Jan 22, 2022 Last Updated 4:04 PM, Jan 20, 2022

Izquierda Socialista


Escribe Mónica Méndez, secretaria de organización de la Cicop

Este viernes 3 de diciembre vamos a un nuevo paro y movilización a la gobernación, como parte del plan de lucha que venimos impulsando desde hace varias semanas. Exigimos una inmediata reapertura de paritarias y que se anule el decreto de Kicillof, en el cual de manera totalmente autoritaria da por cerrada la negociación. Esta actitud, de darle la espalda una vez más a quienes sostuvimos el funcionamiento de la salud pública y el enfrentamiento al coronavirus, es una verdadera vergüenza. La explicación está en que el único interés para el gobierno nacional y el de Kicillof es el acuerdo con el FMI y lograr un ajuste que le permita pagar la mayor cantidad de dólares a esos usureros, profundizando los bajos salarios entre las y los estatales. Lamentablemente, las conducciones de gremios como ATE, Salud Pública y UPCN fueron cómplices y apoyaron al gobernador. Seguiremos en las calles enfrentando el ajuste, como el que preparan sobre salud, en el presupuesto 2022. Cada vez será más urgente nuestro reclamo de dejar de pagar la deuda externa y destinar esos fondos para salud.

 

 

Tags

Este 29 de noviembre se realizaron elecciones de comisión interna en Lagomarsino de San Justo. La lista 2, conformada por un grupo de trabajadores combativos que se organizan por fuera de la burocracia Verde de  Daer, obtuvo casi el 40% de los votos (65 votos) contra el 60% obtenido por la Lista oficialista 1 (97 votos).

Con este resultado la Lista 2 se afianza como alternativa a la actual comisión interna que está desde el 2008. En este tiempo la Verde ha dejado pasar despidos, suspensiones, retiros voluntarios, pérdidas de conquistas históricas como premios, categorías, horas extras pagadas al 100%, flexibilización de contratos, falta de protocolo en pandemia  y paritarias a la baja, siendo que la empresa tuvo ganancias millonarias en este tiempo.

En el último mes la empresa se negó a pagar la quincena en tiempo y forma, y los compañeros, alentados por la lista 2, le doblaron el brazo a la patronal organizándose en asambleas y paros por turno. En base a estas medidas consiguieron el pago del sueldo y de horas caídas como nunca había ocurrido.

Saludamos a los compañeros de la Lista 2 que son parte de la oposición antiburocrática a Daer y a la Verde que se organiza en todo el país.

Corresponsal

Tags


Escribe José Castillo

El crecimiento del Frente de Izquierda Unidad, alianza de cuatro partidos (Izquierda Socialista, PTS, PO y MST) que se reivindican de izquierda trotskista, ha llevado a que nos encontremos con muchísimos nuevos compañeros que nos preguntan de qué se trata esto y si nuestro planteo es realizable. También algunos medios de comunicación han dado su interpretación sobre el trotskismo.
 
El Frente de Izquierda Unidad viene de realizar una elección histórica. No sólo porque por primera vez tendrá una bancada de cuatro diputados nacionales, sino por su crecimiento en sectores obreros y populares. Esto se expresa en la muy buena performance en el conurbano bonaerense, donde por primera vez tendremos concejales en varios municipios. Y también en la enorme elección del FIT Unidad en Jujuy. Preocupados por este crecimiento de la izquierda, desde los partidos patronales e incluso desde medios de comunicación del establishment se advierte que se trata de “partidos trotskistas”, con propuestas “utópicas” e “irrealizables”. Muchas compañeras y compañeros de trabajo, estudio o de las barriadas populares, que nos han votado, hoy se acercan y nos preguntan ¿qué es esto del “trotskismo”? Y en definitiva, ¿qué es lo que proponemos?

¿Quienes somos?

Los trotskistas somos, simple y sencillamente, socialistas revolucionarios. Venimos, sí, de la tradición marxista de León Trotsky, el gran revolucionario ruso, que junto a Lenin lideró la revolución rusa de 1917. Y que luego se enfrentó a la burocratización llevada adelante por Stalin, que terminó transformando ese inmenso proceso en una feroz dictadura e incluso traicionando revoluciones en otros lugares del planeta. Justamente por liderar la oposición de izquierda a todo esto, León Trotsky fundó la Cuarta Internacional en 1938. Finalmente fue asesinado por esbirros de Stalin en México en agosto de 1940.

Los trotskistas, entonces, somos los que seguimos luchando por un socialismo con democracia para el pueblo trabajador en Argentina y en todo el mundo.

 Nos diferenciamos de otras expresiones de la izquierda en que nosotros no nos unimos con los partidos patronales. Ni apoyamos sus gobiernos. Esa es una gran diferencia con lo que han hecho y hacen los partidos comunistas, siempre a la búsqueda del “partido burgués progresista”, “antiimperialista”, “antifascista” o “nacional y popular”, según los momentos históricos. Así, por ejemplo, en nuestro país, actualmente, tanto el Partido Comunista como el PTP o PCR (variante maoísta que impulsa la CCC) apoyan al gobierno peronista de Alberto y Cristina Fernández.

Los trotskistas, por el contrario, nos negamos, por ejemplo, a votar leyes de la burguesía y a ser cómplices de sus planes de ajuste, del saqueo de nuestras riquezas o de la represión a los sectores populares. Estamos por la independencia política de la clase trabajadora. Por eso no tenemos nada que ver, y denunciamos a las falsas izquierdas, que en nuestro continente representan el chavismo, el PT de Lula, el Frente Amplio uruguayo, el MAS de Evo Morales y otras expresiones similares. Pregonan la conciliación de clases, llevando adelante gobiernos del doble discurso (decir una cosa “por izquierda” y luego llevar adelante políticas que benefician a las multinacionales, a los banqueros y el imperialismo), que terminan ajustando y reprimiendo a la clase obrera y el pueblo y que niegan las banderas del socialismo que ellos falsamente proclaman.  Los trotskistas somos la izquierda que no tiene nada que ver con todas estas expresiones políticas.
 
¿Qué planteamos?

Nosotros, en cambio, somos los que afirmamos que el capitalismo es como un cáncer para la humanidad y el planeta, y que mientras exista no hay solución de fondo para ninguno de los problemas que enfrentamos. Por eso impulsamos todas las luchas contra la explotación, la miseria, la opresión patriarcal a las mujeres y a las disidencias sexo-genéricas, el saqueo de los recursos de los pueblos o del medio ambiente Estamos absolutamente convencidos de que cualquier triunfo parcial que obtengamos (y por el que por supuesto luchamos diariamente), nunca será definitivo mientras no hayamos terminado con el sistema capitalista-imperialista. Y que para esto hay que expropiar a los grandes capitalistas, a las multinacionales y a los bancos, poniendo todos esos recursos bajo control de los trabajadores.

Los trotskistas también somos los más consecuentes defensores de la más amplia democracia para los trabajadores y el pueblo, de que todo se decida por la base, en asambleas o en los organismos que hayan creado los propios trabajadores. Por eso combatimos implacablemente a la burocracia sindical y luchamos por nuevos dirigentes en los sindicatos y en los lugares de trabajo.  

Y nosotros somos también los que afirmamos que, como el capitalismo imperialista es un sistema mundial de explotación, la pelea también hay que encararla de esa forma. Por supuesto que sabemos que las peleas y las revoluciones empiezan en algún lugar y tienen las particularidades locales e históricas de cada país. Pero estamos convencidos que cada movilización que estalla o triunfa en cualquier lugar del mundo nos deja más fuertes para nuestras propias peleas. Por eso apoyamos y somos solidarios con todas las luchas del mundo. Y también planteamos la necesidad de construir una organización internacional en base a unir a los revolucionarios del mundo. Esta es la tarea que impulsamos desde Izquierda Socialista y la UIT-CI*.

 ¿Cuál es nuestro programa?

Los socialistas revolucionarios luchamos por un programa alternativo, obrero y popular, que se pueda poner en marcha inmediatamente, aquí y ahora. Nuestras propuestas no tienen nada de utópicas. Por el contrario, decimos que lo utópico es seguir con el saqueo, la explotación, los pagos de deuda y afirmar que así va a haber prosperidad para el pueblo trabajador.

Los trotskistas creemos que solo con la movilización obrera y popular podremos lograr cambios de fondo. No creemos en soluciones parlamentarias ni en apoyos a medidas de gobiernos patronales.

 Nosotros, por el contrario, decimos que hay que luchar por dejar de pagar la usuraria, inmoral e ilegal deuda externa y que hay que romper con el FMI, ese organismo cuya única función es imponernos planes de ajuste. Que hay que cobrarles fuertes y reales impuestos a los grandes empresarios y a la riqueza. Que hay que nacionalizar la banca y el comercio exterior. Que hay que reestatizar las privatizadas y ponerlas a funcionar bajo gestión de sus propios trabajadores y las organizaciones de usuarios. Que hay que implementar un gran plan de obras públicas, empezando por la construcción de viviendas populares. En definitiva, postulamos que los grandes empresarios, los ricos y el imperialismo dejen de controlar la política y la economía.

 ¿Y todo esto para qué? Para que el pueblo trabajador viva dignamente, con salarios y jubilaciones que cubran lo necesario, con salud y educación pública de calidad y para todas y todos, con viviendas adecuadas para cada núcleo familiar.
Para avanzar en ese camino los trotskistas llamamos al pueblo trabajador a que deje de apoyar al peronismo y otras variantes patronales. Impulsamos la construcción de un partido revolucionario como Izquierda Socialista, que llama a fortalecer la unidad de la izquierda en el FIT Unidad como una nueva alternativa política.

En síntesis, la propuesta de la izquierda trotskista es que gobiernen los que nunca gobernaron: las y los trabajadores, la juventud y el pueblo, y no los empresarios, los ricos y los privilegiados, responsables de la creciente pobreza y decadencia del país. Parav   lograr una Argentina Socialista y empezar a organizar la economía en forma socialista, planteando desde ahí la unión a todos los pueblos explotados y oprimidos de Latinoamérica y el mundo.
 
* Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores-Cuarta Internacional.
www.uit-ci.org



Tags

Escribe Movimiento Socialista de las y los Trabajadores, sección de la UIT-CI de Chile

El Pinochetista Kast ganó sorpresivamente la primera vuelta presidencial con 1.961.122 de votos sobre 1.814.809 que obtuvo el candidato del FA Gabriel Boric. Este resultado tiene su motivo en que el candidato reaccionario y misógino del Frente Social Cristiano capitaliza la crisis política del gobierno de Piñera. Esta crisis política que impactó tanto en las primarias de Vamos Chile dejando atrás al candidato de la UDI Lavín y luego significó el desbarranque de Sichel, permito que Kast arrastrara el voto de la derecha y obtenga en la primera vuelta poco más de 200.000 votos que la derecha obtuvo con el rechazo en el plebiscito del 2020 pero casi medio millón de votos menos de los que Piñera obtuvo en la primera vuelta de 2017.

El resultado electoral de Gabriel Boric demuestra que no logró organizar, agrupar y el voto de la gran parte de los 5,8 millones de chilenos que se volcaron a votar por el apruebo en plebiscito constitucional. Boric y su alianza con el PC no logró derrotar a Kast porque durante toda la campaña electoral se alejó de las demandas populares que siguen pendientes y sin resolverse desde el estallido social y se postuló como el candidato del Acuerdo por la Paz que salvó al Gobierno de Piñera y al podrido régimen, que ahora le dio espacio para la reorganización electoral de la derecha. Boric se posicionó en contra del cuarto retiro, se manifestó contra la libertad de los presos políticos buscando “girar al centro”, cuando ese centro está en crisis y solo capitalizó poco más del 11% de los votos con la candidatura de Yasna Provoste; dejando así – sumada a la bancarrota de la Lista del Pueblo – sin representación electoral a los cientos de miles que se movilizaron el octubre del 2019.

Las elecciones demostraron la profundización de la crisis política del país, ya que los partidos tradicionales de la concertación quedaron por debajo de los candidatos que no participaron de las primarias y doce de los veinticuatro partidos legales pierden su legalidad. Expresión de esa crisis son también los votos que obtuvo Parisi, candidato que a pesar de no estar en Chile por qué sigue en los Estados Unidos ya que tiene pedido de captura por el no pago de pensiones familiares, obtuvo el 12,8% de los votos. La caída de los partidos tradicionales del régimen, junto a la creciente crisis social, la crisis económica del Covid, los bajos sueldos y la pauperización de la vida provocaron una polarización política que Kast supo capitalizar por derecha y que ahora debemos derrotar.

Kast es un pinochetista que busca aplastar las luchas y hay que derrotarlo en las urnas votando a Boric

La candidatura de J.A Kast, su programa, sus alianzas, su origen familiar y sus declaraciones públicas lo demuestran como un fiel defensor de la dictadura pinochetista que asesinó, torturó, desapareció y persiguió a cientos de miles de luchadores sociales y políticos para imponer el Plan Cóndor y aplicar el modelo económico que hasta hoy todos los gobiernos han sostenido como herencia y contra el que millones se levantaron en el estallido social de octubre de 2019. Kast es un defensor de la represión y de los organismos de tortura como la DINA o la CNI; Kast es amigo y socio político del asesino Krassnoff y del diputado Johannes Kaiser. En su programa político para las elecciones manifestó posiciones que le llevaron a recibir el mote popular de “El Bolsonaro Chileno” o “El Trump de Chile”. Su misoginia se refleja en el rechazo de los derechos de las mujeres, contra los derechos de las disidencias sexuales a quienes sigue patologizando y persiguiendo. Contra los migrantes planteó construir una zanja en el norte del país para impedir su ingreso y celebró e incentivó acciones xenófobas realizadas contra migrantes venezolanos. Kast buscará desde el gobierno, no solo sostener el modelo, si no también profundizarlo. Buscará que las y los presos políticos sigan en las cárceles y también profundizar la represión y criminalización de la protesta social y todo al servicio de sostener las repudiadas AFP, de cuidar las empresas que saquean nuestros recursos y contaminan el ambiente, de despedir a 30.000 trabajadores públicos, de anular el decreto 170 de educación especial: Kast no es solo la continuidad del gobierno de Piñera, Kast representa los más reaccionario de la derecha que exige mano dura contra los que luchan. ¡Kast no puede pasar y lo debemos derrotar en las urnas votando masivamente a Boric!

Por la más amplia unidad contra Kast: ¡Por comités unitarios por el voto a Boric!

La clara amenaza que Kast significa nos exige la más amplia unidad para derrotarlo. No hay neutralidad ni podemos permanecer indiferentes al peligro que acecha. Kast ya tiene el apoyo de la mayoría de las organizaciones de la derecha como la UDI, Evopoli, RN, entre otras. El conjunto de los medios masivos de comunicación buscan edulcorar sus posiciones para esconder el peligro y los grandes capitalistas – en particular el capital financiero – buscarán apoyar su candidatura. Por nuestra parte, el pueblo trabajador y los cientos de miles que no fueron a votar en la primera vuelta por la legítima desconfianza y apatía con el régimen explotador y corrupto, debemos organizar por abajo el voto a Boric.

Desde el MST llamamos a los trabajadores, el pueblo, las mujeres, disidencias, los territorios y pueblos originarios a votar masivamente a Boric para derrotar a Kast en la segunda vuelta como un paso urgente y necesario. Estos comités son necesarios, porque no podemos improvisar esta batalla y porque debemos salir organizados a defender y ampliar nuestro voto a Boric en los lugares de trabajo y estudio, en las calles, plazas y avenidas.

Este llamado a la más amplia unidad por el voto a Boric, no significa que tengamos expectativas en que un gobierno del Frente Amplio y el PC. Nos diferenciamos de su política mientras codo a codo luchamos juntos para derrotar a Kast, y nos sostendremos movilizados en lucha independiente por todos y cada uno de nuestros reclamos y en apoyo permanente a las luchas en curso que siguen buscando una salida de fondo ante la crisis capitalista.

Somos claros: para derrotar a Kast hay que votar a Boric y organizarnos para que esos votos demuestren toda la furia y bronca del pueblo. La derrota del pinochetista Kast será un triunfo del pueblo trabajador que abrirá un nuevo capítulo en la lucha social y política, estaremos en mejores condiciones para profundizar la movilización por sueldos y pensiones dignas, para terminar con las AFP que nos roban los aportes. Para terminar con el Código Laboral que nos condena a la precarización y flexibilización y conquistar la negociación por rama y el derecho a huelga. La derrota de Kast será un nuevo jalón para la lucha por la educación y la salud pública y terminar con la privatización y el lucro. La derrota de Kast en la segunda vuelta es una cachetada a los reaccionarios y en defensa de los derechos de las mujeres y las disidencias; para poner fin a la violencia machista, por conquistar el aborto legal, seguro y gratuita, la Educación Sexual Integral y el cupo laboral y la salud y educación para que las personas trans dejen de morir a los 37 años. La derrota de Kast es un paso obligado para terminar con la constitución y el modelo pinochetista, por la libertad de los presos políticos, la desmilitarización del país, el fin de la represión y la disolución de carabineros y la autodeterminación del Pueblo Mapuche.

Hoy ¡Luchemos sin piedad contra Kast y sus aliados! Hoy ¡Organicemos comités unitarios en cada barrio, escuela y lugar de trabajo por el voto a Boric! Hoy y siempre sigamos movilizados para terminar con este sistema explotador y opresor echando a los capitalistas y burócratas del gobierno y reemplazarlo por un gobierno de los trabajadores y los pueblos que democráticamente organice la sociedad al servicio de los trabajadores y sectores populares y no de los grandes capitalistas. ¡Manos a la obra! No hay tiempo que perder.

30 de Noviembre 2021

Escribe Martín Fú

El pasado lunes fuimos parte de la convocatoria del Comité Argentino de Solidaridad con Palestina de la campaña bajo la consigna “Yo quiero ser palestin@”, que a nivel mundial se realizo en diversas ciudades del mundo en el marco del Día Internacional de solidaridad con el Pueblo Palestino.
La campaña tiene el fin de visualizar el multitudinario compromiso que la justa causa palestina tiene en distintas partes del mundo.

En la jornada se solicitó la nacionalidad palestina en la sede diplomática mediante un formulario donde cada pedido recibió una constancia del trámite ante la presencia del Primer Consejero de la Embajada, Riyad Alhalabi.

Juan Carlos Giordano, diputado nacional por Izquierda Socialista/Frente de Izquierda Unidad, presente en la jornada junto a nuestra compañera Laura Marrone, legisladora porteña (mc), recibió el saludo del embajador Husni Abdel Wahed y remarcó: “solicitar la nacionalidad palestina es un orgullo. Somos solidarios una vez más con un pueblo sometido por más de sesenta años a una ocupación militar, apartheid, colonialismo y violación sistemática a sus derechos humanos”. Giordano recordó con orgullo cómo con militancia y nuestras bancas nos volcamos al servicio de la heroica lucha del pueblo palestino. El diputado encabezó con Laura Marrone una delegación de Izquierda Socialista junto a diversas figuras y personalidades,  que se hicieron presentes una vez más en defensa de  Palestina, como Nora Cortiñas, Tilda Rabi de la Federación de Entidades Argentino-Palestinas y otras destacadas personalidades de los derechos humanos y organizaciones políticas, sociales y de la comunidad islámica de Buenos Aires.

Salió la revista dedicada al tema ambiente
Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Perú: Dos estrategias - La rebelión campesina encabezada por Hugo Blanco y la polémica con el putschismo (1961-63)
Tesis sobre el guerrillerismo (1986)
Editorial CEHuS: Historia del PST - Tomo I
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa