a Marielle Franco, brutalmente asesinada, concejala del PSOL, feminista y socialista, por quien exigimos justicia.

En nuestro país, con el #NiUnaMenos, las mujeres ganamos las calles y dijimos ¡basta de violencia machista y femicidios! Exigimos plata para combatir la violencia de género y no para pagar la deuda externa.

Y también, exigimos que el Congreso apruebe el proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Esta pelea por el derecho al aborto la damos en primer lugar contra Macri, que se opone. Y también contra el peronismo, en todas sus variantes, que en doce años de gobierno kirchnerista, incluso mientras hubo una presidenta mujer, nos negaron el derecho al aborto.

¡Llamamos al movimiento de mujeres a seguir en las calles para conquistar nuestros derechos!

Mercedes Trimarchi, referente de la agrupación Isadora y diputada electa por la provincia de Buenos Aires, participó del debate de las comisiones donde se está discutiendo el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. A continuación reproducimos sus palabras.

Lo que estamos discutiendo es si se termina, de una vez por todas, con el aval que este Congreso le da al aborto clandestino.
Porque en nuestro país se producen medio millón de abortos por año. Las mujeres de todas las edades y de distintos sectores sociales abortan. Pero la ilegalidad del aborto hace que las mujeres ricas accedan en clínicas privadas a abortos seguros. Pero las mujeres pobres no. Y terminan con secuelas muy graves de salud e incluso terminan sin vida. Esa es la realidad que atravesamos las mujeres, que es desigual por el aborto clandestino.

El movimiento de mujeres está en las calles y viene protagonizando enormes luchas en el país y en el mundo. Así lo vivimos el pasado 8M en el segundo paro internacional de mujeres. Una histórica jornada en la que las mujeres -hartas-, dijimos basta. Basta de violencia contra nosotras, basta de querer dominar nuestro cuerpo. Basta de decidir por nosotras. Por eso, gritamos en esta plaza, ciento de miles de mujeres: aborto legal ya y en el hospital. Ese es nuestro reclamo, eso es lo que les exigimos a todos ustedes.

Exigimos que se respete el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Exigimos que este derecho, que ya fue conquistado por la mayoría de las mujeres en el mundo, se respete en nuestro país. El 61% de la población mundial accede a la interrupción voluntaria del embarazo pero nuestro país queda afuera de ese porcentaje. Y las mujeres argentinas estamos condenadas al aborto clandestino por culpa de este gobierno y todos los diputados/as que, aunque se digan opositores al gobierno, actúan juntos. Todos los bloques: el macrismo, el PJ, el Frente para la Victoria y el Frente Renovador, están a favor del aborto clandestino. Y son los responsables de las cientos de mujeres pobres que mueren al año.

Ni Macri ahora, ni Cristina antes, respetan las decisiones y los derechos de las mujeres. Por eso se oponen a la legalización del aborto. Porque priorizan los acuerdos que tienen con la reaccionaria iglesia católica, que defiende a los curas abusadores y se opone al uso del preservativo y a la educación sexual en las escuelas y colegios. Es más, tal es el acuerdo que tienen los gobiernos con la iglesia que hasta la sostienen económicamente y le pagan sueldos a los obispos que no trabajan.

En relación con los distintos proyectos que hay en danza en el Congreso sobre el tema, quiero denunciar que son una maniobra que buscan confundir a la población. Desde el movimiento de mujeres apoyamos uno solo de todos los proyectos, que es el de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Que plantea que toda mujer tiene derecho a interrumpir un embarazo y que este derecho debe ser garantizado por el sistema de salud. Así de simple.

Por eso, estamos en contra de los proyectos que plantean solamente la despenalización. Eso es una trampa. Porque con la despenalización solo se logra que la mujer y el médico no vayan presos pero no se plantea la interrupción del embarazo como un derecho. Por lo tanto, no plantean que debe ser garantizado para todas las mujeres, sin importar su condición social. Por eso insisto en que solo la despenalización no resuelve el problema de acceso a la salud de las mujeres.

Tampoco estamos con los proyectos de ley que plantean la objeción de conciencia que obstaculizan el acceso a nuestros derechos y tampoco queremos falsos equipos interdisciplinarios que le digan a las mujeres que no abortan.

Nosotras queremos que se respete nuestra decisión. Así como lo planteamos en las marchas con una consigna muy simple que sintetiza nuestro reclamo: “La mujer decide, el Estado garantiza y la iglesia no se mete”. Y eso es lo que queremos y se lo exigimos a este Congreso. Que el gobierno garantice lo que nosotras decidimos. Y que nadie se meta en nuestra decisión.

Eso está expresado en el proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto y es el que apoyamos desde el movimiento de mujeres. Que es el que venimos presentando desde hace once años y que año tras año ustedes cajonearon. Por eso decimos basta y le decimos NO a cualquier maniobra que busque distraernos. Por eso, todos los martes como hoy, teñimos el Congreso de verde y levantando bien alto nuestros pañuelos que dicen educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir.

Escribe Mercedes Trimarchi, Diputada Provincia Buenos Aires Izquierda Socialista/FIT y dirigente de Isadora

Durante el fin de semana del 7 y 8 de julio, se realizó la plenaria de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito con representantes de todas las provincias. A un mes de la sesión que tratará la ley de interrupción del embarazo que cuenta con media sanción en Diputados, la reunión estuvo cruzada por los debates en torno a cómo garantizar una jornada federal y masiva que logre torcer la voluntad del gobierno y de la Iglesia que no quiere que salga la ley, poniendo todo tipo de maniobras.

La plenaria nacional se realiza todos los años. Es una reunión para coordinar las acciones que en los distintos puntos del país viene realizando la campaña. A un mes del tratamiento en Senadores de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, la conclusión central de todas las compañeras de las distintas provincias es que debemos seguir en las calles y movilizadas para conquistarla. Todas las acciones federales que salieron de la plenaria para los martes y miércoles “verdes” de julio hasta el 1º de agosto, van en ese sentido. Y deben servir para preparar el terreno para una gran caravana federal que culmine en el Congreso el día de la sesión.

Además de los pañuelazos federales se convocó a un estudiantazo para el 31 de julio con las protagonistas de esta ola verde, las jóvenes secundarias que exigen educación sexual en las escuelas. A su vez, habrá acciones en los puentes interprovinciales e internacionales para visibilizar el reclamo y llamar a las mujeres de otros países a que se concentren en las embajadas argentinas para exigir que se sancione la ley el 8 de agosto.

Si bien en la declaración final no quedó explícita la exigencia a las centrales sindicales para que ese día se convoque a un paro, sí fue algo que varias trabajadoras que estábamos presentes planteamos, porque de esta manera podremos garantizar estar presentes durante toda la vigilia que se hará mientras dure la sesión.

Hay que volver a derrotar a los partidos patronales, a la Iglesia y a los antiderechos

Luego del papelón que hicieron los sectores reaccionarios y antiderechos que no pudieron llenar el lugar que les habían asignado durante la vigilia del 13 y 14J, el Papa Francisco salió a decir que el aborto era como el genocidio nazi. Una verdadera barbaridad, sobre todo porque luego de dos meses de debate, se logró demostrar que es un tema de salud pública, un derecho humano esencial y que en la mayoría de los países del mundo ya fue conquistado. Los sectores antiderechos quedaron expuestos y sin argumentos. Por eso actúan con total desesperación y reaccionaron violentamente.

Así es como salieron a amedrentar a las adolescentes que llevan los pañuelos verdes colgados en sus mochilas. O impulsar la persecución que está sufriendo Fabiana Reina, la médica del Servicio de Ginecología del Hospital Nicolás Avellaneda de Tucumán, por garantizar una interrupción legal del embarazo de una niña de 11 años que fue violada. No resulta extraño que esto ocurriera mientras Carlos Sánchez, el arzobispo de Tucumán, dijo en la misa del Tedeum del 9 de julio que el “aborto es muerte” frente a la propia vicepresidenta, la antiabortista Gabriela Michetti que se encontraba en la celebración.

Frente a esta reacción desesperada y violenta de los sectores antiderechos, seguimos insistiendo que nuestra lucha es por la vida, la salud y la libertad de las mujeres. Y que tenemos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Por eso insistimos y con más fuerza que nunca, que debemos seguir movilizadas y en las calles hasta #QueSeaLey.

Escribe Mercedes Trimarchi, Diputada Provincia Buenos Aires Izquierda Socialista/FIT y dirigente de Isadora

Durante el fin de semana del 7 y 8 de julio, se realizó la plenaria de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito con representantes de todas las provincias. A un mes de la sesión que tratará la ley de interrupción del embarazo que cuenta con media sanción en Diputados, la reunión estuvo cruzada por los debates en torno a cómo garantizar una jornada federal y masiva que logre torcer la voluntad del gobierno y de la Iglesia que no quiere que salga la ley, poniendo todo tipo de maniobras.

La plenaria nacional se realiza todos los años. Es una reunión para coordinar las acciones que en los distintos puntos del país viene realizando la campaña. A un mes del tratamiento en Senadores de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, la conclusión central de todas las compañeras de las distintas provincias es que debemos seguir en las calles y movilizadas para conquistarla. Todas las acciones federales que salieron de la plenaria para los martes y miércoles “verdes” de julio hasta el 1º de agosto, van en ese sentido. Y deben servir para preparar el terreno para una gran caravana federal que culmine en el Congreso el día de la sesión.

Además de los pañuelazos federales se convocó a un estudiantazo para el 31 de julio con las protagonistas de esta ola verde, las jóvenes secundarias que exigen educación sexual en las escuelas. A su vez, habrá acciones en los puentes interprovinciales e internacionales para visibilizar el reclamo y llamar a las mujeres de otros países a que se concentren en las embajadas argentinas para exigir que se sancione la ley el 8 de agosto.

Si bien en la declaración final no quedó explícita la exigencia a las centrales sindicales para que ese día se convoque a un paro, sí fue algo que varias trabajadoras que estábamos presentes planteamos, porque de esta manera podremos garantizar estar presentes durante toda la vigilia que se hará mientras dure la sesión.

Hay que volver a derrotar a los partidos patronales, a la Iglesia y a los antiderechos

Luego del papelón que hicieron los sectores reaccionarios y antiderechos que no pudieron llenar el lugar que les habían asignado durante la vigilia del 13 y 14J, el Papa Francisco salió a decir que el aborto era como el genocidio nazi. Una verdadera barbaridad, sobre todo porque luego de dos meses de debate, se logró demostrar que es un tema de salud pública, un derecho humano esencial y que en la mayoría de los países del mundo ya fue conquistado. Los sectores antiderechos quedaron expuestos y sin argumentos. Por eso actúan con total desesperación y reaccionaron violentamente.

Así es como salieron a amedrentar a las adolescentes que llevan los pañuelos verdes colgados en sus mochilas. O impulsar la persecución que está sufriendo Fabiana Reina, la médica del Servicio de Ginecología del Hospital Nicolás Avellaneda de Tucumán, por garantizar una interrupción legal del embarazo de una niña de 11 años que fue violada. No resulta extraño que esto ocurriera mientras Carlos Sánchez, el arzobispo de Tucumán, dijo en la misa del Tedeum del 9 de julio que el “aborto es muerte” frente a la propia vicepresidenta, la antiabortista Gabriela Michetti que se encontraba en la celebración.

Frente a esta reacción desesperada y violenta de los sectores antiderechos, seguimos insistiendo que nuestra lucha es por la vida, la salud y la libertad de las mujeres. Y que tenemos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Por eso insistimos y con más fuerza que nunca, que debemos seguir movilizadas y en las calles hasta #QueSeaLey.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa